Deportes

Lunati, emocionado, vuelve a dirigir

El árbitro será el encargado de impartir justicia en el partido entre Independiente y Douglas Haig, luego de ocho meses.

El árbitro Pablo Lunati, quien este lunes volverá a dirigir un partido oficial, expresó sus emociones después de haber pasado por malos momentos, víctima de una investigación impositiva.

El 19 de marzo, los jueces Hugo Gurruchaga y Alberto Criscuolo dictaminaron la suspensión de la Clave Única de Identificación Tributaria (CUIT) a Pablo Lunati.

Ocho meses después, al mismo tiempo que la AFA contrató al árbitro bajo relación de dependencia, la Sala II de la Cámara Federal de San Martín dejó sin efecto el fallo por considerar que afecta "su derecho a trabajar".

Lunati tiene previsto salir a la cancha esta noche acompañado por Matías, Luca y Franco, sus tres hijos, además de su papá Luis.

"Ellos fueron los que más sufrieron este momento, y por ellos vuelvo", anunció el árbitro, en una amplia nota que hoy publica la edición deportiva de Diario Popular.

Respecto de la situación que vivió todos estos meses, reflexionó: "Tengo una punta muy chiquitita pero me la guardo. Me tocó a mí, está bien, pero ¿veinte prefectos en mi casa? Nunca había recibido una notificación ni nada, y eso que estoy inscripto en AFIP desde el año ´93. Todo fue muy raro".

"Yo hablo del arbitraje, y la corrupción en el arbitraje es un mito. Si sale campeón uno es porque es el equipo de ´Fulano´ o si ganan ellos es porque hay que perjudicar a aquellos. Toda la vida fue igual", comentó luego, cuando le preguntaron si existe corrupción en la actividad.

Lunati siguió diciendo: "Que River descendió porque (Daniel) Passarella se peleó con (Julio) Grondona... ¡No! River descendió porque le tocó descender, porque jugaba mal. Lo mismo Independiente. ¿De qué corrupción me hablan? ¿Cuántas finales o descensos se recuerdan que no hayan sido claros? ¿Vélez-Huracán? uno en diez años"

"No existe la corrupción, ni el favoritismo. El árbitro es lo más puro que hay y se puede equivocar según el día, la concentración, la suerte", planteó.

Del momento previo a su regreso a la actividad, Lunati contó que está viviendo "contento, feliz, con la ansiedad lógica después de ocho meses".

"Estoy ansioso. Más nervioso que cuando debuté en 2004", anunció Lunati, quien también informó que irán a la cancha muchos de sus compañeros.

También recordó que tenía decidido retirarse en diciembre de 2012, "venía el Torneo Final" y le decían que continuara porque se aproximaban "los partidos más complicados por copa y los del descenso".

"Acepté. En marzo me pasó esto... ya no me podía retirar. Les veía la cara a mis hijos y no podía impedirles que inflaran el pecho para decir: ´Ahí está, mi viejo volvió´. Lo mismo a mis amigos, mis compañeros árbitros. También por mí, pero mis hijos eran mi motor interno", indicó.

Tras comentar sus vicisitudes, aseguró: "Vuelvo por mis tres hijos primordialmente, y por mi viejo. Mi papá sufrió mucho, tuvo problemas de salud con todo esto. Van a ir a la cancha, van unos cuantos pero mis tres hijos y mi papá van a estar adentro de la cancha conmigo".

Cuando se le preguntó si iniciará acciones legales, Lunati contestó: "Después veremos"

Pero aclaró: "Contra la AFA nada. Nunca. Grondona es mi viejo deportivo. Es el presidente del Colegio de Arbitros y presidente de la Asociación del Fútbol Argentino. El número uno del fútbol mundial".

"Vicepresidente y tesorero de la FIFA, y no fue presidente porque quiso quedarse con la madre, si no él era presidente. No lo duden. Al lado de Grondona, ni Havelange ni Blatter existen. No hay tipo más conocido y respetado como él", describió.

Entonces, Pablo Lunati dejó en manos de Don Julio su continuidad en el arbitraje: "Ojalá que siga, pero eso lo va a decidir él. Si él cree que yo le puedo dar cosas al árbitro joven, obviamente ahí voy a estar".

Opiniones (0)
17 de enero de 2018 | 17:31
1
ERROR
17 de enero de 2018 | 17:31
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    El ciclón que congela a los Estados Unidos
    4 de Enero de 2018
    El ciclón que congela a los Estados Unidos