Yoko Ono vuelve a imaginar un mundo en paz

La artista japonesa inauguró ayer una muestra titulada "La guerra ha terminado (si tú lo quieres)", en la que recupera el mensaje de 1969.

Yoko Ono inauguró ayer una nueva muestra, esta vez en Sidney, titulada "La guerra ha terminado (si tú lo quieres)", y centenares de admiradores se congregaron, a pesar de la intensa lluvia, en el Museo de Arte Contemporáneo para ver la exposición, antes de acudir a una presentación de la viuda de Lennon en la Casa de la Ópera.

"Esta es la primera vez que un museo muestra un trabajo mío titulado ‘La guerra ha terminado’ y creo que el mensaje se va a difundir por todo el mundo", declaró durante la semana Ono al diario The Australian.

La exposición está constituida de videos, fotografías, esculturas, comentarios, textos e intervenciones que datan de la década de 1960, y el título de la muestra se inspira en la campaña por la paz impulsada por Lennon y Ono en 1969, en la que ambos realizaron la famosa acción por la cual dieron una conferencia de prensa desnudos en una cama.

Catalogada como un "haiku viviente" por la artista estadounidense Ann Magnuson, con más de 80 años aún Yoko Ono imagina, como la emblemática canción de su marido, un mundo de paz, lo que se refleja en la instalación interactiva "Juega por confianza".

Este trabajo consiste en varias mesas con juegos de ajedrez integrados sólo por piezas blancas y en los que estas se confunden con el tablero mientras los jugadores, que forman parte del público, hacen sus movimientos.

Según Yoko Ono, este juego de ajedrez "desemboca en un mutuo entendimiento de nuestras preocupaciones conjuntas y en una nueva relación basada en la empatía y no en la oposición. La paz se obtiene a pequeña escala".

Más de este mensaje de paz se refleja en "Árboles de los deseos para Sidney", instalada en la terraza del museo con vistas a la hermosa bahía. Se trata de árboles de eucalipto en los que el público puede colgar mensajes a favor de la paz, lo que también pretende expresar "Cascos, piezas de cielo", una colección de cascos de la Segunda Guerra Mundial con piezas de rompecabezas en las que se plasma un cielo azul.

El firmamento es uno de los temas recurrentes en la obra de Yoko Ono, quien pasó mucho tiempo junto a su hermano viendo el cielo azul y las nubes en el norte de Japón tras los ataques nucleares a Hiroshima y Nagasaki de 1945.

Esta guerra ha sido otro de los simbólicos hierros incandescentes que han marcado a la artista, que incansablemente y durante medio siglo ha buscado que el mundo reflexione sobre el legado de los conflictos bélicos.

Pero también sobre las consecuencias para el medio ambiente de actividades humanas como el fracking, una técnica de perforación con químicos para extraer gas natural y petróleo.

Por eso en la muestra no falta su trabajo "Especies amenazadas", un grupo de esculturas de bronce, que representan a una familia entristecida y su perro sentados en un banco de un parque en cuyo cuerpo se ha colocado tarjetas mortuorias.

Yoko Ono, acreedora de la medalla Rainer Hildebrandt por su militancia a favor de la paz, también presenta otros trabajos en esta muestra como los que, con cuerpos desnudos, intentan concienciar sobre la violencia contra la mujer.

Vídeos, espejos, puertas y mapas forman otro trabajo, llamado "Equilibrio de piezas", que utiliza como elemento central un enorme imán.

"Construir una habitación con un conjunto de imanes eléctricos fuertes en el lado izquierdo de la pared para que cada cosa en esa habitación se arrastre un poco a la izquierda con el tiempo. Esto dará un buen balance a tu mente, que se va un poco a la derecha con el tiempo", explica Yoko Ono.

Fuente: http://www.informador.com.mx

Opiniones (0)
11 de Diciembre de 2016|11:16
1
ERROR
11 de Diciembre de 2016|11:16
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic