Cuatro libros que no podés dejar de leer

El regreso de James Bond, dos textos de narrativa rica en poesía y una reversión de los diálogos de Platón. Propuestas imperdibles.

Esta semana les proponemos novelas, diálogos filosóficos y un extraño y bello libro para enamorarse de los colores.

Los colores primarios, de Alexander Theroux

“Es extraño cómo los colores parecen penetrarnos, tal como lo hace un aroma”, dice Dorotea Brooke, y Alexander Theroux usa esta frase como epígrafe de su libro Los colores primarios, recientemente editado en argentina por La Bestia Equilátera.

Los colores primarios es un recorrido por las miles de formas en que el azul, el amarillo y el rojo están presentes en las vidas de las personas y en casi todas sus actividades.

Es un libro que induce a descubrir pequeñas maravillas en cada lugar, en cada acción, ya que de la mano de cada uno de los recursos que usa Theroux pasa hacernos sentir los colores hay una invitación a percibir el mundo de otra manera, con otra profundidad.

Los colores primarios es una pinacoteca de papel, es la forma de construir una nueva complicidad con los objetos, es la base de la paleta con la que se pinta cualquier vida.

Solo, de William Boyd

Indudablemente, Iam Fleming no sólo inventó a James Bond, sino también a la multitud de escritores que reversionaron hasta el hartazgo al personaje del seductor detective, con resultados a veces muy buenos y otras muy malos.

Ahora, el ghanés William Boyd acaba de publicar Solo (Alfaguara), una novela de espionaje en la que el personaje es James Bond y su misión es acabar con una guerra en África, de manera que las partes en lucha vuelvan a estar en paz y pueda extraerse de su suelo el petróleo,

Boyd no sólo va a recuperar a Bond como personaje, sino que también ha cuidado mucho que su narrativa se parezca a la de Fleming, de manera de que los lectores no se encuentran con un personaje al que tienen que reconstruir, sino con un detective al que ya se conoce y un narrador familiar.

Las intrigas pondrán a Bond al borde de la muerte, así que decidirá tomar revancha, para lo cual actúa sin permiso de la agencia.

Una novela con todos los ingredientes del género y que atrapa al lector hasta el final.

La República de Platon, de Alain Badiou

El francés Alain Badiou va tras la recuperación del diálogo como fuente de conocimiento, y para ello recurre al gran referente de todos los tiempos en esta lides, y el resultado es La República de Platón (Fondo de Cultura Económica).

A partir del modelo del griego, Badiou reflexiona sobre el mundo actual, y para ello convoca a interlocutores como Sófocles, Freud, Mao, Mallarmé, Deleuze y Lacan, entre otros.

La relectura y reescritura que Badiou hace de La República se ancla en la necesidad de una revisión social, cultural y política.

El engaño en el que vive el individuo es el leitmotiv de esta obra. La necesidad de revisarnos es nuestra motivación como lectores.

Diez minutos, Mauricio Rosencof

La poética palabra del uruguayo Mauricio Rosencof regresa con toda su belleza narrativa en Diez minutos (Alfaguara), un relato con el cual un hombre intenta que su padre diga su nombre, lo reconozca, para de esa manera confirmar que existe.

Viviendo un aislamiento forzado en un pozo, el único compañero de este hombre el Lolo, un balde con el que dialoga cada vez que este desciendo a buscar agua y subir cargado, tirado desde arriba.

En diez minutos, el padre de este hombre debe reconocerlo para darle de esta manera entidad. Y el hombre aprovechará ese tiempo para repasar su vida, la relación con su padre, los pesares y las alegrías familiares, su periplo de cárcel en cárcel.

Alejandro Frias

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó7/10
Opiniones (1)
3 de Diciembre de 2016|06:33
2
ERROR
3 de Diciembre de 2016|06:33
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Frias, ademas de aburrido sos un egocentrico, tarica al movimiento de escritores mendocinos! Siemre peinado para la foto. Impresentable.
    1
En Imágenes
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
28 de Noviembre de 2016
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016