El kraken es más real que mitológico

Se trataría de un enorme pulpo de unos treinta metros de largo que habría habitado los mares hace unos 200 millones de años.

Mark McMenamin, del Mount Holyoke College, Massachussets, lo hizo una vez y ahora reincidió. El paleontólogo aportó más pruebas de que el kraken podría no haber sido una mera creación de los antiguos, sino que realmente existió una bestia de unos 30 metros de largo que surcaba los mares con la capacidad de destruir a cualquier depredador.

Hace dos años, un grupo de paleontólogos estadounidenses anunció el hallazgo de lo era, aparentemente,  la guarida de un enorme monstruo marino de unos 30 metros de longitud y que hacía recordar al mitológico kraken.

Según las estimaciones, este monstruo marino vivió hace 200 millones de años, y posiblemente era algo así como un gran pulpo o un calamar gigante, capaz de devorar a los depredadores más temibles de la época.

Esta teoría fue originalmente presentada en la reunión anual de la Sociedad Geológica de América, y ahora su investigador líder, Mark McMenamin, volvió a participar en esa reunión y aportó nuevas evidencias de la existencia de la criatura, incluyendo lo que puede ser la punta de un pico con forma de diente, que serían las fauces del animal.

McMenamin encontró en 2011 indicios de que los restos de unos ictiosaurios de unos 15 metros de longitud del Berlín-Ichthyosaur State Park, en Nevada, mostraban marcas muy parecidas a las que dejan los pulpos modernos. Además, los huesos parecían estar dispuestos con un propósito, trabajo que también hacen los pulpos cuando llevan sus presas a su madriguera. Para el investigador, la única explicación posible era que un gigantesco “kraken” había acabado con los pobres ictiosaurios.

Tiempo después, el paleontólogo vio por casualidad fotografías de otro ictiosario del yacimiento al que parecía que le habían arrancado la caja torácica para depositarla a un lado, lo que lo impulsó a regresar al lugar con su equipo para buscar nuevos restos, y fue entonces cuando parte del pico del cefalópodo gigante.

«Es la parte más densa en el cuerpo de un cefalópodo y la que tiene más probabilidades de conservarse en el registro fósil”, explicó McMenamin en Discovery. El trabajo de los investigadores consistió en comparar el fósil con el pico de un calamar gigante de Humboldt, parecido al de un loro y que se encuentra en el centro de su red de tentáculos, y el animal lo usa como una herramienta para matar y descuartizar a sus presas. La comparación demostró que ambas piezas eran muy similares.

Más allá de las explicaciones de McMenamin, algunos críticos sostienen que es posible que los huesos de las presas simplemente se derrumbaran y cambiaran de posición con el paso del tiempo, lo que tiraría por tierra con la posibilidad de una “intención” como la que llevó al investigador a realizar toda esta pesquisa.

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó9/10
Opiniones (0)
4 de Diciembre de 2016|03:33
1
ERROR
4 de Diciembre de 2016|03:33
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016