Narcos en Mendoza: hay 100 grupos organizados
Juan Carlos Caleri, jefe de la división de Narcocriminalidad de la Policía de Mendoza se hizo eco del caso Cristian Puleo, fallecido el viernes luego de consumo de LSD. Qué se fabrica y consume en Mendoza, y por qué se los acusa de connivencia con los narcos.

La noche del viernes, un hecho relacionado con consumo de droga y muerte paralizó a la sociedad nuevamente y dejó en claro la facilidad que tienen los jóvenes mendocinos de acceder a todo tipo de sustancias.

Se trata de un chico de 21 años de la zona de Chacras que se disponía a participar de un asado junto a su grupo de amigos. La juntada comenzó con alcohol y no tardaron en aparecer otros estimulantes. El joven falleció luego de aplicar LSD (ácido lisérgico) directamente en su ojo, una modalidad para consumir este tipo de droga. Luego de dos horas de trágicas alucinaciones, el joven falleció. El jueves estarán los resultados de la autopsia para determinar cómo murió.

MDZ Radio se comunicó con Juan Carlos Caleri, jefe de la división de Narcocriminalidad de la Policía de Mendoza para ahondar sobre el flagelo del narcotráfico en la provincia, justamente en tiempos donde este ha sido uno de los temas más relevantes de la agenda informativa de las últimas semanas.

Para Caleri, no es habitual que se secuestre LSD en Mendoza. “En lo que va del año hemos tenido distintos procedimientos que suman 33 dosis de acido lisérgico secuestradas”, advirtió el jefe de Narcocriminalidad, entrevistado por el programa Te digo lo que pienso.

Según el exjefe de Policía de Mendoza, estas dosis no están entre las más “económicas”. “En el mercado de la droga y teniendo en cuenta su concentración, una dosis oscila entre los 250 y 300 pesos”.

La dietilamida de ácido lisérgico, LSD-25 o simplemente LSD, también llamada lisérgida y comúnmente conocida como ácido, es una droga psicodélica semisintética conocida por sus efectos psicológicos, entre los que se incluyen alucinaciones con ojos abiertos y cerrados, sinestesia, percepción distorsionada del tiempo y disolución del ego. Formó parte de la contracultura de los años 60, especialmente en Estados Unidos. Sin embargo, para Caleri, en la actualidad el LSD puede producirse en Mendoza.  

“Es una droga de diseño o de laboratorio. Una persona entendida puede llegar a la fabricación de esta sustancia. En otros momentos provenía de Europa”, explicó.

Más allá del LSD, es sugestivo el aumento de consumo, fabricación y distribución de todo tipo de sustancias en Mendoza y el resto del país. Con poco control fronterizo y pobre voluntad política, en los últimos diez años el incremento del narcotráfico ha sido significativo.

“En cuanto a decomisación de cargamentos, con respecto a la marihuana, en el año 2000, se habían secuestrado 22 kg; hoy se secuestran 3.387 kg. En cuanto a cocaína, en el 2001 oscilaba entre 3 y 8 kg; este año ya llevamos 103 kg”, aseveró Caleri, quien indicó que las detenciones también se han incrementado.

“Comparado con el año pasado, que hubo 1.492 detenidos, este año ya llevamos 2.419”, dijo el jefe de Narcocriminalidad.

En cuanto a los delitos relacionados íntimamente con la droga, como robos u homicidios, Caleri explicó que hay “una relación directa la de droga y delito”, pero que “datos estadísticos reales sobre la relación de delitos provocados para y por la droga no existen. En cada investigación la Justicia analiza los distintos homicidios y las causas por la cual se produjo”.

Hoy por hoy, la ciudad santafecina de Rosario representa el lado más duro y descontrolado del avance del narcotráfico en la Argentina, con carteles organizados que día a día ponen una noticia en los diarios por asesinatos ejecutados por sicarios. ¿Qué tan lejos está Mendoza de esa realidad? ¿Hay carteles de droga en la provincia?

“Hay grupos organizados de personas que estamos investigando”, dijo Caleri, y tiró una cifra preocupante. “Hemos investigado a 100 grupos organizados de personas de dos o más que operan en los distintos procesos que tiene la droga, desde su fabricación hasta su distribución al adicto”.

Caleri se mostró conforme con la política antidroga llevada adelante por el gobierno provincial, aunque reconoce cierta desventaja frente a la organización de los narcos.

“El esfuerzo que se realiza es grande y este año ha sido duplicado por el gobierno de la provincia. En este tipo de lucha siempre estamos en desventaja y tenemos que ponernos a la par de los mismos o estar un paso adelante. Es difícil, pero se está poniendo el esfuerzo necesario”, aseveró el jefe de Narcocriminalidad.

Según Caleri, él mismo reconoce las acusaciones por parte de la sociedad sobre connivencia entre la policía y el narcotráfico, y aseguró que entiende las razones de estas inculpaciones.

“Ante la gran cantidad de información que recibimos no podemos trabajar a veces en el momento y la gente puede llegar a pensar que hay connivencia con la policía”, dijo, y agregó: “Poder allanar un lugar de venta de drogas me toma una semana de trabajo, de acuerdo a los distintos requisitos que la Justicia Federal nos impone para llevar adelante la orden de allanamiento. Esto retrasa el trabajo y después la gente piensa que hay connivencia entre la droga y la policía”.

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó8/10
Opiniones (8)
24 de Abril de 2014|07:33
9
ERROR
24 de Abril de 2014|07:33
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
cmarziali11 de Noviembre de 2013|20:54
La droga no se maneja por una persona que decide pasar algo por Aduana. La droga tiene una organización, que no sólo fabrica y distribuye, sino que sobre todo protege. Y la protección de la droga no viene de policías, sino de los medios de comunicación, organizaciones de la sociedad civil, académicos y miembros de los poderes ejecutivo, legislativo y judicial. ¿O acaso son los "policías" los que establecieron que la dosis necesaria para un mes de uso debe considerarse "de consumo personal"? ¿O acaso son los "policías" los que establecieron que al adicto no hay que incautarle la droga y ofrecerle tratamiento gratuito y personalizado a cargo del Estado?
8
roseta11 de Noviembre de 2013|17:02
En serio piensan q somos tan tontos? todos sabemos quien vende droga en el barrio y que el poder político lo protege. El fonodroga llamás y ni siquiera tenés derecho a saber el resultado de la investigación. cuando para el poder político la droga no sea un negocio va a ser cuando recién quizá les interese combatirla
7
angelito111 de Noviembre de 2013|16:49
Y donde esta la justicia federal? Porque el narcotráfico es de su incumbencia. Recuerdo cuano Leiva era juez y había operativos seguidos. Quien es el que esta a cargo y no hace nada? Investiguen y se llevaran mas de una sorpresa
6
solojuan11 de Noviembre de 2013|13:56
se ve que los conocen bien porqué los tienen contados... Caleri dejate de joder y empezá a desarmar el negociado, acá van a caer muchos de uds (Estado) ... lo trágico esta en como van a mandar en cana a funcionarios, familiares, allegados, punteros! Mientras tanto la solemne sociedad de patrones y matronas mendocinas siguen mirando las montañas, las acequias, los portones del Parque que quedaron divinos...
5
laura11 de Noviembre de 2013|13:46
Bien por el diario de no sucumbir a los aprietes! Me pregunto, cómo puede ser que sepamos que hay 100 organizaciones y no sabemos dónde actúan y quiénes son. Mmmmm me suena raro..... y si es la burocracia lo que impide que actúen, pues desburocratícenla, es tán difícil?. Creo que más difícil es enterrar a un hijo.
4
papanatas11 de Noviembre de 2013|13:19
Y en cual de los 100 grupos esta Cagaleri?
3
big1311 de Noviembre de 2013|11:53
SI ESTE SR. SABE QUE HAY 100 GRUPOS ORGANIZADOS, ?¿ POR QUE NO SALEN A CAZARLOS ? TATE, ESTA MUGRE ESTA EN TODOS LADOS ¿ DESDE EL COUNTRY HASTA EL LIGUE, TIENE QUE HABER UNA DESICION POLITICA PARA IR A BUSCARLOS.
2
tatekieto11 de Noviembre de 2013|09:36
En la condición mediopélica, careta de nuestras clases media y alta, está el mejor aliado de la droga. Mientras que nada se sepa y menos que menos, se note! sea el modo de vida elegido, la suerte está echada. Hoy es el mañana que ayer rechazamos ver y nos seguimos negando a asumir públicamente.
1