Deportes

Djokovic ganó y el Masters tendrá la final perfecta

El serbio venció a Wawrinka por un doble 6-3 y se medirá en la final del Masters de Londres ante Rafael Nadal.

La temporada 2013 del tenis se cerrará mañana con el mejor partido posible, un Rafael Nadal versus Novak Djokovic para definir quién de los dos se queda con el título del Masters.

El serbio Djokovic se clasificó a la final al batir 6-3 y 6-3 al suizo Stanislas Wawrinka, para citarse así con el español Nadal, vencedor horas antes del suizo Roger Federer por 7-5 y 6-3.

Número uno de la temporada 2013, el título del Masters es el último que le falta a Nadal, ganador de los cuatro torneos de Grand Slam, el oro olímpico y la Copa Davis.

Pese a la importancia de consagrarse como "maestro de maestros", Nadal aseguró que si no vence a Djokovic el balance de su temporada no cambiará.

"Mañana no cambia nada. Voy a intentar el colofón al año más inolvidable de mi carrera".

"Es un torneo importante, voy a intentarlo, a ver si lo consigo", añadió el ex número uno del mundo, ganador de 13 títulos de Grand Slam pero nunca del torneo que reúne a los ocho mejores del mundo, un certamen elitista que todos los grandes del tenis tienen en su lista de trofeos.

Djokovic, que no pierde un partido desde la derrota ante Nadal el 9 de septiembre en la final del US Open, sumó hoy su vigésimo primer triunfo consecutivo. Wawrinka, dueño de un tenis que llena los ojos, sólo lo inquietó en los primeros compases del encuentro jugado por la noche en el O2 Arena ante más de 17.000 espectadores.

El partido del día era otro, se había jugado horas antes. Un choque que fue la vigésimo segunda victoria de Nadal sobre Federer en 32 partidos, además de la cuarta del año del español sobre el ex número uno del mundo, que no vence al ocho veces campeón de Roland Garros desde marzo de 2012 en las semifinales de Indian Wells.

El duelo, siempre un acontecimiento en el tenis, fue presentado con la estética de un combate de boxeo en Las Vegas: focos apuntando al centro de la superficie azul y las gradas del O2 Arena oscurecidas, mientras la música latía desde los parlantes.

Nadal -lo sufren todos sus contendientes- hizo esperar a Federer un minuto en la red antes del sorteo. La lectura de logros en la temporada por parte del presentador marcó un contraste inédito entre los históricos rivales, ya que al número uno del mundo, diez torneos conquistados y dos torneos de Grand Slam de Nadal, Federer sólo pudo oponer un título menor, en Halle.

Eso sí, cuando comenzó la lectura de sus seis títulos en el Masters, el público ovacionó al suizo, que ya no es el de antes.

"Me costó ser consistente en todo el partido, y por eso es que él mereció ganar. Él fue mejor hoy", admitió el siete veces campeón de Wimbledon, que decidirá en dos semanas si juega la Copa Davis en 2014.

"Los Grand Slam son claramente parte de mis momentos culminantes (en 2014). Aún tengo que ver bien cuáles serán los objetivos, y entonces sencillamente atacaré e intentaré jugar buen tenis".

En muchos momentos del partido de hoy fue exactamente eso lo que hizo Federer: jugar buen tenis, aunque aquellos tiempos de predominio suyo en partidos bajo techo quedaron atrás. Hoy, en su quinto partido "indoor" ante el español, perdió por primera vez con Nadal.

Lo mejor estuvo en el set inicial, con Federer concentrado, preciso y dominante, no sólo con su derecha invertida, sino mostrando también solidez, paciencia y versatilidad con su revés.

La gran oportunidad le llegó al suizo con Nadal sacando 2-3 y 15-40. Venía de conectar una gran derecha invertida y una buena serie de reveses, pero en el momento decisivo, con tres break points, llegaron los errores, en especial el de una derecha paralela descontrolada.

El set parecía irse a las manos de Nadal cuando Federer encadenó otros tres errores en un juego que comenzó con una doble falta. Nadal se adelantó 5-4 y tenía la oportunidad de cerrar el parcial con su saque.

No pudo, porque Federer ofreció un game conmovedor, con iguales dosis de mente y corazón en cada tiro hasta devolver el quiebre e igualar en cinco.

Pero la diferencia entre el Federer de hoy y el de hace algunas temporadas es que su juego es mucho menos estable que antes y que los errores irrumpen atropelladamente en momentos clave. Fue lo que sucedió en el undécimo juego, con Nadal quebrando para poco después asegurarse el set por 7-5 en 43 minutos.

Prácticamente ahí se acabó el partido. Federer ya no tuvo resto físico, tenístico y mental para plantear la oposición del primer parcial, y en 36 minutos entregó el segundo set por 6-3 y el partido.

Federer tendrá presente una estadística: 32 errores no forzados contra 14 de Nadal, una diferencia que explica la derrota y le plantea dificultades de cara a luchar con los mejores. Y eso, luchar por los grandes títulos, es ahora el tema de Nadal, el número uno que quiere ser por fin "maestro", con permiso de Djokovic.

Opiniones (0)
19 de enero de 2018 | 05:15
1
ERROR
19 de enero de 2018 | 05:15
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    El ciclón que congela a los Estados Unidos
    4 de Enero de 2018
    El ciclón que congela a los Estados Unidos