Los mejores libros leídos en esta semana

Cuatro títulos que van desde la búsqueda del pasado en una Nueva York que ya cambió hasta cuentos de un maestro de la literatura argentina.

¿Qué vas a leer esta semana? Te hacemos cuatro sugerencias: el estadounidense Alfred Hayes, el guatemalteco Rodrigo Rey Rosa y los argentinos Sylvia Iparraguirre y Norberto Soares. Elegí el título que más te atraiga, pero te recomendamos los otros tres.

Mi perdición, de Alfred Hayes

La Bestia Equilátera lanzó en castellano Mi perdición, novela que Alfred Hayes publicó en 1968 y en la que el protagonista, Asher, emprende una huida que lo llevará a caer en una de las peores trampas: la de la intentar recuperar el pasado.

Luego de descubrir que su esposa lo engaña con el profesor de tenis, Asher, libretista de Hollywood, busca refugiarse en Nueva York, ciudad en la que pasó varios años de su juventud. Y es allí donde intentará volver a disfrutar de eso que ya no puede alcanzar, la ciudad que era su lugar y que ahora está tan distante.

Michael, un sobrino de Asher que pretende ser poeta, y Aurora, la novia del joven, se sumarán a la trama, él, desde la distancia generacional y la crítica a ese viejo que le paga para que lo acompañe a recorrer la ciudad; ella, desde la mera compañía, una compañía muy erotizada pero de la que no puede surgir más que una relación de adulto y adolescente que se busca.

Nueva York vista desde el ensimismamiento de un hombre que no tiene de qué asirse, por lo que no puede más que dirigirse, tome el camino que tome, a la perdición.

Los sordos, de Rodrigo Rey Rosa

La violencia. Toda la violencia junta. Parece un extremo, pero es la forma más apropiada de describir lo que narra Los sordos (Alfaguara), del guatemalteco Rodrigo Rey Rosa.

La desaparición de la hija de un millonario pondrá a su familia (su padre y su hermano) y a su guardaespaldas (venido de un empobrecido pueblo de la Gautemala profunda) en el centro de una secuencia de hechos y descubrimientos que los llevará a descubrir males insospechados, o al menos escasamente previstos para cualquier sociedad, favorecidos por una sociedad en la que el valor de una vida humana es demasiado poco.

Rodrigo Rey Rosa muestra desgarradoramente la vida cotidiana de un país sumido en la violencia, en la que es extremadamente sencillo matar a una persona y deshacerse del cadáver.

Una Guatemala mostrada en carne viva, en la que, sin embargo, la justicia y el amor tienen aún intersticios por los cuales colarse, gracias, por supuesto, a gente que aún cree en otras formas de relación.

Brillantemente narrada, Los sordos ya tiene ganado un lugar entre las mejores obras literarias de los últimos años.

Encuentro con Munch, de Sylvia Iparraguirre

Ser turista y no serlo. Encontrarse con uno en paisajes ajenos. Hallar lugares familiares junto a otra gente, otros idiomas.

En Encuentro con Munch (Alfaguara), de Sylvia Iparraguirre, la autora emprende un viaje a Noruega, adonde ha sido invitada para amadrinar un barco, gracias a uno de sus libros.

La invitación la lleva a un lugar en el que los contactos esporádicos con las personas se convertirán en pequeñas grandes historias que acompañarán a la protagonista a no ser, justamente, una turista, sino una visitante con los sentidos preparados para sorprenderse con lo que sucede a su alrededor.

Encuentro con Munch es un diario de viajes de alguien que viaja sin compañía, pero también sin soledades. Porque a la narradora la acompañan momentos de su infancia y su juventud, vivencias que se recrean a sí mismas a cada instante, personas que quedaron en Argentina pero que están a su lado, y un tiempo sin tiempo, un instante en el que se agrupan miles de instantes.

Acompañar a Iparraguirre en este periplo es descubrir el sentido de la palabra viajar.

Gente que baila, de Norberto Soares

Para hacerlo muy breve, los amantes de la literatura, simplemente, debemos agradecer que editoriales como el Fondo de Cultura Económica tomen la posta para reeditar Gente que baila, de Norberto Soares.

Soares es uno de los autores a los que necesariamente todas las generaciones de nuevos escritores y nuevos lectores deben regresar, y es que la intensidad de su producción es tal que trasciende tiempos y espacios.

El FCE reedita este título para su colección Serie de Recienvenido, dirigida por Ricardo Piglia, quien en el prólogo de esta edición del libro de Soares dice: “Gente que baila es un libro único en el sentido más preciso de la palabra: no se parece a nada (aunque fue hecho con todas las lecturas); está a la altura de las altísimas exigencias que Soares solía imponer a los demás cuando leía sus libros (o imaginaba los propios) y tiene una cualidad epifánica que se percibe al leer cualquiera de sus páginas. (…) A diferencia de las rígidas reglas del género, en estos cuentos lo central son los personajes y no las situaciones; son relatos de pocas páginas pero tienden a expandirse y han sido escritos como si fueran novelas. Los protagonistas se multiplican y se entreveran, sus biografías están narradas con gracia y fuerte densidad histórica; sin embargo, la situación narrativa básica es siempre la misma: un narrador, enconado y romántico, recuerda a la mujer que ha amado y que ha perdido”.

Y concluye Piglia señalando que “en una época en la que sólo se habla de los escritores (pero no de su obra) y son los escritores los que viajan (pero no los libros) he querido recordar a un autor que durante años anunció a sus incrédulos amigos literatos su decisión de escribir el mejor libro posible y que al final –hecho heroico– logró escribir un libro mejor que el que había imaginado para ellos.

Volver a Soares es siempre un placer. Descubrir a Soares es una necesidad.

Alejandro Frias

Opiniones (0)
10 de Diciembre de 2016|04:09
1
ERROR
10 de Diciembre de 2016|04:09
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic