Calabró, un "Contra" que no se olvida

Juan Carlos Calabró falleció a la edad de 79 años. Uno de los capocómicos más grandes que dio vida a míticos personajes que alegraron a los argentinos. Repasamos su historia.

Juan Carlos Calabró, uno de los más grandes humoristas que dio la Argentina, falleció hoy a los 79 años de edad, tras una larga lucha contra una enfermedad que padecía hace años pero que en los últimos meses empezó a complicarse cada vez más.

Sus últimos días los pasó internado en el Hospital Británico por un problema en su médula que no le permitía producir glóbulos rojos. “Lo que le disparó el nivel de calcio en sangre y le generó una especie de intoxicación, porque sus riñones no podían eliminar todo lo que produce”, habría explicado su hija Marina días atrás.

Un merecido homenaje lo convocó a los Premios Martín Fierro, donde hizo su última aparición pública y recibió un reconocimiento a su trayectoria, por sus practicamente 50 años de trabajo en el espectáculo argentino.  Allí, el humorista se subió al escenario acompañado por sus hijas, Marina e Iliana.

 

En un repaso por la gran trayectoria del mítico humorista argentino, Juan Carlos Calabró, nacido en el año 1934, sus primeros pasos los dio en la radio a principio de los años sesenta, el medio preferido de los argentinos por entonces, en el programa “Farandulandia”. Luego de su éxito, llegó a la televisión en 1962 como protagonista de la comedia “Telecómicos”.

 

Así, durante la década de los 60, Calabró decidió dedicar su vida al humor, y comenzó a participar en obras de teatro. Su primera actuación fue en “Extraña pareja”, de Neil Simon, y a partir de esto fue convocado por conocidos teatros de revistas como el Maipo, el Teatro Nacional y el Teatro Astros.

Llegados los 70 fue parte del programa Circus Show de Carlitos Balá, junto a Carlos Balá, Delfor Medina y Mario Sánchez, entre otros.

En 1978 comienza en televisión con un rol protagónico en “Calabromas”, programa que, con distintos formatos y versiones, fue un suceso cómico irrepetible de los años ochenta con recordados personajes como el genial y vanguardista Johnny Tolengo (el Majestuoso), el Gran Valor y el inolvidable tierno y sincero Aníbal (el Pelotazo en Contra) creados para este programa.

 

En los años 90 llegó su obra magna en la televisión con “El Contra”, una figura mediática que recibía a todas las estrellas artísticas de ese entonces, a las que hacía enojar contradiciéndolas. Un éxito que hasta el día de hoy se asocia la magia de Calabaró.

 

A lo largo de su trayectoria artística filmó 16 películas, entre ellas: Gran valor, Gran valor en la Facultad de Medicina, Diablito de barrio, Villa Cariño, Villa Cariño está que arde. También realizó varios cameos junto al humorista Luis Sandrini, quien se despedía definitivamente del cine. Entre ellas figuran: La fiesta de todos (1978) y Frutilla (1980).

Otras obras recordadas son las protagonizadas junto a otra estrella del espectáculo cómico argentino, Juan Carlos Altavista (en su papel de «Minguito Tinguitella»): Mingo y Aníbal, dos pelotazos en contra (1984), Mingo y Aníbal contra los fantasmas (1985) y el clásico del humor absurdo-bizarro por excelencia del cine argentino: Mingo y Aníbal en la mansión embrujada (1986).

 

En 1987 llevó al cine otro personaje que también pertenecía a la factoría del exitoso programa Calabromas: Johny Tolengo, el majestuoso. Junto a Susana Giménez compartió cartel en tres películas que fueron Donde duermen dos, duermen tres, Yo también tengo fiaca y Me sobra un marido.

En 1999 participó de la exitosa serie televisiva Campeones de la vida y en la primera mitad de la década siguiente, volvió a protagonizar El Contra y colaboró con algunos capítulos de la telenovela Padre Coraje en 2004.

En el año 2005 se alejó definitivamente de los medios para iniciar una vida retirada, dedicándose a estudiar filosofía persa y el Zend Avesta; y en el año 2013 recibió el premio Martín Fierro a la trayectoria por sus 50 años de carrera.

Además de ser uno de los capocomicos de la Argentina, también supo ser marido y padre de las vedettes y actrices Iliana Calabró y Marina Calabró.

Una de sus últimas apariciones públicas fue en la final de "Cantando por un sueño", cuando en Showmatch presentó un mini show del majestuoso Johnny Tolengo, despertando las mismas pasiones que en el pasado.

Ya retirado del mundo del espectáculo, en el 2012 comenzaron a ser más frecuentes sus problemas de salud. Lo que empezó como una anemia, que lo acompañó durante años, terminó complicada con una infección en los pulmones, que lo llevaron a hacerse constantes transfusiones. Cómo lo explicaba el mismo Calabró a Exitonía:

“Tuve una infección en los pulmones. Se juntó mucha porquería. Me empeoré por hacerme una ecografía en un lugar helado. Tuve que estar con el torso desnudo, y se me complicó. Entré sano y me fui enfermo. Fue peor el remedio que la enfermedad”, contó.

“Lo de los glóbulos rojos es una cuestión que llevo conmigo desde hace años. Cada vez que me hago un análisis, los glóbulos rojos no dan lo que debieran dar. Pero estoy en tratamiento“, explicó por entonces, y añadió: “No tuve miedo. Uno, a la edad que yo tengo, piensa siempre en la muerte…“.

Juan Carlos Calabró, uno de los grandes humorístas argentinos que supo hacer reír a 5 generaciones, y que seguirá alegrando a las que vengan desde el recuerdo de sus grandes personajes e interpretaciones, que sin dudas será parte de un legado eterno.

Opiniones (0)
21 de agosto de 2017 | 12:51
1
ERROR
21 de agosto de 2017 | 12:51
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes