Alfredo Casero: “Ya no me queda más que callarme”

El actor publicó un editorial en el diario La Razón, donde se refiere a la polémica sobre Juan Cabandié y al ataque que recibió de parte de 6-7-8.

Titulado  “Crónica de mi correctivo”, Alfredo Casero dejó claro que “jamás le mentiría a la gente, porque si le miento no se ríen, y yo lo único que hago es entretenerlos”. Con respecto al programa 6-7-8 declaró que “ellos me dice que haber hecho un programa de humor, no me autoriza a tener una opinión política”, y concluyó con humor “todo esto es mi gran obra de arte. Le pondré: Dolores de ciudadano por haber osado”.

A continuación una selección de las mejores partes del editorial:

Lo más feo de todo esto es sentir cómo las mismas personas que te apoyan para un proyecto te odian y defenestran porque dice la TV.

Ni hablar por Twitter, ni hablar por Facebook, y por la tele, porque dice la tele que soy el enemigo de las causas justas y buenas, un oligarca que se merece el ojo escrutador de la AFIP.

No tengo miedo a nada, no tengo demasiadas posibilidades.

Ya no me sirve seguir peleando para que me den mi derecho a réplica, ya me están diciendo que debo retirarme con mi escarnio a descansar, a repensar si me conviene hablar.

La mayoría de la gente que en este tiempo me ha dicho que no hable, me hacen acordar a la época de la dictadura, porque temerle a un derecho por miedo a las represalias es dolorosísimo.

Al decir las cosas que dijeron y ponerme en el lugar de un asesino, ya no me queda más que callarme.

La gente que lo ha entendido y piensa como yo, que todo se hubiera solucionado invitándome a hablar en vez de defenestrarme ante mis hijos, a esa gente no tengo nada más que explicarle.

Y me duele en el alma la falta de libertad para decir lo que quiero, porque fue una sensación que yo nunca pensé que la iba a volver a sentir.

En 6-7-8, el programa representativo del apoyo incondicional al partido que está en el Gobierno, un politólogo, el seño Mocca, me dice que haber hecho un programa de humor, por bueno que fuere, no me autoriza ni habilita a tener una opinión política. ¿Puede ser que un politólogo pagado por todos diga semejante burrada, y me lo esté diciendo a mí, que estoy siendo juzgado por usar mal un verbo? ¿Es posible que sin tener una idea clara de lo que dije la señora Estela de Carlotto me trate como un pobre desgraciado y un delirante? Todo esto empezó por un tweet, que habrá molestado a algún alcahuete, que fue llorando a que me apliquen un correctivo, y se les fue de las manos.

Fuente: La Razón / Exitoina.com

Opiniones (0)
19 de agosto de 2017 | 04:51
1
ERROR
19 de agosto de 2017 | 04:51
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial