Deportes

Rugby: las razones de una derrota humillante

73-7 fue contra Buenos Aires. El resultado es consecuencia de la crisis que vive el rugby, y además puede explicarse línea por línea.

En la primera fecha del Campeonato Argentino de Rugby, las peores presunciones se vieron concretadas. El seleccionado de Buenos Aires venció por 73 a 7 al de Mendoza.

Tamaña diferencia nos exime de reseñar las secuencias del partido, por lo que vamos a analizar los motivos del resultado.

Hemos expresado con anterioridad el pésimo momento que atraviesa el rugby local. Hoy fue el fiel reflejo de lo antedicho en todo sentido:

1) Aptitud física: es notorio el sobrepeso de varios forwards mendocinos. Igualmente fue notable la diferencia de potencia para contener y atacar. Los jugadores locales eran superados con facilidad en el contacto físico y volteados hacia atrás en cada oportunidad que intentaron enfrentar a sus oponentes.

2) Defensa: fue tanta la diferencia y la facilidad con que fue superada la barrera defensiva colectiva e individual, que si los jugadores porteños hubieran jugado con la actitud que se vio en los play off, el resultado habría sido histórico. Sin firmeza individual, ni plan defensivo colectivo, el partido fue un trámite para los de Bs As.

3) Scrum y Line Out: la formación de contacto fue en este partido el símbolo del resultado, del estado actual de nuestro juego y la plataforma de donde nacieron la mayoría de los tries de Bs As. La hilera estuvo mejor, aunque hubo varios errores de lanzamiento. Desde esta formación nació el único try mendocino.

4) Ataque: sin plan ofensivo, ni destrezas de unidades ni individuales, Mendoza fue detenido cuando tuvo posesión de pelota, en la mayoría de las oportunidades, y llevado detrás de la línea de ventaja. Fue triste observar la diferencia de aptitudes entre los dos equipos.

5) Actitud: hubo, pese a la enorme diferencia física y técnica, voluntad y esfuerzo en varios jugadores de Mendoza. Este punto es destacable en medio del descalabro que significó el resultado.

 

 

Es redundante insistir en el estado actual de nuestro rugby, y varias de sus causas. Sólo resta que los dirigentes asuman su responsabilidad y encaren en forma urgente e inteligente las medidas, que en el mediano plazo devuelvan el juego al lugar que supo ocupar.

Los jugadores, actores principales del juego, deben poner espíritu y con convicción, fe y esfuerzo supremo, sentir el orgullo de ser los partícipes de la recuperación.

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó6/10
Opiniones (3)
4 de Diciembre de 2016|19:43
4
ERROR
4 de Diciembre de 2016|19:43
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Es increíble como retrocedemos minuto a minuto. En lo deportivo, lo institucional, lo espiritual. La paliza que nos dieron es histórica! Y los dirigentes se la pasaron diciendo que la gira a España fué buenísima, que llegaban muy afilados, que estábamos para pelear el título. Plata mal gastada que debió invertirse en terminar el centro de alto rendimiento, que es el lugar donde realmente vamos a desarrollar los jugadores, en lugar de una gira pedorra para que se vayan de paseo los dirigentes suspendidos.
    3
  2. es una elite la juega al rugby, sectaria es como la politica se traspasan los cargos de padres a hijos, siempre los mismos apellidos los pibes que juegan, les gusta se termina yendo por no tener lugar y ser diferenciados por no ir al mismo colegio,al mismo bar,vivir en el mismo barrio privado, esta es la consecuencia,
    2
  3. Si juegan mal es culpa de los jugadores. Si están con sobrepeso es culpa del jugador. Si no tienen tamaño y los mandan para atrás es culpa de los jugadores. Lo único que falta es que le echen la culpa a los dirigentes de la ineptitud de los jugadoes.
    1
En Imágenes
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
28 de Noviembre de 2016
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016