Para entender por qué les creemos tan poco a los políticos

Contradicciones, traiciones, incumplimiento de promesas. El libro "Voces de la democracia" reúne treinta años de discursos.

Recuerdan quién dijo: “Venimos a instalar un nuevo estilo en la vida política nacional y yo espero que se propague por toda Latinoamérica. Los gobernantes que surgen del pueblo deben permanecer junto al pueblo y trabajar sólo para el pueblo”.

Las palabras vuelan, dice el viejo adagio, por eso no viene mal, de vez en cuando, recordar qué se dijo y quién lo dijo. Aguilar acaba de lanzar Voces de la democracia, de Gabriel Di Meglio y Gustavo Álvarez, un libro que compila discursos, proclamas, declaraciones, decretos y otros textos que son parte de la historia argentina entre 1983 y 2013.

Reynaldo Bignone anunciando la fecha de elecciones, Ítalo Argentino Lúder cerrando su campaña en el 83, Alfonsín explicando la Ley de Punto Final, y palabras de Carlos Menem, por supuesto, además de las de Guillermo Alchourrón, Domingo Cavallo, Eduardo Duhalde, Fernando de la Rúa, Adolfo Rodríguez Saá, Néstor Kirchner, Alfredo de Ángeli y Cristina Fernández de Kirchner, entre otros.

La compilación de Di Meglio y Álvarez es una serie de flashes, instantáneas hechas de palabras, que reconstruyen la historia política, económica y social de la Argentina de los últimos treinta años en las voces de sus protagonistas.

Cada uno de los textos compilados sirve como testigo de las épocas atravesadas en estas tres décadas, marcadas especialmente por las presidencias y en las que traiciones al electorado, retrocesos económicos, avances en políticas sociales e internacionales y demás gestos se suceden como una gran memoria.

Voces de la democracia es la reconstrucción en discursos (no frases sueltas) de esta democracia que por momentos se muestra aún sin poder alcanzar la adultez.

Y, por cierto, las palabras con las que comienza este texto fueron dichas el 8 de julio de 1989 por Carlos Menem.

Que la Patria se los reclame.

Alejandro Frias

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó9/10
Opiniones (5)
5 de Diciembre de 2016|07:57
6
ERROR
5 de Diciembre de 2016|07:57
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Pareciera que aquí cada vez más necesitamos las leyes de la cultura musulmana, por lo menos respecto de los que violan la ley.-
    5
  2. Tal cual Erasmo y vemos también los jueces corruptos que apenas nombrados ya conocen las mañas del sistema y no trabajan vienen después de las 10 se van temprano, hacen yoga en su horario de trabajo, los antiguos que han mamado y siguen haciéndolo de la teta del estado( habitantes que pagaN SUSIMPUESTOS) DEBEN SERVIRLOS OBLIGADAMENTE, SE BURLAN O NINGUNEAN A LOS QUE ESTÁN UN POCO MÁS ABAJO LABORALMENTE OLV IDÁNDOSE DE QUE SOMOS LOS QUE LES DAMOS DE COMER, NI SIQUIERA SABEN LO QUE ES LA GRATITUD, Y EL PATRIOTISMO
    4
  3. El millón que se roba el político es el peso que se roba el trabajador o es el boleto que no pagás en el micro. Lo que no hace el político es igual al empleado que se rasca y no te atiende. Lo que uno odia en el otro es lo que uno no ve en sí mismo. Como es afuera es adentro.
    3
  4. Erasmo, en un todo de acuerdo, esa es la verdadera corporación contra la que la sociedad debe luchar.
    2
  5. los políticos se pueden equivocar,sobre lo que prometieron,no cumplir con todas las obligaciones que les corresponden., todo bien.,pero por causa de la maldita justicia que tenemos,los malditos políticos roban a manos llenas porque en este país nadie va preso.,entonces estos mierda que tenemos en vez de trabajar se dedican a engrosar sus fortunas.,cuando a estos rateros de guantes blancos le corten las manos como en otros países creo que se va a calmar un poco el robo.,caso contrario los políticos que entran pobres, cuando terminan su mandato se van millonarios porque aquí nadie va PRESO.
    1
En Imágenes
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
28 de Noviembre de 2016
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016