Daniel Quiroga: "Les regalaré humor, ternura y la magia del silencio"

En una charla íntima con MDZ, el reconocido artista mendocino nos invita y nos cuenta sobre la obra que presentará este jueves en el Le Parc. En la nota, una conversación y una producción de fotos imperdible.

Daniel Quiroga no necesita presentación. Es uno de los artistas más respetados de la escena local. A lo largo de su carrera ha protagonizado obras inolvidables que forman parte del recuerdo de los mendocinos y de todos aquellos visitantes que tuvieron la posibilidad de llegar a estas tierras y toparse con una de sus creaciones.

Y llega con un especial convite para todos los mendocinos, pues se trata de una obra ya emblemática para Mendoza: “De amor también se muere”. Se trata de una pieza que fue estrenada en 1993 en la ya mítica sala Cajamarca.

Esta obra, dirigida por Ernesto Suárez, recorrió festivales porteños, peruanos y ecuatorianos. La concepción de la misma surgió en la cabeza del protagonista, aunque la terminó de “cranear” junto con su tío, Suárez.

Se trata de un unipersonal de pantomima que nos habla del amor y de la muerte, pero sin que falte el humor, llena de emociones, para reír y  llorar, “donde la reflexión de muchos temas cotidianos de las personas, sobre todo con respecto a lo sentimientos, se hacen presentes. Sobre el escenario se ve claramente como las personas piensan que las cosas se van muriendo de a poquito y el concepto de la obra es exactamente lo opuesto, las cosas no se mueren, sino que se modifican o cambian”, dice Quiroga

"De amor también se muere" diferencia al protagonista ya que no representa a un  mimo convencional, sino que hay un mix de técnicas de mimo, clown, pantomima, que lo respaldan sobre el escenario.

El actor puso a prueba sus mil caras bajo el ojo de una producción fotográica de la mano de Alf Ponce, y en un una charla íntima, invita a todos al espacio Julio Le Parc para el próximo jueves, entregándose además a las preguntas sin vacilaciones.

- ¿Por qué volver a presentar “De amor también se muere”?

- Esta es una obra importante, con la que voy a participar en el Festival Internacional de Mimo, que se realiza en Medellín en noviembre. Tenía muchas ganas de hacerla y presentarla como despedida en Mendoza.

- ¿Concretamente, de qué trata la obra?

- Es una obra de mimo en la que presento un lenguaje corporal mío, personal. Se trata de un lenguaje con el cual me he encontrado, al ser autodidacta. Hay teatro corporal, teatro de imágenes, chaplinesco, con absurdo… es lo que soy yo.

Son cuatro cuadros en los que hablo del amor y la muerte. De esas cosas que nosotros creemos perder, que mueren en nosotros: hablo del amor, de lo material, de los sentimientos… esas muertes que le vamos dando nosotros a las cosas de la vida. No habla de la muerte literalmente.

Son fragmentos en los que, en cada no de ellos, he puesto algo de mí. Así como hay algo del plástico cuando plasma algo en una tela, en esta obra hay mucho de mí, y se refleja mucho en lo cotidiano. Me gusta trabajar sobre lo cotidiano para que la gente se sienta reflejada en lo que estoy haciendo.

- Tenemos que prepararnos para un lenguaje diferente…

- El lenguaje del silencio es, justamente, una palabra para mí. Me gusta, me apasiona el silencio. Me parece mágico.

- Para el actor… ¿Es un trabajo diferente la preparación para una obra de este tipo que para una con texto?

La preparación es totalmente distinta. Yo siempre digo algo: un actor puede no ser mimo, pero un mimo necesariamente tiene que ser actor. El mimo no es solo una faceta corporal de trabajo, sino que debe completarse desde la danza, lo técnico corporal, el teatro, el entrenamiento físico… se tiene que nutrir para poder tener un lenguaje, porque sino son todos iguales, todos Marcel Marceau. (Risas). No es que esté mal ni bien encasillarse en eso, pero me parece que uno tiene que buscar un lenguaje propio en su trabajo.

- Hay mucha gente que se cohíbe y piensa “¡Uy, una obra sin letra, debe ser súper metafórica… no la voy a entender!”. ¿Qué decís frente a esto?    

- A cada persona el arte le llega desde un lugar distinto. No hace falta ser un erudito. Para mí la mejor crítica, el mejor público, es ese que considera que no sabe. Que vos puedas sorprender, capturar a esa persona, es impresionante. La crítica de alguien especializado puede ayudarte en otros espacios, en una búsqueda más personal, pero la opinión de una persona común es la que te sirve como artista. Por lo menos, esa es la que yo busco.

- Tradicionalmente se liga al mimo con el humor. Pero una obra muda puede despertar todo tipo de sentimientos.

Por supuesto. De hecho, puede ser totalmente trágica. Recordemos a Chaplin, que era un tipo súper corporal, y podía hacerte reír pero también pensar, y sus películas tenían un contenido impresionante. No hay que encasillar al mimo como ese que está en la calle y molesta con morisquetas. Yo he hecho trabajo callejero, pero son circunstancias.

- ¿Te es más cómodo hacer un unipersonal que trabajar con un elenco?

- No es más cómodo, es un desafío mayor que siempre me ha gustado encarar. Cuando hicimos Otelo con el Ernesto (Suárez), que me desprendí totalmente del humor para hacer un trabajo plenamente corporal y hacer una adaptación para llevar a formato de unipersonal los textos de Shakespeare, me pareció un reto enorme y eso es lo que me gusta.

Con un elenco me nutro desde otro lugar: del compañero, de la experiencia, de los errores que pueden cometerse. También estoy encarando proyectos en grupo, con un nuevo trabajo de clown. Voy a trabajar con una chica muy joven y creo que me puede enseñar un montón. De eso se trata.

- Me imagino que el trabajo del teatro mudo necesita mucha disciplina.

- Yo me cuido mucho en lo corporal, porque es mi herramienta de trabajo. Como me gusta lo físico en el teatro, trabajo sobre mi elongación y respiración. Mientras más afilado esté en el cuerpo, más posibilidades me va a dar en cuanto a la expresión.

- Si tuvieras que invitar cara a cara a los mendocinos para que no se pierdan la función del jueves en el Le Parc, ¿qué les dirías?

Justamente invitaría a la gente que no se anima a ver un espectáculo diferente, o que ansía ver algo distinto. Los invito seriamente a acercarse porque se van a sentir reflejados. No hay que tener temor a ver cosas nuevas, porque es allí cuando uno empieza a crecer. Cuando ves algo diferente, tu pensamiento y tu forma de mirar se agrandan, la cabeza se abre. Este es un espectáculo que yo realmente recomiendo: hay mucho humor, mucha ternura, y lo mágico del silencio. Se van a ir con un montón de sensaciones que son las que a mí me produce la obra: emoción, alegría, energía, y mucho más.

Ficha técnica

Obra: "De amor también se muere"

Actor: Daniel Quiroga

Dirección: Ernesto Suárez

Día: Jueves 31 de Octubre

Hora: 21.30

Lugar: Espacio Cultural “Le Parc” (Mitre y Godoy Cruz. Guaymallén)

Informes: 445-4201

Opiniones (1)
18 de octubre de 2017 | 17:51
2
ERROR
18 de octubre de 2017 | 17:51
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Buenisima!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!La vi en el Teatro Plaza de Godoy Cruz. Apoyemos a tan grande artista mendocino
    1
En Imágenes
Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
17 de Octubre de 2017
"Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México
La última fecha de eliminatorias Rusia 2018 en imágenes
11 de Octubre de 2017
La última fecha de eliminatorias Rusia 2018 en imágenes