Deportes

Argüello, Schwank y Junqueira son representantes del "tenis pobre" argentino

No tienen mucho dinero, recorren todo el circuito para ganar plata suficiente con la que poder sobrevivir y, de vez en cuando, dan la campanada en Roland Garros.

Schwank está ya en la tercera ronda del Grand Slam de tierra batida y los otros dos pasaron a la segunda. Todos ellos viven un sueño al que no están acostumbrados.

La vía la abrió hace dos años Vassallo Argüello, que se ganó el sobrenombre del tenista rojo por sus citas del "Che" al tiempo que avanzaba rondas hasta unos inesperados octavos de final que le sacaron de la pobreza.

"Desde aquel año todo cambió a mi alrededor, me entreno más parecido a los tenistas ricos, tengo una estructura entorno a mi, viajo a los torneos acompañado, juego menos, soy más profesional en lo que puedo, tengo un psicólogo, un entrenador, un preparador físico", indicó.

A Vassallo no le asusta considerarse el líder de esa facción del tenis que lucha por la supervivencia y, desde la impunidad que le da la independencia, critica a la ATP, a las apuestas, a las costumbres aristocráticas.

Schwank ya superó dos rondas, pero antes había pasado la fase previa, que son tres partidos, y había encadenado victorias en tres torneos de promoción. El total suma 20 victorias consecutivas y ha alcanzado un estatus que ni él soñaba.

"Si hace unos meses me dicen que iba a ganar todo esto no me lo habría creído", asegura.

Por un lado está el sueño, la gloria que tocan con los dedos y el ruido mediático que causan sus gestas. Pero no olvidan que estos triunfos son sinónimos de más dinero, de poder viajar con su entrenador, de tener que disputar menos torneos de medio pelo para centrarse en los importantes.

"Cuando tenés  solucionados estos problemas económicos estás más tranquilo y eso se deja notar en la cancha", afirma el de Rosario.

A Diego Junqueira su mayor éxito, alcanzar la segunda ronda de Roland Garros, le ha llegado a los 27 años, pero lo asume con la ilusión de un niño que recibe un caramelo.

"Hace once años que luchaba por algo como esto. Igual no tengo el talento de los otros para haber subido más deprisa, pero lo suplo con lucha", asegura el tenista con los ojos brillantes y sin creerse del todo que está vivo en París.

Los vestuarios grandes, codearse con los primeros de la clase, ganarse la atención de los medios de comunicación les saca de su rutina de los torneos de promoción que ocupan el 80 por ciento de su tiempo.

Y avanzar en Roland Garros es todo un éxito. "Roland Garros es como el Mundial de fútbol", dice Junqueira, que con el dinero que gana en París "no cambiará" su vida pero podrá vivir "tranquilo durante un año".

Sebastián Decoud también pertenece a esa generación y superó una ronda en París, igual que Máximo González, que mañana tratará de avanzar frente al ruso Mikhail Youzhny, cabeza de serie número 15.
Opiniones (0)
8 de Diciembre de 2016|17:11
1
ERROR
8 de Diciembre de 2016|17:11
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic