Deportes

Por "impuesto solidario" no hay fútbol en Francia

Las dos principales categorías del futbol francés pararon debido a un impuesto que quiere aplicar el gobierno local.

Los clubes de fútbol de Francia anunciaron hoy una huelga en las dos principales categorías contra la instauración de un "impuesto de solidaridad" del 75% que el gobierno socialista quiere aplicar a las empresas por cada empleado que gana más de un millón de euros.

El presidente Francois Hollande, con su imagen en caída libre, pretende honrar con la medida una de sus principales promesas de campaña, instaurar la denominada "contribución excepción de solidaridad" por dos años, pero choca con la oposición frontal del fútbol, que reclama una "excepción".

En un principio se planteó la tasa para las personas físicas, pero el Consejo Constitucional la tumbó obligando a repensar el gravamen. Finalmente se impondrá -cuanto los Presupuestos Generales de 2014 pasen su último trámite- a las sociedades, con un tope del 5% de la facturación de las empresas.

Aunque afectará a todas las firmas con sede social en Francia, el mundo del fútbol considera que será particularmente dañino para los clubes, ya que supone un agravio comparativo con respecto a sus competidores de otros países.

Al anunciar la huelga ante la prensa en París, el presidente de la Unión de Clubes Profesionales de Fútbol de Francia (UCPF), Jean-Pierre Louvel, dijo que el impuesto extraordinario "supone la muerte del fútbol francés".

"Estamos ante a un movimiento histórico, decidido por unanimidad, con una verdadera determinación para salvar al fútbol, con un fin de semana sin partidos del 29 de noviembre al 2 de diciembre", declaró Louvel sobre el paro, avalado por la Liga Profesional de Fútbol (LFP) y los sindicatos de futbolistas y
entrenadores.

Luego de revisar sus planes tras el fallo del Consejo Constitucional, el gobierno socialista espera que la nueva versión del impuesto, que figura dentro de su presupuesto 2014 y cuenta con media sanción en Diputados, sea aprobado a fin de mes.

En los últimos dos años, la liga francesa de fútbol logró recuperar -en el terreno económico por sobre lo deportivo- la competitividad perdida en el Viejo Continente gracias al dinero aportado por multimillonarios qataríes, como en el caso del Paris-Saint-Germain (PSG), o rusos, como en el Mónaco.

Estos clubes gastaron más de 400 millones de euros en fichajes en dos años.

Las onerosas transacciones, que tuvieron como protagonistas principales al uruguayo Edison Cavani (63 millones de euros, PSG), el colombiano Radamel Falcao (60, Mónaco) o el argentino Javier Pastore (42, PSG), llamaron la atención de los medios, y numerosas voces comenzaron a reclamar una regulación del Estado en el mundo del futbol.

"Este impuesto es desigual, es un impuesto contra el trabajo. El proyecto se basa en un efecto retroactivo, el Estado nos toma como rehenes", declaró ayer el presidente de Lyon, Jean-Michel Aulas, al canal privado TF1.

Poco antes del anuncio de huelga, el primer ministro, Jean-Marc Ayrault, dejó en claro antes la prensa que "como en toda reforma fiscal regirá el principio de igualdad, el fútbol es tratado como cualquier otra empresa".

Según el sitio del semanario Le Nouvel Observateur, el impuesto representaría una carga total de 44 millones de euros para los 14 clubes de primera división que cuentan en sus filas con 120 jugadores cuyos salarios anuales supera el millón de euros.

Al firmar contratos libres de impuestos, los clubes absorberán el 75% de impuesto por cada millón suplementario que supere el primer millón.

Tras anunciar la primera huelga del fútbol francés en 41 años, Louvel, presidente de la UCPF y del club Le Havre de Segunda División, aseguró que los clubes organizaran operaciones para explicar a los simpatizantes las razones de la huelga.

"Despreocupado por una imagen que lo aleja cada vez más de su público, el fútbol francés deberá esforzarse para ser didáctico al explicar su oposición a este impuesto", afirmó hoy el sitio de información independiente Rue89.

El portal presentó una encuesta realizada por el instituto OpinionWay donde el 85% de los franceses se declaran a favor de este impuesto en el fútbol.

A menudo calificado en Europa como "el país de las huelgas" (166 por año en la última década, según el Observatorio europeo de relaciones industriales, EIRO), los fanáticos del futbol aún recuerdan la inédita huelga de entrenamiento del seleccionado francés en pleno Mundial de Sudáfrica 2010, donde fueron eliminados en primera ronda al finalizar últimos en su grupo.

La huelga obligará a suspender la 15ta. jornada de la Ligue 1 y la 16ta. del torneo de segunda división (Ligue 2).

Opiniones (0)
24 de enero de 2018 | 08:26
1
ERROR
24 de enero de 2018 | 08:26
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes