Dos miradas sobre el 17 de octubre de 1945

Los historiadores Mario Pacho O’ Donnell y Luis Alberto Romero explican el nacimiento del fenómeno de masas argentino más contundente.

Polémica y debatida, celebrada y denostada, el 17 de octubre de 1945 se transformó en una fecha de referencia social y política de la historia argentina, y a la que se le atribuye el origen de buena parte de las causas de los aciertos y desaciertos de nuestra historia reciente. 
 
Los reconocidos historiadores Mario Pacho O’ Donnell y Luis Alberto Romero analizan este día simbólico y cargado de contenido propio en una nota de Leandro I. Ortiz para el diario.com.ar.
 
Los especialistas presentan una interpretación con matices por momentos enfrentados no ya sobre los hechos históricos conocidos, sino sobre su significado actual, sus valores transmitidos por generaciones, su legado a los distintos peronismos que le sucedieron, y hasta su enlace, o no, con el kirchnerismo. 
 


Tiempos y adaptación, el análisis de Mario Pacho O’ Donnell 
 
"El Día de la Lealtad fue instituido por Perón porque era de alguna manera el día en que los obreros, los trabajadores tenían que ser tan leales a Perón como él lo era a los trabajadores. Quizás esto se originó al principio de la organización sindical peronista cuando había todavía ciertas discusiones, por ejemplo, en el Partido Laborista, de si convenía disolverse como partido e integrarse al peronismo y donde de alguna manera ese día significaba que se era peronista y no otra cosa. Perón necesitó en la primera etapa establecer un cerco en torno a la identidad peronista y planteó claramente que para su proyecto era importante que los trabajadores se sintieran peronistas y recibieran el premio de las leyes sociales. 
 
"De aquel 17 de octubre han quedado varios legados. Uno, la importancia de la movilización popular. Es muy difícil no darle al pueblo lo que pide cuando se moviliza masivamente. Fue una gran experiencia del éxito que tiene el pueblo cuando se moviliza en las calles, las fábricas, y que se transformó en adelante en una metodología muy significativa del peronismo sobre todo. No sólo del gremialismo sino del sector político del peronismo. Y me parece claro que el 17 de octubre se sella la extraordinaria relación, el vínculo estrecho entre los sectores trabajadores y el peronismo. 
 
"La manifestación sorprendente de la fuerza de la clase trabajadora, que hasta entonces tenía organizaciones gremiales precarias de signo de izquierda, a partir del 17 de octubre constatan su fuerza al imponer a Perón como figura principal de la política argentina y que luego lo llevara al triunfo en las elecciones de 1946. Indudablemente pone en marcha un proceso de organización de esa fuerza hasta entonces invertebrada que es la organización gremial, tarea a la cual Perón se aboca rápidamente, como un avance clave del proyecto peronista que sigue siéndolo. Es decir, los sectores gremiales han sido la columna vertebral del peronismo y de forma casi exclusiva durante las etapas de resistencia, cuando tuvo que enfrentar el ostracismo, la represión, la persecución y los sectores gremiales siguieron sosteniendo mucho más que los sectores políticos la bandera del peronismo. 
 
"La etapa que inauguró el 17 de octubre sigue tan abierta que el peronismo gobierna el país y tiene vida para rato. Porque de alguna manera encarnó muy profundamente las necesidades de la inmensa mayoría. Por otra parte,el peronismo, por estrategia ya desde el primer momento de Perón cuando denomina al peronismo movimiento y no partido, quiere decir que sus fronteras son lábiles, y por lo tanto tuvo la capacidad de adaptarse a los tiempos. En algún momento el peronismo tuvo un sesgo casi fascistoide, después un sesgo desarrollista, luego un sesgo revolucionarista, casi socialista, después un sesgo neoliberal. Han sido como máscaras del peronismo que le han permitido cumplir con aquello que Perón decía que el peronismo tenía que ser una montura que supiera cabalgar los tiempos. 
 
"El gobierno de los Kirchner es un gobierno profundamente peronista, con una gran preocupación por la justicia social, por medidas que mejoran las condiciones de los sectores más humildes, muy atento a la integración latinoamericana, con una gran predisposición a poner la política por delante de la economía, con una vocación de un juego diplomático independiente, de un gran cuidado e importancia de mantener la fuerza de los sectores gremiales, y todo esto creo que el gobierno de los Kirchner es un gobierno que abreva en las raíces más profundas del peronismo. 
 
"Creo que es inigualable la importancia de las medidas sociales que implementó aquel peronismo inicial, porque los ciegos sectores conservadores que habían gobernado la Argentina habían establecido un atraso muy grande de las medidas que ya se iban dando en el mundo. Cuando Perón interpretó sabiamente que a los sectores trabajadores había que darle jubilación, vacaciones pagas, indemnización por despido, licencia por embarazo, voto femenino, estatuto del campo, todas medidas extraordinarias. Y el gobierno actual ha dado medidas que también tienen gran importancia como la asignación universal por hijo, la jubilación para muchos que antes no podían hacerlo, los planes sociales. Es decir, medidas de justicia social que seguramente le pronostican un excelente desempeño en las próximas elecciones". 
 
 
Resignificación y kirchnerismo, la lectura de Luis Alberto Romero 
 
"El Día de la Lealtad es una fecha peronista, es difícil buscarle significación fuera del peronismo. La pregunta es qué es exactamente el peronismo hoy. En algunas universidades se enseña que el kirchnerismo es la fase superior del peronismo y ahí hay un problema interesante sobre la relación del kirchnerismo y el 17 de octubre. Mi impresión es que no les entusiasma la fecha, no se sienten particularmente solidarios y vamos en camino a que la fecha pase a segundo plano, y prácticamente no se va a celebrar o quizás tendremos una nueva confrontación de la CGT con el gobierno. 
 
"La fecha ya no tiene el significado que ha tenido históricamente para el peronismo porque tenemos por un lado una etapa en la que el primer peronismo estuvo en el gobierno y fue una fecha fundamental del movimiento y del propio Perón. Luego hubo un largo período en que el peronismo estuvo fuera del gobierno y estuvo muy dividido, todas sus voces seguían teniendo en Perón y en el 17 de octubre su elemento de unificación ya sea duro o blando, contestatario o conciliador, pero la referencia no incomodaba a nadie. El problema aparece cuando el peronismo vuelve al gobierno de manera estable desde 1989 -dejando de lado aquellos tres años tan agitados de los 70- y por un lado tenemos la curiosa situación de Carlos Menem que hace un giro radical de las políticas y sobre todo las retóricas peronistas que se refleja en su famosa frase de “ustedes se quedaron en el 45”. Pero de alguna manera se las arreglaba para no tener problemas con la tradición peronista. 
 
"En cambio, los Kirchner tienen un estilo de dirección y jefatura muy diferente, muy alejada de lo que Perón llamaba la conducción para persuadir y convencer. El estilo hoy es duro, con poca persuasión y una voluntad de distanciarse de las tradiciones peronistas que lo intentan de muchas maneras. De hecho su bandera política hoy tiene el nombre de Frente para la Victoria. El kirchnerismo trata de no mostrarse como parte de la tradición peronista sino como fundadores de algo nuevo. 
 
"Esta idea de la lealtad habla de una relación especial, entrañable, entre el jefe y sus seguidores. Y el kirchnerismo tiene otro estilo político. No le interesa arraigar en sus costumbres ni reivindicar sus fechas, ni en ninguna otra tradición porque tratan de presentarse como los fundadores de la nueva Argentina.  Tampoco alimentan esa idea de lealtad, es decir de esa relación personal con mucho de moral, encajan bien en un estilo político que es más bien descarnado. Como no soy peronista los valores de la lealtad peronista tampoco me movilizan demasiado pero reconozco que había unos valores que hoy están ausentes en una política mucho más de autoridad de mando y de imposición de la que practicó siempre Perón. 

"A veces se tiene la tendencia de pensar el 17 de octubre como una especie de acto mágico, algo equivalente al nacimiento de Cristo y creo que si lo sacamos del complejísimo contexto de ese momento no lo entendemos. Por ejemplo, como movilización fue menor a la que semanas antes habían hecho los opositores a Perón pero, sin embargo, esa movilización no significó gran cosa y esta sí. En ese momento había un equilibrio, delicado e inestable, de dos facciones dentro del gobierno, y la demostración de Perón de que podía movilizar una cantidad de gente cambió ese equilibrio, arrasó con sus enemigos y le permitió lanzarse a la candidatura presidencial desde el gobierno. Este es el punto importante del peronismo, que se construye desde el gobierno. El 17 de octubre le dio ese toquecito que le faltaba para culminar una cosa que ya venía desarrollando desde hacía bastante tiempo Perón y que era transformar un golpe militar en un movimiento democrático. 
 
"El 17 de octubre pertenece muy a su época, en el que las movilizaciones de masas y las demostraciones públicas de la unidad, y ese valor mismo, eran muy grandes. Tanto en el fascismo, en el comunismo, la Iglesia Católica, en el socialismo. Por donde lo mire mucha gente unida por una consigna importaba, y hoy estamos en una época en que precisamente se valora la pluralidad y ya no la unidad masiva que iguala a todo. La política marcha por caminos diferentes que deberían expresarse en una convivencia más dialogada y me parece que el equivalente político de esa pluralidad debería ser una posibilidad de diálogo mayor".
Opiniones (1)
9 de Diciembre de 2016|15:49
2
ERROR
9 de Diciembre de 2016|15:49
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. No era que las organizaciones obreras fueran precarias, como afirma O'Donell: ya existían antes de Perón las CGT separadas y/o unidas pero con un objetivo común. Luego, en el '42 fueron cooptadas por los militares con el advenimiento de Perón a la Subsecretaría de Trabajo, y luego unificadas bajo su bandera incipiente. Acuerdo con la "máscara" a que el "movimiento" toma de referencia y orden; más, la mayoría de las veces no estuvo con el pueblo sino con sus propios intereses, sobre todo luego de la muerte de Eva. Hoy, es solo una bandera sin representatividad usada para llegar al gobierno y llenarse los bolsillos... bueno... ¿alguna vez fué algo diferente?¿o Perón vivió de las dádivas en Puerta de Hierro?
    1
En Imágenes
15 fotos de la selección del año de National Geographic
8 de Diciembre de 2016
15 fotos de la selección del año de National Geographic