Deportes

Violencia: peligra otro partido de Independiente

El encuentro ante Almirante Brown podría suspenderse debido a los enfrentamientos entre diversas facciones de la barra del Rojo.

Los simpatizantes de Independiente mantenían hoy dudas acerca de cuándo podrán volver a ver jugar a su equipo, ya sea por televisión o en un estadio.

A la indefinición respecto de la concurrencia de los hinchas al estadio Libertadores de América después de la magnitud de los últimos enfrentamientos internos de la "barra brava", ahora se suma un problema en la programación del encuentro con Almirante Brown.

Ese partido, previsto para el sábado venidero a las 16:00 en Isidro Casanova por la duodécima fecha del Campeonato de Primera B Nacional –primer enfrentamiento de la historia entre los equipos de ambas instituciones-, corre peligro de suspensión.

Los problemas aparecieron por el lado de la entidad "mirasol", que pide la habilitación de su estadio para 25 mil personas y reclama diez mil localidades.

La AFA le otorgaría autorización a Almirante para vender solamente 500 boletos, por lo que el club amenaza con suspender el partido.

Así lo manifestó el dirigente Javier Char, quien afirmó que "el problema lo tiene Independiente con su hinchada" y que "Almirante no tiene nada que ver".

Este jueves, la edición deportiva de Diario Popular, destaca que la AFA implementa la medida que le sugiere la ApreViDe bonaerense (Agencia de Prevención de la Violencia Deportiva), por los problemas internos de la hinchada roja.

Lo cierto es que la parcialidad de Almirante Brown lleva mucho tiempo dividida y su incidente más reciente se produjo en un acto político de campaña electoral.

Anteriormente, la violencia interna le costó un descenso a la Primera B Metropolitana por un fuerte descuento de puntos, luego de otro grave hecho de violencia. 

Y más recientemente, un grupo fue emboscado por el otro en ruta 3 cuando los primeros acudían al estadio en compañía de sus amigos de Aldosivi de Mar del Plata, por lo que todos estos se defendieron a tiros, navajazos y palazos.

Fuera de la incertidumbre relacionada con el partido del sábado que viene, en Independiente aguardan un visto bueno del ministro de Seguridad bonaerense, Alejandro Granados, para saber si los hinchas del rojo asistirán a los próximos encuentros en Avellaneda.

Independiente tiene pendiente el partido con Unión de Santa Fe, de la undécima fecha, que se jugará el jueves 24 de este mes, pero antes deberá enfrentar –el próximo fin de semana- como local a Crucero del Norte. 

El presidente del club, Javier Cantero, espera confirmar en las próximas los requisitos que van a tener que cumplir club y los socios para los encuentros que se jugarán en Avellaneda.

Cantero se reunió con el secretario de Deportes de la Provincia de Buenos Aires, Alejandro Rodríguez; el subsecretario, Juan Manuel López Gómez, y el titular de la APreViDe, Oscar Boccalandro.

Y ese cónclave dejó las determinaciones en suspenso, hasta que todos se junten con Granados, indica hoy el diario "El Día" de La Plata.

El dirigente comentó que  "la idea es formar una mesa de trabajo con la policía, APreViDe, el club y la Municipalidad para abordar el tema".

Precisó que habrá "cacheos especiales y anunció que se van a extremar medidas" como una revisión más exhaustiva de los carnets de socios. 

No obstante la lucha que Cantero empezó contra los violentos encabezados por Pablo "Bebote" Alvarez, desde hace un tiempo se gestó una interna entre barras, pues el ex lugarteniente César "Loquillo" Rodríguez tomó la tribuna Norte cuando el primero emigró.

Alvarez regresó al país, juntó a mucha gente y volvió al estadio, pero se instaló en la cabecera baja sur, lo que pronto generó controversias entre ambos bandos.

Un primer detonante fue el incendio de un ómnibus, comprobado cuando finalizó el encuentro con Sarmiento de Junín, el lunes 23 de septiembre.

Y el viernes de la semana pasada, directamente no se pudo jugar el partido con Unión, después de que la policía halló a un grupo (el de "Loquillo") en actitud expectante, armado con un arsenal, dispuesto a emboscar a sus rivales (los de "Bebote").

Inclusive esta semana se informó de una disputa a tiros entre gente de "Loquillo" en un barrio de monoblocks cercano al estadio, que derivó en la muerte de una mujer.

Lo que nunca quedó claro es si fue un tema de la barra o una reyerta vecinal.

Opiniones (0)
18 de enero de 2018 | 01:05
1
ERROR
18 de enero de 2018 | 01:05
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    El ciclón que congela a los Estados Unidos
    4 de Enero de 2018
    El ciclón que congela a los Estados Unidos