La "crema" del rock

Nuestro historiador del rock nos trae la historia de una banda que existió sólo durante dos años pero que marcó para siempre la música.

Cuando la Invasión Británica estaba en su esplendor, y Eric Clapton estaba haciendo esfuerzos para sobrellevar el mote de “Dios” de la guitarra que sus actuaciones con “John Mayall and the Bluesbreakers” le habían hecho ganar,  el hombre ya quería empezar a desaparecer.  Corría el año 1966 y en los últimos días de sus actuaciones con los Bluesbreakers, lo vino a ver Ginger Baker,  un potente batero que tocaba con la “Graham Bond Organisation”, y lo invitó a formar una nueva banda.

Clapton lo había visto tocar junto a otra persona en la banda del padre del Blues Blanco Británico,  Alexis Korner, y le dijo que sí, siempre y cuando se sume al proyecto ese bajista que había visto tocar con Baker. Se llamaba Jack Bruce.  Baker y Bruce no se llevaban muy bien, pero ante la el requerimiento de Clapton, Baker accedió y lo llamó.

La primera vez que se reunieron los tres a tocar, por supuesto discutieron. Bruce y Baker  se llevaron muy mal, pero todo se disipó ante la magia que surgió de la música.  Fue algo tremendo. “Cream” fue el primer súper-grupo de la historia, y el primer Power  Trío. Inauguraron ese formato de tres potentes músicos que luego seguiría la Jimi Hendrix Experience, y, por supuesto, en nuestros pagos, Manal, Pappo`s Blues, Chancho Va y tantos otros. La influencia del grupo en la cultura rock, musicalmente, fue impresionante. Solo dos años, cuatro discos, para nunca desaparecer.

Se podría decir que el formato nació de casualidad, porque esa no era la idea de Clapton. El quería incorporar a un teclista por lo bien que eso había resultado con los Bluesbreakers,  y también como lo había hecho su ídolo Buddy Holly con sus “Crickets”, y tenía en mente nada más ni nada menos que a Steve Winwood que estaba en “Traffic”.  Los otros dos no accedieron, pero como sabemos,  al poco tiempo Clapton se dio el gusto de formar su grupo con Winwood, que fue “Blind Faith”, el otro  súper-grupo que duró sólo un disco.

El grupo empezó a ensayar en secreto, ya que los tres tenían otras bandas y contratos vigentes hasta que un día Ginger Baker habló de más ante un periodista del Melody Maker y se estalló el escándalo: John Mayall se enteró  le cayó muy mal la actitud, y ante la naciente prensa del rock, comenzó a rumorearse la formación del legendario trío. Necesitaban un manager. Fueron a ver a Robert Stigwood, el manager de la Graham Bond Organisation, y lo convencieron para que trabaje con ellos. Faltaba el nombre del grupo. Y Clapton fue el encargado de ponerle “Cream”, ya que pensaba que estaban en la crema, en la cima, en lo mejor del rock. El día anterior a la final del Mundial de 1966, Stigwood les consiguió una actuación en el  Twisted Whells de Manchester,  a la que fueron 15.000 personas porque tocaba “The Who”, y como teloneros, presentaron tres canciones.  Fue su presentación en sociedad ante semejante cantidad de gente.

 

Ficharon para un sello Atco, dependiente de Atlantic Records, donde hicieron su primer single. Se llamaba “I Feel Free”, y luego directamente con Atlantic, salió el primer álbum de la banda. Se publicó en diciembre de 1966, y por supuesto, se llamo “Crema Fresca”. En un claro antecedente de cómo Led Zeppelin escribió su historia, Ahmet Ertegun, dueño de Atlantic Records, les dijo que tenían que promocionar el álbum directamente en gira por Estados Unidos.  Y así fue. “Fresh Cream” fue presentado directamente en una gira por Norteamérica, y el grupo adquirió rapidísimo una madurez para tocar en  vivo pocas veces vista.

En 1967 sale la obra maestra del grupo. Un álbum muy consistente, con el sonido de sus instrumentos muy afilados, con mucha producción, con mucho uso por parte de Eric Clapton del pedal wha wha, con una atronadora batería de dos bombos por parte de Baker, y con un Jack Bruce que no solo descollaba como bajista, sino que como cantante y letrista (gracias a la  sociedad con Pete Brown, un poeta que aportaba letras al grupo), creció muchísimo en relación al primer disco. Y por sobre todo, Clapton se animó a dejar de lado, aunque fuera por poco, sus obsesión purista con el blues, metiéndose un poco en la psicodelia reinante, a lo que ayudó muchísimo el “fluir” de su forma de tocar la guitarra, que se contraponía a la incendiaria forma de hacerlo por parte de Jimi  Hendrix que estaba deslumbrando en Londres por entonces.

 

Por supuesto que el tema emblemático del disco es “Sunshine of your Love”, con ese riff tan conocido y demoledor. Pero “Strange Brew” es uno de los mejores temas del albúm. Ahí está la psicodelia del grupo, ahí se entiende lo que es tocar la guitarra “fluídamente”, y para mi es el mejor tema de disco. El papel de Clapton en la canción, cantándola incluso, es memorable, parecen dos guitarras las que suenan.

Con la salida de este disco en noviembre de 1967, “Cream” consolidó sus presentaciones en vivo, que  a partir de acá fueron memorables. Solos y temas que se extendían por 15 o 20 minutos, un despliegue de potencia y calidad que se veía por primera vez. A tal punto que “Disreali Gears” es clave para entender el desarrollo futuro del rock. Acá están los cimientos del Hard Rock, y del Heavy Metal.  La salida del Sargento Pimienta de los Beatles y del primer disco de la Jimi Hendrix Experience, “Are you Experienced?”,  unos meses antes,  ayudaron a que el disco quede relegado y opacado, ocupándose el tiempo de ponerlo en su lugar, como uno de los mejores de todos.

El grupo viajó nuevamente a EEUU, donde en El Filmore pudieron dar recitales históricos y descubrieron el potencial de la banda en vivo. Los Cream se  hicieron famosos gracias a las giras por EEUU, pero estas eran tan frenéticas que fueron el comienzo del fin.  Tanta adrenalina, tanta presión, hizo que los tres no pudieran mantener la música a flote. El espíritu que tenían desapareció y por sobre todo, la personalidad de Eric Clapton no aguantó.  No le gustaba la complacencia extrema de la gente, y comenzó a sentirse, según sus propios dichos, un estafador del público. No obstante, en 1968 sale el tercer disco, “Wheels of Fire” un disco doble, que tiene parte de estudio, con temas nuevos como “White Room” y “Politician”,  y parte de las actuaciones en vivo en el Fillmore de San Francisco. Clapton afirmó en su autobiografía que todo el mundo pensaba que el final de Cream se debió a las luchas de personalidades entre los tres miembros,  pero eso era solo una parte pequeña del problema. Así como posteriormente dejó “Blind Faith” porque pensaba que su grupo telonero (Delaney & Bonney) eran mejores que ellos y le daba vergüenza salir a tocar después, y se junto con ellos formando “Derek And the Dominos”, la cabeza de Clapton dejó de estar rápidamente en “Cream”, cuando escucho a “The Band”, y dijo: esto es lo que quiero hacer, tocar con “onda”, convencido de lo que quiero hacer, y no le pasaba eso con  Cream. No obstante el final fue lento. Volvieron a Inglaterra, agotaban todas las presentaciones, pero Clapton se daba cuenta de que los conciertos eran solo exhibiciones individuales de cada uno, y no había espíritu de unidad.  Empezaron a tener poca relación entre ellos y se juntaban solo a tocar en vivo y nada más. A fines del 68 la situación no daba para más y luego de una gira se organizaron los dos  famosos conciertos de despedida en el “Royal Albert Hall” de Londres, el 26 de noviembre de 1968. Fue una verdadera fiesta, una despedida como se merecían. No solo fue un concierto para los fans, había músicos, amigos, y todos sus conocidos. Al terminar, cada uno se fue a su casa como si nada hubiera ocurrido, dejando una gran cuenta pendiente.  El Power Trío de un día para el otro desapareció. Gracias a Dios, los conciertos fueron grabados por la BBC y hoy en día se pueden disfrutar.

En 1969, con Cream ya disuelto, salió “Goodbye”, el disco “póstumo” del grupo, que tiene tres canciones en vivo y tres nuevas, compuestas, como correspondía al estado del grupo, separadamente una por  cada uno. Se destaca “Badge”, la de Clapton, con ayuda en la composición de su amigo George Harrison.

 

Duraron dos años. Revolucionaron todo. Por 37 años no se supo más nada de ellos como grupo. En el 2005 se juntaron y volvieron a recrear sus legendarios conciertos, tocando en el mismísimo Royal Albert Hall de Londres y en el Madison Square Garden de Nueva York. Al fin, pagaron la cuenta.

Opiniones (2)
19 de octubre de 2017 | 00:50
3
ERROR
19 de octubre de 2017 | 00:50
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Cuando apareció Hendrix en Londres, se terminó Slowhand y Clapton is God. Si bien Cream es una estupenda banda, creo que es asi gracias al aporte musical de un tipo como Jack Bruce, con formación académica como cellista y contrabajista. Sabemos que aca en Argentina hubo y hay buenos power-trio, me permito nombrar el que, para mi humilde opinión, es el pionero: Aeroblus Pappo-Medina-Rolando Jr.
    2
  2. Bien que recordaras a Cream. Después de escuchar eso, año 67, no había marcha atrás posible (el mismo año de Astronomy Domine de Pink Floyd, cuántas maravillas juntas..). Ahora, los que amamos Cream no les perdimos la pista a sus integrantes. Jack Bruce es el MEJOR bajista que dio el rock, y no por nada estuvo con Tony Williams en Lifetime -otro grupo fundamental. Para los fanas, tiro la discusión de café: ¿"As you said" no es por lejos la mejor canción de Cream? (y como tooodas las mejores de Cream, debida a Bruce, que era y es un compositor de la hostia y muy buen cellista)
    1
En Imágenes
Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
17 de Octubre de 2017
"Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México
La última fecha de eliminatorias Rusia 2018 en imágenes
11 de Octubre de 2017
La última fecha de eliminatorias Rusia 2018 en imágenes