Agredieron al actor Juan Palomino en Angola

Juan Palomino se encuentra en plena grabación del film "Los Dioses del Agus” y junto a todo el equipo de trabajo fueron agredidos.

El equipo de artistas y técnicos argentinos y angolanos que se encuentran en Angola filmando la película “Los Dioses del Agua”, de Pablo César, fueron agredidos violentamente a bordo de un avión que estaba a punto de partir hacia Luanda desde el aeropuerto de Saurimo, según informó el portal Primiciasya.com.

Salvo por algunos golpes y raspaduras, además del mal momento que vivieron dentro del avión, que ya estaba en medio de la pista del aeropuerto a punto de despegar, tanto el director del filme y los demás artistas y técnicos argentinos y angolanos que viajaban con ellos salieron ilesos y se encuentran en buen estado de salud.

El violento episodio ocurrió en el aeropuerto de Saurimo, casi a mitad de camino entre las ciudades de Dundo y Luanda, capital del país, a bordo de un viejo avión a hélice ruso alquilado por el Ministerio de Cultura de Angola para trasladar al equipo de artistas y técnicos de ambos países.

Además de César, entre los argentinos que viajaban en el vuelo se encontraban Juan Palomino, actor y protagonista del filme, Charo Bogarín, cantante del grupo Tonolec y coprotagonista, Pablo Ballester (productor ejecutivo), Carlos Ferro (director de fotografía), Cristian Vega (asistente de cámara) y Rodrigo Sánchez Mariño (sonidista), quienes se encuentran ilesos y en buen estado de salud.

Todo comenzó cuando la nave piloteada por tres hombres de origen ucraniano, con el apoyo de un angolano que hacía las veces de ayudante de a bordo y guardia, decidieron descender en el aeropuerto de Saurimo, apenas una hora después de partir desde Dundo (Lunda Norte), cuando en realidad esa escala no estaba fijada en la hoja de ruta.

En la pista de aterrizaje, los hombres abrieron la puerta trasera y delantera del avión, y por ellas subieron sorpresivamente otras 20 personas que no estaban previstas en el vuelo –un servicio exclusivo que el Ministerio de Cultura brindaba a la producción del filme-, lo que generó primero molestias y luego gran preocupación, ya que no tenían lugar donde sentarse ni cinturones y estaban provocando un peligroso sobrepeso.

Incluso, tres de estos pasajeros “colados” fueron escondidos por el ayudante de abordo en el baño trasero del avión, lo que generó una situación tan irregular y absurda que varias de las mujeres que integraban el equipo técnico angolano comenzaron a quejarse a viva voz y algunas entraron en un estado de pánico y llanto pidiendo a gritos y de pie que detuvieran el vuelo.

En medio del caos y la confusión, en un calor que se hacía cada vez más sofocante por el exceso de pasajeros, y ante el peligro y el riesgo cierto que esto provocaba para sus vidas, el director Pablo César y el resto del equipo argentino-angolano decidieron que la única solución era abandonar el avión y pidieron por favor que lo detuvieran para descender.

Como nadie los escuchaba y los pilotos ucranianos ya habían encendido las hélices del avión para despegar, Juan Palomino y algunos miembros angolanos del equipo se acercaron a la cabina del avión, pero el ayudante angolano de los pilotos –que luego quedó detenido al llegar a Luanda- les salió al cruce, agrediéndolos violentamente, primero con una escalera y luego con un cuchillo.

En el tumulto y el forcejeo, en medio del griterío generalizado de los demás miembros del equipo técnico, que veían azorados y aterrorizados lo que estaba ocurriendo, el hombre golpeó y empujó al actor argentino, que intervenía en defensa de sus compañeros, provocándole raspaduras y una quemadura leve en su espalda.

Ante semejante situación, las autoridades militares del aeropuerto hicieron detener el avión y obligaron a todos a descender del mismo, hasta que finalmente –y luego de varios minutos de espera en los que varios técnicos lloraban o sufrían baja de presión- permitieron subir únicamente a los pasajeros autorizados para continuar el vuelo hacia Luanda.

Una vez en la capital del país, el agresor fue detenido y puesto a disposición de la policía militar, mientras que César, Palomino y Bogarín, además de los otros miembros argentinos del equipo técnico, fueron asistidos por el embajador argentino en Angola, Julio Lascano y Vedia , y un médico de la delegación diplomática en Luanda.

Aunque no fue confirmado por la policía, el hecho podría revelar el negocio turbio de algunos de los pilotos y ayudantes de a bordo de este tipo de aviones en Angola, que sobrevenden pasajes y llevan a más personas de las que pueden cargar, incluso sin asientos ni cinturones de seguridad, algo que ya provocó varios accidentes aéreos y víctimas mortales en los últimos años.

Opiniones (0)
11 de diciembre de 2017 | 07:06
1
ERROR
11 de diciembre de 2017 | 07:06
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Leopardo al acecho
    7 de Diciembre de 2017
    Leopardo al acecho
    Incendios en California
    6 de Diciembre de 2017
    Incendios en California