Hoy

Murió el escritor Tom Clancy

Clancy era conocido sobre todo por sus thrillers políticos, como "La caza del octubre rojo". Las películas basadas en sus novelas, en esta nota.

El escritor estadounidense Tom Clancymurió la pasada noche a los 66 años en un hospital de Baltimore, según informó "The New York Times" a través de Twitter, citando a su editor.

Clancy era conocido sobre todo por sus thrillers políticos, como "La caza del octubre rojo".

Las películas

Tom Clancy creó el tipo de historias de acción inteligentes y perspicaces que le encantan a Hollywood, que llevó sus libros a la gran pantalla en el cintas protagonizadas por actores como Harrison Ford, Ben Affleck, Scott Bakula y Sean Connery en el papel del agente de la CIA Jack Ryan y otros personajes.

— "La caza del octubre rojo" de 1990, con Sean Connery y Alec Baldwin.

— "Juegos patriotas " de 1992, con Harrison Ford.

— "Peligro inminente" de 1994, con Harrison Ford y Willem Dafoe.

— "NetForce", película para la TV de 1999, con Scott Bakula.

— "La suma de todos los miedos" de 2002, con Ben Affleck y Morgan Freeman.

— "Jack Ryan: Shadow One", de próximo estreno, con Chris Pine y Kevin Costner.

Tom Clancy, el escritor con el que siempre ganaban los buenos

Por Chris Melzer, dpa

Las gafas marcaron su destino. Ellas fueron las culpables que Tom Clancy, fallecido el martes a los 66 años, se convirtiese en representante de seguros en lugar de ser comandante de un tanque o de un submarino. Hasta que, sintiéndose frustrado, decidió empezar a escribir sobre el mundo que le fascinaba, el del Ejércto. Libros como "La caza del Octubre Rojo" le hicieron famoso, y también rico.

Recién cumplidos los 30, Clancy comenzó a sumergirse en el mundo de la Marina. Deboró mapas y diarios, habló con expertos y recreó batallas marinas. Gracias a los primeros videojuegos se inició incluso en la táctica.

El resultado fue un libro sobre un capitán soviético que se pasa con su submarino al lado de los estadounidenses. Se llamó "La caza del Octubre Rojo" (1984), se vendió de una forma extraordinaria y millones de personas acudieron a ver a la versión cinematográfica protagonizada por Sean Connery y Alec Baldwin. En medio de los últimos coletazos de la Guerra Fría, Clancy relataba el conflicto de forma creíble, casi sin sangre y, sobre todo, emocionante.

Incluso los expertos de la Marina se quedaron perplejos, preguntándose de dónde había sacado un agente de seguros semejante conocimiento. La respuesta de Clancy era sencilla: trabajo duro. "Todas las informaciones están ahí, si se buscan", explicó.

Para Clancy supuso una huída de la aburrida realidad a un mundo que le parecía mucho más emocionante. "Me gusta escribir", afirmó en una entrevista televisiva de 1986. "Nunca me había divertido tanto. Uno puede construirse su pequeño mundo, como cuando lo hacía de pequeño con trenes. Pero en lugar de trenes tengo tanques y barcos y aviones y todo eso". Todo podía organizarse como quería. "Y cuando no me gusta, vuelvo a empezar por el principio".

A los lectores les gustaba lo que escribía el novelista norteamericano. Hacía que oficiales soviéticos espiasen para los estadounidenses, pasaba bombas atómicas de contrabando a Estados Unidos y su estrella, el agente de la CIA Jack Ryan, salvaba al heredero al trono británico o descubría una conspiración de un cartel de la droga.

Algo diferente fue "Red Storm Rising" (1986), su simulación sobre cómo habría sido una III Guerra Mundial entre la OTAN y el bloque del Este y que resultaba aterradoramente real.

Por supuesto, con Clancy siempre ganaban los buenos. Y era precisamente eso lo que los críticos le echaban en cara: que los argumentos eran previsibles y siempre se resolvían a favor de la CIA, o los marines o de la Casa Blanca, o de quien quiera que estuviese cerca de la bandera de barras y estrellas.

"Clancy tiene un punto de vista bastante simple del mundo", afirmó por ejemplo el cómico británico Bill Bailey. "El bien contra el mal. El mal parece imponerse, pero al final gana el bien porque tiene las mejores armas".

Su figura fue controvertida. Lo que más se le criticaba es que adorase las armas y el Ejército. Miembro durante toda su vida de la Asociación Nacional del Rifle (NRA), en realidad le gustaba encontrar respuestas fáciles a preguntas complicadas. En uno de los capítulos de "Los Simpson", cuando uno de los personajes era golpeado con libros deClancy, exclamaba: "Eso duele menos que leerlos". El escritor se lo tomó con humor y fue él mismo quien puso voz a su personaje en la famosa serie de dibujos animados.

Gracias a sus novelas, Clancy tenía buenos contactos con las fuerzas de seguridad y los servicios secretos. Supuestamente, tan buenos que le alguna vez le habrían confiado información confidencial. "Sé cosas que jamás podría publicar en un libro", dijo en una ocasión. "Y las cosas más horribles ni siquiera son secretas, sólo que nadie las lee".

En algunas ocasiones fue incluso un poco profético. En "Deuda de honor"("Debt of Honor"), publicado siete años del 11-S, hizo que terroristas japoneses estrellasen un Boeing en el Capitolio de Washington, matando a cientos de personas.

"Cuando mis chismes se convierten de repente en realidad, es un tanto terrorífico", aseguró. Aunque entre la realidad y la ficción de un novelista hay una gran diferencia, aseguró: "La ficción tiene que tener sentido".

Opiniones (0)
11 de Diciembre de 2016|06:57
1
ERROR
11 de Diciembre de 2016|06:57
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    Claves: Tom Clancy
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic