"Sentí que al fin podía ser la perra mala que soy"

Miley Cyrus, de 20 años, dijo que buscaba "hacer historia" con su presentación junto a Robin Thicke y el polémico perreo.

Miley Cyrus aseguró que estaba decidida a sorprender y a "hacer historia" y que no se arrepiente de su polémica actuación en la pasada edición de los MTV Video Music Award. Así lo cuenta el portal Minutouno.com

En el documental "Miley: The Movement", que se emitirá en MTV el 2 de octubre, la cantante y actriz de 20 años se presenta como una intérprete astuta y ambiciosa, decidida a que su single "We can't stop" llegue al número uno y a dejar atrás sus raíces como la estrella de Disney Channel, Hannah Montana.

Cyrus se refirió a su actuación durante la gala de premios con el cantante Robin Thicke como un "lío estratégico y ardiente". El espectáculo pretendía rebasar los límites, dijo, y agregó que quería que la actuación fuera memorable como la del beso de Britney Spears con Madonna en la misma ceremonia hace una década. "Eso es lo que buscas: hacer historia", sentenció. "Sentía que al fin podría ser la perra mala que soy realmente", dijo en el documental.

El aspecto de Cyrus, con uñas doradas, tatuajes y el pelo corto y rubio platino, está lejos de sus días como la estrella adolescente de la serie de televisión "Hannah Montana", que se emitió entre 2006 y 2011.

Para reforzar su imagen, Cyrus ha posado en topless para Rolling Stone y para una de las portadas de su álbum "Bangerz", que saldrá a la venta el 8 de octubre. La cantante también se desnudó en el video de la canción "Wrecking Ball".

El documental, de una hora, se grabó poco después de la actuación de Cyrus en los MTV VMA y hace un recorrido por la vida de la estrella en su casa de Los Ángeles, con sus perros, durante sus apariciones para promocionar "We can't stop" y en los ensayos.
Opiniones (0)
21 de agosto de 2017 | 16:47
1
ERROR
21 de agosto de 2017 | 16:47
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes