Retrato de la mujer que sacó a la luz el delito de la trata

Soledad Vallejos relata la transformación de Susana Trimarco, la madre de Marita Verón, una mujer devenida líder social con proyección internacional.

"A las que se animan", dedica Vallejos su último libro editado por Aguilar, Trimarco. La mujer que lucha por todas las mujeres, y refuerza: "A las que se animan a hacer. A las que no tienen miedo, no sin medir consecuencias, sino sabiendo que todo esto puede pasar y hacerlo igual".

Como periodista, Vallejos siguió los pasos de Susana Trimarco, desde los tramos finales del juicio que absolvió a los trece acusados del secuestro y desaparición de su hija hasta su incesante trabajo en la Fundación María de los Ángeles.
 
"Me obsesionaba una cosa -dice sobre la génesis del libro-: por qué su figura generaba tanta polémica en Tucumán, mientras que en Buenos Aires no pasaba lo mismo".
 
Pero sobre todo, advierte, "el hecho de que todavía pareciera que esté en discusión la existencia de redes de trata". Y es ahí donde Trimarco es todo un símbolo de lucha, porque a la par que busca a su hija pone al descubierto este delito que conlleva la explotación sexual, el secuestro, la compra y venta de mujeres y niñas, en un entramado de complicidades interregionales.
 
Las páginas de este libro, tan imponentes como dolorosas y conmovedoras, revelan a una mujer fuerte, que acusa, teje con insistencia alianzas y hace escuchar su voz. "Ella quiere vencer la injusticia", asegura Vallejos sobre la pelea de esta mamá que "en su soledad hizo algo con proyección social".
 
Por eso, "ver lo que hay adentro de la foto" es la propuesta de este libro que va tras los pasos de Trimarco: la Marilín -como la bautizó su abuela-, la Susana ama de casa, que le gustaba pasear, tejer y coser; la madre que se puso al frente de la investigación del caso de su hija, tanto que incluso se hizo pasar por proxeneta para encontrarla; la que siguió cada pista y la que transformó su lucha en la de muchas otras.
 
"Trimarco es una persona común y corriente en circunstancias extraordinarias. Una situación recontra inesperada la lleva a descubrir a su alrededor un universo atroz y cotidiano, y convierte su dolor en acción y se endurece, aprende cosas", resume Vallejos en diálogo con Télam sobre esta mujer, que se transformó en una líder social, con mira internacional.
 
Y como tal la sociedad le exige, le pide, le cuestiona. "Se pierde de vista que no deja de ser la madre de una víctima y a su vez, también, una víctima". ¿Es consciente del lugar que ocupa hoy? "Si y no -supone Vallejos-. Sabe que tiene peso público, aprendió las reglas del ejercicio político y reclama al Estado porque se siente legitimada para hacerlo".
 
"Ella tiene una intuición política muy fuerte -valora-. Gran parte del ejercicio que hace como líder social es ver cómo navega en esas aguas; no puede rehuir por completo al escenario político, porque para luchar contra la trata se necesita de aliados de todos los terrenos y en distintas zonas del país".
 
Para la periodista, Trimarco abrió los ojos a gran parte de la sociedad porque "visibilizó redes, mafias y puso el tema en una agenda pública, social y política,. Logró que la gente creyera que lo que contaba era real y además mostró que es un problema que sucede en toda Argentina y en relación con otros países".
 
"Nunca se quedó en la queja, fundó la Fundación María de los Ángeles que brinda asistencia integral a las víctimas de trata; dio a conocer esta problemática aquí y en el mundo, y se involucró en el diseño de la ley de trata, promulgada en 2012 pero todavía sin reglamentar, sólo para nombrar alguna de las acciones llevadas adelante desde el secuestro de su hija en San Miguel de Tucumán.
 
Como ella, su nieta, Micaela, la hija de Marita, acompaña a su abuela y lucha, aún con sus 14 años, en contra de la explotación de mujeres y niñas.
 
También lo hizo Daniel Verón, el padre, antes de morir, "ayudó con la investigación y a rescatar chicas pero cuando vio que todo eso era muy real se derrumbó. Lo ganó la tristeza. Mientras que a Trimarco ver ese mundo la fortaleció".
 
El trabajo que realiza desde la Fundación junto a un grupo de profesionales además de ayudar a erradicar la trata de personas en el país, "le cambia la vida a personas reales de carne y hueso. Son mujeres que fueron encerradas, engañadas, vendidas, secuestradas y que tienen que volver a reinsertarse. Para ello la Fundación les da muchas herramientas", explica la periodista.
 
Sin embargo, hay que insistir sobre el tema, mantenerlo vivo. Y eso es lo que hace todos los días Trimarco ("no para nunca", cuenta) y es también el aporte de este libro. "¿Qué pasa con María Cash, con Fernanda Aguirre, con Sofía Herrera? Son casos urgentes pero sin una figura que lo comunique. Sin premeditarlo Trimarco lo es y su insistencia hace la diferencia", considera.
 
"Ella no va a parar de buscar a Marita, todo este camino lo hace pensando en su hija y aunque no sabe cómo llegar, sí cuál es el lugar al que ir", concluye Vallejos, sobre esta mujer que hoy, en el Día Internacional contra la explotación sexual y la trata, se hace escuchar tan fuerte como ese 3 de abril de 2002.

¿Qué sentís?
76%Satisfacción18%Esperanza6%Bronca0%Tristeza0%Incertidumbre0%Indiferencia
Opiniones (0)
5 de Diciembre de 2016|23:48
1
ERROR
5 de Diciembre de 2016|23:48
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016