Juanita Vera, académica del folclore cuyano

La academia regional de nuestra música autóctona, se sumó al reconocimiento de los mendocinos a esta notable intérprete popular de nuestra provincia, declarándola “Académica de Honor”.

“Que la ACADEMIA DEL FOLKLORE DE CUYO tiene el objetivo de reunir a personalidades que trabajan en la investigación, el estudio, el rescate, la revalorización y la difusión de las expresiones que sustentan al folclore regional.

“Que en Cuyo se gestaron acontecimientos muy importantes para la historia del país. Distintas disciplinas han contado con actores fundamentales, cuyanos cuyo talento, creatividad y compromiso con la cultura regional, nacional y americana le valieron el reconocimiento fuera de los límites de la región.

“Que también existen muchos que, desde un lugar más anónimo y no por ello menos importante, desarrollaron un incesante trabajo propiciando que su generación y las posteriores conozcan y valoren los pilares que sustentan la cultura popular.

“Que un claro ejemplo lo constituye una notable mujer mendocina, que a través de su vida logró ser considerada como una de las figuras más importantes de la música popular cuyana. Excelente cantora, exponente indiscutida por su profesionalidad, constancia y, sobre todo, por su notable calidad humana. Compartió con los principales referentes y se convirtió en una de las difusoras fundamentales de la música regional que cosechó el aplauso y el reconocimiento de toda la Argentina.

“Que este año, la Legislatura Provincial le entregó la Distinción “Gral. José de San Martín” por su trayectoria en el Arte y la Municipalidad de Lavalle, el departamento que la vio nacer y la cuenta entre sus residentes honorables, bautiza con su nombre un nuevo ámbito cultural.

Por Ello: La Academia Del Folclore De Cuyo resuelve nombrar a MARIA JUANA VERA como ACADÉMICA DE HONOR de nuestra Entidad. En Cuyo, República Argentina, el 20 de Setiembre de 2013. Firman: Aníbal Cuadros como presidente y Leopoldo Martí en su cargo de secretario.

Profeta en su tierra

Oriunda de Lavalle, Mendoza, María Juana Vera nació un 5 de abril de 1945en la Villa Tulumaya. Juanita, como la llaman sus amigos y vecinos, es un verdadero hito en el folclore cuyano. Su trayectoria, calidad interpretativa y calidez humana, han hecho de ella una referente indiscutida en el departamento de Lavalle, en y en todo Cuyo. En1961, a sus16 años, fue ganadora de un concurso de canto, comenzando así su carrera artística, a lo largo de la cual recibió numerosas distinciones, premios y homenajes.

Sus primeros pasos fueron con temas de la música peruana y del litoral argentino. Luego incursionaría en el repertorio tradicional de cuyo con tonadas, cuecas y gatos, difundiendo, principalmente temas del maestro Félix Dardo Palorma.

Aquellas improvisaciones hogareñas, junto a un hermano suyo, le fueron abriendo las puertas hacia in horizonte impensado para ella: los grandes escenarios de la Fiesta de la Vendimia y los más importantes festivales folclóricos argentinos.

En la década del ’80, grabó su primer tema: “La calandria prisionera” y también la mayor parte de su discografía.

Se produce, entonces, un prolongado silencio, que viene a romperse treinta años después. Grabaciones como “Canto a los cuatro vientos”, y “Entre gatos y cuecas”, marcan un exitoso regreso que la lleva a brindar recitales por todo el país . Su cálido timbre y calidad interpretativa la colocan en un privilegiado lugar de respeto en el ambiente de la música cuyana. No hay escenario mendocino donde no haya cantado. Además, su presencia a nivel nacional fue creciendo con el tiempo y tuvo la posibilidad de despertar los mejores comentarios después de su presentación en el Festival de Cosquín. Sin duda, su figura es apreciada gracias a su talento y su don de gente, algo fundamental para la vida y no muy frecuente en este ambiente.
Así, Juanita Vera tiene un nombre y apellido familiar y querido para los mendocinos que celebran este reconocimiento oficial.

Cantoras con Yolanda Navarro

En una entrevista publicada por un viejo matutino local, Walter Gazzo, le hizo la siguiente entrevista con motivo de la aparición del disco “Cantoras” junto a Yolanda Navarro. Escribe mi colega:

“Tras dos discos editados como solista (“Póngale por las hileras” y “Los tiernos juramentos”), su placa “Cantoras” -dúo que formó con Yolanda Navarro- alcanzó notoriedad a nivel nacional.
-¿Hacía mucho que no editaba un disco?

-Ya me había olvidado cómo era… Han pasado unos veinte años desde que presenté el último material. Por eso, se debe imaginar que estoy realmente feliz. Tengo que aclarar algo: el año pasado hice “Cantoras”, junto a Yolanda Navarro y alguna participación en un disco que editó el municipio de Lavalle. Pero como solista, ha pasado mucho tiempo.

-¿Y cómo es la sensación de un “hijo nuevo”?

-Es algo hermoso. Yo le doy gracias a Dios que pude volver a grabar y también le agradezco que me haya puesto en el camino a Morcy y mis músicos porque ellos fueron los que más hicieron para que esto se concretara. Han confiado en mí sin miramientos y eso hay que rescatarlo. En estos tiempos -y casi siempre- se ha apostado a los jóvenes... y que ellos confiaran en mí es un halago.

-¿Cómo nació este disco?
Cuando comprobé la seriedad del proyecto por parte de productor empecé a trabajar en el armado de las canciones. Hice una selección de temas que quería grabar y así fueron apareciendo títulos muy queridos para mí. Ahora confieso algo: me costó encontrar una tonada a mi gusto y estilo. Busqué y busqué hasta que encontré “He comprendido recién”. Ahí me di cuenta de que era la tonada que quería, porque la siento muy en el corazón. No puedo cantar canciones que no sienta.
En medio de la charla aparece un joven que le pide a la artista que le firme y dedique el disco recién comprado. "Se llama igual que mi nieto" afirma Juanita y le escribe el booklet: "Para Emmanuel, con cariño. Juanita Vera".

-¿Se acercan los jóvenes a su música?
-Mucho más de lo que uno se puede imaginar. Los jóvenes siempre están donde yo canto y eso me llena de emoción. Fíjese que este chico vino a comprar el disco recién salido. Y eso mismo ya me pasó con varios. Siento que los chicos me quieren mucho.
En medio de la charla interrumpe Emmanuel, un joven que le pide a la artista que le firme y dedique el disco recién comprado. "Se llama igual que mi nieto" afirma Juanita y le escribe el booklet: "Para Emmanuel, con cariño. Juanita Vera".

-¿Se acercan los jóvenes a su música?
-Mucho más de lo que uno se puede imaginar. Los jóvenes siempre están donde yo canto y eso me llena de emoción. Fíjese que este chico vino a comprar el disco recién salido. Y eso mismo ya me paso con varios. Siento que los chicos me quieren mucho

-¿Cree que faltan cantoras en la Argentina?
-Faltan muchísimas. Lo que pasa es que el folclore está muy pobre. Hay una decadencia que no sé de dónde viene. Tal vez sea la situación económica la que atenta contra esto. Antes tenías más tiempo para ensayar, para ir de un lado a otro. Pero ahora tenés varios trabajos y ya no te podés dedicar de lleno a tu pasión. Entonces todo se hace más difícil y el nivel empieza a decaer. Yo he tenido la suerte de que siempre, donde me presente, arranco con una tonada. Eso no me lo niega nadie. En Buenos Aires -y en cualquier parte donde canto- ya saben que la mano viene así.

De Ushuaia a La Quiaca

“Como todos los lunes Marcelo Coronel compartió con De Ushuaia a La Quiaca sus conocimientos sobre música folklórica argentina. “Tonada cuyana” fue el tema y el viaje arrancó por Mendoza Entre anécdotas, ejemplos y guitarras encendidas, apareció un nombre desconocido hasta el momento por nosotros: Juanita Vera.

Escuchamos su versión de “La calandria prisionera” y al indagar sobre su trayectoria resultaría ser una de las más importantes intérpretes de la música cuyana del país. No quisimos esperar más y dos días después la entrevistamos, no vaya a ser cosa se nos escape de nuevo.

“Después de los 17 años empecé a cantar, de chiquita no cantaba ni en la escuela. Empecé porque mi hermano sabía la guitarra y vivíamos en un lugar que era muy desolado, y él en la noche sacaba la guitarra y me decía: vení, cantá, y por las noches cantábamos los dos”, relató Juanita

Se crio en el seno de una familia musical: su padre también tocaba la guitarra y cantaba así como los hermanos de su madre; pero fue recién durante su corta estadía en Buenos Aires -en dónde vivió seis meses allá por el año '68- que la lavallina se encontró con el repertorio de sus pagos: las tonadas, las cuecas y los gatos.

“En Buenos Aires me encontraba con gente que me decía: mendocina, cantame una tonada, ¡y yo no sabía tonadas! Así fue que empecé a cantar música de Cuyo y ya no me pude alejar más”, refirió Juanita. Y agregó: “ahora también canto música litoraleña o música peruana, pero lo mío es la música cuyana tradicional”.

Y no es un dato menor: música cuyana tradicional. Mientras en esa misma época rugía el auge del Nuevo Cancionero, gestado allí mismo en suelo mendocino con Tejada Gómez, Matus y compañía a la cabeza, Juanita se volcaba hacía las sonoridades más tradicionales de Cuyo.

Declara que nunca estudió canto y que a la hora de cantar ella se considera genuina y con estilo propio. “Me decían: no tenés que estudiar canto porque te van a deformar la voz, tenés que quedarte así”, relató.

Opiniones (0)
19 de noviembre de 2017 | 17:19
1
ERROR
19 de noviembre de 2017 | 17:19
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Grammy Latinos 2017
    18 de Noviembre de 2017
    Grammy Latinos 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia
    16 de Noviembre de 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia