Un joven a juicio oral por haber matado a su novia y a sus futuros suegros

En Santiago del Estero, José De Yebra Uñates está imputado por triple homicidio pese a que él siempre afirmó que nunca recordó lo que hizo. Tras una fuerte discusión, el muchacho asfixió a su pareja y luego apuñaló a los padres de ésta. Después intentó suicidarse pero no lo logró.

Un joven será juzgado por asesinar a su novia y a sus futuros suegros, los cuales pertenecían a una de las familias más acaudaladas de Santiago del Estero, y luego aducir "amnesia temporal" que le impedía recordar lo sucedido.

El hecho ocurrió la noche del 17 de marzo de 2007, cuando el joven José De Yebra Uñates ingresó a la vivienda de su novia, Carolina Curi, la asfixió, y luego apuñaló a los padres de ésta, Carlos y Marcelina Bisagra, quien falleció tras una larga agonía de un mes en el hospital debido a las graves heridas sufridas.

El juez del crimen de Cuarta Nominación, Ramón Tarchini Saavedra, dio por cerrada la etapa de instrucción y elevar a juicio al joven De Yebra Uñates por el delito de "triple homicidio calificado agravado por ensañamiento y alevosía", pese a que el imputado siempre afirmó que nunca recordó lo que hizo.

El hecho que conmocionó a toda la provincia, ocurrió tras una violenta discusión en la que, aparentemente, De Yebra Uñates estranguló a Carolina.

Los gritos despertaron a los padres de la víctima, y así fue como el joven tomó un cuchillo tipo tramontina y apuñaló a su suegro, que murió de manera instantánea y luego hizo lo mismo con su suegra.

Al llegar la Policía a la vivienda, encontró a la joven Carolina y al padre de ésta sin vida, y a Vizgarra agonizando en el piso, y le escucharon decir: "Fue Bichi... el novio de mi hija".

Los efectivos policiales siguieron rastreando la vivienda y tras derribar una puerta de una habitación cerrada con llave, encontró a De Yebra Uñates tirado en el piso con una herida de bala en la cabeza, y a su lado un arma con la cual habría intentado suicidarse, y un cuchillo manchado con sangre, con el que habría cometido los asesinatos.

La suegra, pese a las graves heridas, logró ser trasladada al hospital, pero al mes de estar internada perdió la vida.

Sin embargo, su declaración la misma noche del hecho y otra muy breve antes de morir, y gracias al testimonio de la empleada doméstica de la familia, Beatriz Gerez, que relató al fiscal de instrucción Cristian Vitar haber sido testigos de las cuchilladas que Uñates le daba a Carlos y a su esposa, se lograron dilucidar los detalles del hecho.

Además, con un relato desgarrador, la empleada doméstica explicó que pudo salvar su vida dándose a la fuga.

El abogado de la familia pidió el procesamiento de De Yebra Uñates al considear que estaba "absolutamente lúcido y sin estado de ebriedad" cuando cometió los crímenes, lo cual podría suponer que lo hizo "con plena conciencia y premeditación de sus actos, de manera deliberada y fríamente calculada procurando consumar el macabro hecho sin riesgos para si mismo".

Al ser indagado por la Justicia, el joven imputado aseguró que no recordaba nada de lo que había pasado en la casa de los Curi, debido a un accidente que había tenido el día anterior arriba de su auto, lo que le produjo una especie de amnesia temporal.

Sin embargo, la fiscalía comprobó que el accidente automovilístico que dijo haber tenido Uñates el día anterior al hecho no fue de gravedad, sino que sólo se rompió una óptica de su auto.
Opiniones (0)
19 de agosto de 2017 | 13:09
1
ERROR
19 de agosto de 2017 | 13:09
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial