Infuencia del deporte en la esperanza de vida

Correr de forma moderada un par de veces por semana ayuda a aumentar la esperanza de vida en casi 6 años más.

 Una carrera a la semana de una o dos horas es el tiempo necesario para que la actividad física tenga, además de los beneficios conocidos, un valor añadido: alargar la esperanza de vida.

Este hallazgo se suma a muchos otros que relacionan los buenos hábitos de vida con un aumento de la longevidad, sobre todo, porque previenen enfermedades a largo plazo que provocan altos índices de mortalidad. En este artículo se muestra que correr de forma moderada y seguir hábitos de vida saludables ayudan a vivir más y mejor.

Una carrera de una o dos horas a la semana aumenta la esperanza de vida en 6,2 años en hombres y en 5,6 años en mujeres. Estos son los datos del estudio "Copenhagen City Heart" presentado recientemente en Dublín en el congreso EuroPrevent 2012, impulsado por la Sociedad Europea de Cardiología. Esta investigación fue iniciada en 1976 y ha seguido a 20.000 hombres y mujeres de entre 20 y 93 años. Como afirman los autores, no es necesario demasiado esfuerzo para observar un claro beneficio.

Este tiempo (hora o dos horas) a la carrera debe realizarse a ritmo suave o intermedio, hasta quedarse ligeramente agotado. Los investigadores compararon la mortalidad en 1.116 hombres y 762 mujeres corredores con individuos no corredores. Los resultados muestran que, en el periodo de seguimiento (un máximo de 35 años), se registraron 10.158 fallecimientos entre los individuos que no practicaban carrera y solo 122 entre los que sí lo hacían. El análisis mostró, además, que la práctica de la carrera disminuía el riesgo de fallecimiento en un 44% en ambos sexos.

El riesgo de fallecimiento entre los corredores se redujo en un 44% tanto en hombres como en mujeres. Lo curioso es que este beneficio en la longevidad se da en personas que realizan carrera moderada, pero no en las que practican el ejercicio de forma exagerada. Actualmente se sabe que la práctica excesiva de actividad física actúa como pro-oxidante. Así pues, debe realizarse con moderación. Otras investigaciones ya habían constatado que el ejercicio aeróbico enlentece el proceso de envejecimiento al aumentar la densidad ósea.



Fuente; Consumer


Opiniones (0)
17 de octubre de 2017 | 12:58
1
ERROR
17 de octubre de 2017 | 12:58
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"