Belleza en la Edad Media: el panadero que cocinaba cabezas

Todo aquel que estaba descontento con su cabeza podía acudir al panadero de Eeklo, y él y sus empleados le cocinarían, literalmente, una nueva más linda.

En el castillo medieval de Muiderslot, en Muiden, en las afueras de Ámsterdam tiene una la colección de arte compuesta por varios paisajes, naturalezas muertas y algunos retratos. Y también una pintura realmente fuera de lo común.

La obra, un pequeño óleo titulado El panadero de Eeklo, muestra una extravagante y macabra escena, en la que varios personajes cortan las cabezas a otros y las introducen en un horno, mientras otras figuras aparecen con coles sustituyendo el lugar que deberían ocupar sus cabezas.

La pintura parece surgida de una pesadilla o de la hiperactiva y truculenta imaginación del artista (dos en este caso, Cornelis van Dalem y Jan van Wechelen). Sin embargo, el significado de la obra, y de otras con contenido similar, hay que buscarlo en el folklore, explica Javier García Blanco en su blog Arte Secreto.

Desde la Edad Media, pero especialmente durante los siglos XV y XVI, los territorios de Flandes y los Países Bajos vieron prosperar una singular leyenda sobre un panadero que ejercía su trabajo en la localidad de Eeklo.

Según este cuento popular, todo aquel que estaba descontento con su cabeza -ya fuera porque no le agradaba su rostro, porque había envejecido o bien porque quería ser más inteligente-, podía acudir al panadero de Eeklo, y él y sus empleados le cocinarían, literalmente, una nueva según sus necesidades.

Una vez en el establecimiento del panadero, los trabajadores le cortaban al “paciente” la cabeza y colocaban una col en su lugar para evitar que se desangrara. A continuación modificaban la cabeza del cliente con las “mejoras” que había solicitado, la embadurnaban con yema de huevo y la introducían en el horno para “cocinar” una nueva. Después la colocaban en su lugar y el cliente podía irse estrenando cabeza y vida nuevas.

Sin embargo, las cosas no siempre salían bien. Si los panaderos se despistaban y la cabeza estaba dentro del horno durante el tiempo incorrecto -ya fuera más o menos-, el resultado era desastroso: la nueva cabeza resultante podía salir medio cocinada o demasiado hecha, y por tanto su propietario acabaría convertido en un idiota, un loco o un monstruo.

Gracias a esta llamativa historia, durante varios siglos los padres de los Países Bajos conseguían amedrentar a sus hijos cada vez que alguno de ellos se lamentaba de su aspecto o de su inteligencia. Podían ir a hacer una visita al sangriento panadero de Eeklo, y su cabeza, en lugar de mejorar, podría acabar mucho peor.

Opiniones (0)
8 de Diciembre de 2016|12:56
1
ERROR
8 de Diciembre de 2016|12:56
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic