Deportes

Raymond Domenech dice que Francia ganará la Eurocopa

El técnico que dijo que Francia estaría en la final de la Copa del Mundo 2006, y estuvo en el correcto, ahora asegura que su equipo ganará la Euro en Austria y Suiza.

''En mi opinión, Francia será el campeón de Europa'', afirmó.

Esta selección de Francia es muy diferente a la que hace dos años sucumbió por penales ante Italia en la final del mundial de Alemania.

La reñida competencia por puestos en el once titular ha permitido que Les Bleus tengan un equipo muy sólido para la Euro 2008.

A diferencia de hace dos años, Francia ya no se persigna exclusivamente en Zinedine Zidane para conducir sus hilos, y lo cierto es que esto ha caído como una bendición. Se puede argumentar que éste es el equipo más cohesionado en mucho tiempo.

Todo era Zidane en torneos previos, con debates incesantes sobre quién era el adecuado para ser su socio y definir cuál era el esquema que mejor se adaptaba para el genio.

Quizás el logro de Domenech fue acabar con la excesiva dependencia por Zidane y armar un equipo competitivo.

Con el surgimiento de talentos como Karim Benzema, goleador del Lyon, y su compañero Hatem Ben Afra, Francia ha inyectado sangre joven junto a veteranos como Claude Makelele y Patrick Vieira.

''La experiencia siempre es necesaria. Un equipo sin experiencia no puede ir muy lejos'', dijo Domenech. ''Los experimentados están para recordarles a todos que no todo se consigue en un partido''.

Sin embargo, ha prescindido de David Trezeguet, el tercer goleador en la historia del seleccionado francés con 34 goles.

El atacante franco-argentino, de 30 años, ha tenido una magnífica temporada con la Juventus de Italia, a la que ayudó a regresar a la Liga de Campeones con 20 anotaciones, una menos que su compañero y máximo artillero de la Serie A, Alessandro Del Piero.

Domenech se inclinó en cambio por Djibril Cissé y el debutante Bafetimbi Gomis, pese a que ninguno marcó tantos goles como Trezeguet.

Las posibilidades de Francia no son descabelladas para levantar su tercer título europeo. Pero si quieren sumar uno adicional a los que lograron en 1984 y 2000, los galos deberán primero sortear el grupo más fuerte del torneo.

El C incluye a Italia, Holanda y Rumania.

Y el debut ante Rumania, el 9 de junio, es el partido que más inquieta a Domenech.

''No hay que subestimar a nadie. Cometes un gran error cuando consideras a un rival más accesible que otro. Todos los partidos son iguales'', advirtió el timonel.

Un problema para Domenech es que varias de las figuras establecidas llegan tras temporadas de poco brillo.

Entre ellos se destacan el delantero Thierry Henry y el defensor Liliam Thuram, ambos del Barcelona. Florent Malouda, punta del Chelsea, y Willy Sagnol, zaguero del Bayern Munich, tampoco anduvieron bien.

Los cuatro fueron titulares en la final del mundial 2006, pero perdieron preponderancia en sus clubes esta temporada.

En el caso de Henry, su primer año con el Barcelona fue marcado por sinsabores, acentuado por no jugar como centrodelantero.

''Nunca he corrido tanto en mi vida'', dijo Henry tras un partido en el que tocó jugar por las bandas. ''Ya no tenía piernas cuando tenía que encarar al último hombre''.

De vuelta a su puesto habitual por el medio, Henry marcó cuatro goles. Esa es una señal alentadora, ya que Henry es el goleador histórico de la selección con 44 tantos.

Pero el jugador clave es el extremo Franck Ribery, a quien se le considera el nuevo talismán y la carta de gol de la selección tras el retiro de Zidane.

Su primer año en Alemania con el Bayern fue un éxito total, saliendo campeón de la Bundesliga y en el torneo de Copa. En 60 partidos de liga con el Olympique de Marsella, Ribery metió 11 goles, pero en Aelamania aumentó considerablemente su efectividad con un tanto por cada tres partidos.

''Todo el éxito en Munich da más confianza. He mejorado dentro y fuera de la cancha. Me siento mejor que nunca con la selección. Soy el líder'', dijo Ribery.
En Imágenes