Deportes

La sede, la gran decisión del COI en Buenos Aires

Hoy, la Argentina será blanco de todas las miradas cuando Rogge comunique donde se realizarán los Juegos Olímpicos 2020.

Tensos, sobreexcitados, ansiosos y sin poder dormir, los responsables de Estambul, Tokio y Madrid, las tres ciudades que aspiran a albergar los Juegos Olímpicos de 2020, comparten un ruego: basta ya, que llegue el día.

Y el día llegó. Hoy, entre las 17:00 y 17:30 de Buenos Aires (20:00 a 20:30 GMT), el presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Jacques Rogge, dirá "a la ville de...", y el mundo del deporte contendrá la respiración antes de que el belga revele el nombre de la ciudad ganadora.

Si dice Estambul, el COI estará optando por una "apertura soft" al mundo musulmán, unos novedosos Juegos disputados simultáneamente en Europa y Asia. Y unos Juegos, también, de altísimo gasto en una región turbulenta, con Siria en guerra interna y la propia Turquía sumamente alterada en lo político.

Tokio es una de las sedes que se postulan.

Si dice Tokio, los miembros del COI habrán puesto la confiabilidad y seriedad japonesas por encima de las fuertes incertidumbres que genera el desastre nuclear de Fukushima.

Si el nombre pronunciado es el de Madrid, el mundo olímpico habrá elegido otro camino: una candidatura austera y un regreso a Europa para premiar a una ciudad que insiste por tercera vez consecutiva en su sueño olímpico pese a la pavorosa crisis económica que atraviesa España.

A horas de la elección y con el sol de la inminente primavera argentina calentando con dulce fuerza el ambiente en Buenos Aires, un cierto consenso está instalado entre los miembros del COI: Madrid llega a la elección con una leve ventaja sobre Tokio.

"Un mes atrás daba la impresión de que era Tokio la que tenía una pequeña ventaja sobre Madrid. Hoy es al revés, esa ventaja es de Madrid", dijo a la agencia dpa un influyente miembro del COI.

Gasol y Maravilla Martínez apoyan a Madrid.

Ana Botella, alcaldesa de Madrid, dijo hoy no querer saber nada con esos pronósticos: "Los números que importan son los votos, todo lo demás no tiene absolutamente ningún significado".

Pero palabras más, palabras menos, el análisis favorable a Madrid se repite en boca de otros integrantes del club olímpico, menos de un centenar de hombres y mujeres que, en una urna sellada y con voto secreto, marcarán mañana el destino de la nave olímpica.

¿Qué sucedió para llegar a esa aparente ventaja de Madrid? Tres cosas fundamentales: los españoles hicieron una muy buena campaña, corrigiendo los errores de las dos candidaturas anteriores, los turcos hicieron lo contrario y los japoneses tropezaron con Fukushima en el peor momento posible.

Para que una ciudad sea elegida sede olímpica necesita lograr la mitad más uno de los votos emitidos. De los 103 miembros del COI hay cinco que no pueden sufragar en la primera ronda: los tres españoles, el japonés y el turco. Rogge tampoco vota, el egipcio Mounir Sabet está bajo arresto domiciliario por lavado de dinero y Saku Koivu, jugador finlandés de hockey sobre hielo, se ausentó por "razones personales".

Así, en principio serán 95 los miembros que votarán, lo que situaría la mayoría absoluta en 48. Aunque la española Marisol Casado, miembro del COI, diga tener "el pálpito" de que su ciudad ganará en la primera ronda, no se espera mayoría absoluta de ninguna de las tres en esa ronda inicial.

Sí los pronósticos de muchos miembros del COI se cumplen, Estambul quedaría eliminada en esa primera ronda y todo pasaría a una "final" entre las capitales de Japón y España.

"Nadie tiene los votos para ganar en primera ronda", certificó a dpa un miembro del COI antes de encarar un minucioso análisis a condición de que se le respetara el anonimato.

"Aquí lo que va a valer es el segundo voto. La pregunta es hasta dónde se diezmó el respaldo de Estambul. ¿Cuántos votos son, adónde irán?"

El canadiense Richard Pound, veteranísimo y experimentado miembro del COI, tiene una teoría.

"La exuberancia no es una característica de los japoneses, es cierto. Pero puede ser que no tengas claro a quién votar, y entonces te digas que los japoneses siempre son una opción segura", dijo a dpa el ex presidente de la Agencia Mundial Antidoping (AMA).

"Puede ser...", dice el influyente miembro del COI que pide permanecer en el anonimato. "Tras Juegos muy complicados como los de Sochi 2014 y Río 2016, el COI puede decidir ir a lo seguro. Pero también puede ser que Madrid los gane gracias a su insistencia".



Shinzo Abe, el primer ministro japonés, abandonó anticipadamente la cumbre del G-20 en San Petersburgo para reforzar el "lobby" de Tokio. Los japoneses lo necesitarán, sin dudas, porque Fukushima los está dejando sin respuestas en Buenos Aires, donde a diario reciben decenas de insistentes preguntas sobre el asunto.

"¿Qué podemos hacer?", se preguntó hoy el gobernador de Tokio, Naoki Inose, tras calificar de "rumores" las informaciones acerca de las filtraciones radiactivas en la central nuclear de Fukushima, azotada por el tsunami del 11 de marzo de 2011 y desde entonces nunca del todo bajo control.

Mariano Rajoy, jefe del gobierno español y también en el G-20, llegará recién mañana a Buenos Aires, poco antes del inicio de las presentaciones finales de las tres candidatas. Pero no es Rajoy la figura en la que Madrid confía, sino el príncipe Felipe, heredero de la corona española y desde el lunes ejerciendo de gran relaciones públicas en Buenos Aires.

Recep Tayyip Erdogan, el primer ministro turco, también estará en la capital argentina, pero tras calificar de "plaga" a twitter y a las redes sociales en general, no está claro si el ex alcalde de Estambul contribuye a ganar votos o los espanta.

Opiniones (0)
8 de Diciembre de 2016|17:58
1
ERROR
8 de Diciembre de 2016|17:58
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic