Habrían encontrado la tumba de Alejandro Magno

Un equipo de arqueólogos descubrió en Grecia lo que podría ser la tumba de Alejandro Magno, de su esposa Roxana y de su hijo, Alejandro IV.

Descubrieron un muro de mármol del siglo IV a.C.

Arqueólogos del 28 Eforato de Antigüedades han desenterrado una tumba en la ciudad de Anfípolis, cerca de la ciudad de Serres, en el norte de Grecia, y creen que podría pertenecer a la esposa e hijo de Alejandro Magno: Roxana y Alejandro IV.

El rey de la antigua Macedonia gobernaba en el siglo IV a.C. y antes de cumplir los 30 años creó uno de los mayores imperios del mundo, que se extendía desde el mar Jónico hasta el Himalaya.

Los griegos se han emocionado después de que el equipo del arqueólogo Aikaterini Peristeri descubriera un muro de mármol que data también del siglo IV a.C.

La estructura, que mide 500 metros de largo y tres metros de altura, según los arqueólogos, podría contener una tumba real. El lugar del hallazgo está ubicado en la antigua Anfípolis, al norte de Atenas. La directora del equipo, Katerina Peristeri señaló que es demasiado pronto para hablar con certeza sobre la identificación del descubrimiento.

"Desde luego, este recinto es uno de los que nunca hemos visto antes, ni en Vergina ni en ningún otro lugar de Grecia. No hay duda acerca de esto. Sin embargo, ninguna asociación o presunción respecto a figuras históricas puede ser realizada todavía, dada la grave carencia de pruebas y de financiación, lo cual no permite continuar con las excavaciones, al menos por el momento", agregó.

Los expertos señalan que el montículo artificial podría contener los restos de un importante aristócrata macedonio.

Los expertos señalan que el antiguo montículo artificial podría contener, al menos, los restos de un importante aristócrata macedonio.

El área es conocida, desde 1965, como Kasta Tom, pero estas son las primeras excavaciones que tienen lugar aquí. El proyecto se inició sin ningún tipo de fondos garantizados, por lo que sólo algunas partes de este impresionante lugar han salido a la luz. Los analistas sugieren que no pueden sacarse conclusiones acerca de los ocupantes de la tumba sin desenterrar primero la misma y descubrir evidencias acerca de sus identidades.

Sin embargo, las autoridades locales y medios de comunicación se han apresurado a afirmar que creen que la tumba pertenece a la esposa de Alejandro y su hijo, quienes, según la leyenda, habían sido condenados al ostracismo de Macedonia después de la muerte de Alejandro. Allí, Alejandro IV, de doce años de edad, y su madre Roxana fueron asesinados. La tradición dice que las dos víctimas fueron enterradas en Anfípolis, pero no hay evidencias hasta ahora que lo prueben.

Según el famoso historiador griego Plutarco, Alejandro Magno murió en Babilonia en el año 323 a.C. cuando estaba a punto de invadir Arabia.

Plutarco insistió que el rey falleció por una simple fiebre y no por envenenamiento. "Pero los más creen que esta relación del veneno fue una pura invención, teniendo para ello el poderoso fundamento de que habiendo altercado entre sí los generales por muchos días, sin haberse cuidado de dar sepultura al cuerpo, que permaneció expuesto en sitio caliente y no ventilado, ninguna señal tuvo de semejante modo de destrucción, sino que se conservó sin la menor mancha y fresco", escribió Plutarco.

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó9/10
Opiniones (0)
3 de Diciembre de 2016|08:55
1
ERROR
3 de Diciembre de 2016|08:55
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016