La revancha de la Jelinek: "mató" a Fariña

La modelo descargó su despecho contra el empresario, de quien comenzó a tramitar el divorcio. "Tiré el anillo. Quiero que desaparezca de mi vida", dijo.

La paciencia de Karina Jelinek con Leonardo Fariña se agotó, y luego de intentar mantenerse en silencio, esta mañana la modelo arremetió contra el enigmático empresario. Las variadas y presuntas infidelidades en la que su esposo habría incurrido provocaron un daño irreparable que la morocha intentó calmar haciendo catarsis en una entrevista para Ciudad Gotik. Así lo cuenta el portal Ciudad.com.ar

En diálogo con Jorge Rial, abandonó la filosofía de dejar todo al criterio del prójimo y fue demoledoramente sincera: "Me tenía ilusionada para que siga con él. Pero fue una ametralladora de mentiras. Aparecieron un montón de pruebas en la tele, fotos, videos y hasta el último momento decía que no era él. Cuando vi el video en la plaza, le pedí que no vuelva. Yo no soy una mujer perfecta pero trataba de serlo, aprendí a cocinar y todo para él al pepe. Me hubiera dicho 'no tengo más tiempo para ser tu marido' y listo, nos separábamos. En la cama teníamos lo mínimo e indispensable. No le deseo el mal, gracias a Dios, por la crianza que tuve, quiero terminar bien con él. Quiero que arregle sus negocios, sus cosas pero que desaparezca de mi vida, no quiero saber más nada de él".

Sobre el súbito amor que los unió y los llevó al altar en menos de 3 meses de noviazgo, la exuberante morocha reveló: "Si él me eligió a mí y ambos nos enamoramos era porque nos gustábamos así, para mi no tiene justificación. Si éramos de mundos diferentes como dijo, ¿por qué no nos juntamos a hablar como dos personas maduras y me decía eso? Una persona inteligente y madura hubiera hecho eso, planteándome que no le gustaba mi mundo de los desfiles, los viajes, el glamour, ostentar y listo. Yo me enteré de muchas cosas que no salieron en la tele, cuando se destapa la olla se destapa en serio. Me llamaron amigos y gente de su entorno y me contaron más cosas después de todo lo que surgió".

Entre lágrimas, Karina aseguró: "Yo me casé posta, de verdad, estaba enamorada y embobada. Él era perfecto, me trataba bien. El amor no tiene explicación. Cuando me enteré que tenía un hijo, me trató de hacer entender que era su sobrino, que nada que ver. Su familia no tiene la culpa, yo sólo quiero hablar puntualmente de él. Ahora estoy más calmada, hablé con mi psicólogo y ya tengo la decisión tomada, ya tiré el anillo. Yo estaba muy mal, una mujer despechada puede hacer cualquier cosa y yo no quiero llegar a eso".

Entonces, como la relación hacía un año que estaba en crisis y pretende concretar el divorcio del polémico hombre del rodete, Jelinek contó: "No sé, ya no sé nada. No creo que Leo sea capaz de sacarme plata a mí, ojalá que no. Leo me dijo que respeta mi decisión, que si no le doy otra oportunidad me dijo que quiere que terminemos bien. Ya me pidió perdón, me dijo que se quería poner de rodillas. El caso es que si una persona te mintió una vez, te puede mentir siempre por eso no le di otra oportunidad. Ahora estoy más concentrada en cómo tengo que separarme, en cómo tengo que hacer las cosas bien. Llegué incluso a pensar en tirarle toda la ropa por la ventana pero no, mis amigos, mi psicólogo y mis abogados me ayudaron a enfocarme en hacer las cosas bien. El departamento en el que vivo me lo regaló Leo cuando nos casamos, no sé si está a mi nombre. Todo ese tema lo están viendo mis abogados, ellos se van a encargar de hacer todo eso”.

Muy herida en su orgullo, la ex ShowMatch confesó: "Ya nada me sorprende, a Leo ya no puedo creerle más nada. Yo nunca le puse un arma para que siga mi ritmo de vida, no entiendo por qué nunca me dijo que no le gustaba lo que vivía conmigo. Nunca le pedí nada, me casé y seguí haciendo mis cosas. Yo nunca lo esperé a él, sólo para compartir momentos juntos. Ahora repito, no quiero tener quilombos, espero hacer las cosas bien y que el divorcio llegue en buenos términos".

Fuertes, muy fuertes declaraciones de una mujer despechada, pero bien asesorada por psicólogos y abogados. Es que la semana pasada ya había expresado algo de su fastidio pero de inmediato se frenó: "No quiero hablar más porque estoy muy caliente".
Opiniones (0)
18 de diciembre de 2017 | 20:10
1
ERROR
18 de diciembre de 2017 | 20:10
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes