Deportes

La Lepra y el Rojo siguen presos de sus malas rachas

En un partido chato y sin situaciones de gol, Independiente Rivadavia empató 0 a 0 con su homónimo. Ambos sigue sin sumar triunfos en todo el torneo.

La Lepra se enfrentó a Independiente de Avellaneda en la mismísima caldera del Diablo y se aprovechó del mal momento que atraviesa el Rojo, porque logró igualar 0 a 0, lo que termina siendo un buen punto de visitante y hasta un marcador histórico. El Azul supo jugar el encuentro, porque esperó a su rival ordenadamente y cada vez que tuvo la pelota la pudo manejar con mesura.

Independiente Rivadavia tuvo un primer tiempo sobrio, parejo y correcto. Sin dudas que la intención del elenco mendocino, siempre fue el de esperar al Rojo en su campo y salir con toques precisos para tratar de dar un golpe de contraataque.

El libreto que expuso Roberto Trotta fue ejecutado bien por sus dirigidos, porque dejó que el conjunto de Buenos Aires avance hasta chocarse con la última línea. A pesar de que el planteo haya sido el de aguardar, el Azul no se refugió completamente bajo sus tres palos, porque al ver que al equipo de Avellaneda no se le caída una idea en ataque, se animó a avanzar con Ezequiel Pérez, Diego Tonetto, Javier Rossi y Leonardo Carboni.

Si bien los promedios indican que la Lepra debe sumar muchos puntos, en la caldera del Diablo lo importante para el club mendocino era sumar lo que sea. Es por eso que la Lepra trató de no arriesgar en el arranque del encuentro, instantes donde el Rojo mostró su mejor faceta producto de la llegada de Omar De Felippe.

Pero hay que remarcar que Independiente de Avellaneda nunca inquietó a Josué Ayala, salvo un par de remates a distancia de Cristian Menéndez que fueron contenidos sin inconvenientes. En cambio Independiente Rivadavia después de los 30 minutos de partido se animó a profundizar su juego, porque Carboni la jugó por la derecha, la recibió Rossi y mandó el centro al área chica para Tonetto, pero Gabriel Vallés evitó el gol. El final de la primera etapa tuvo a un conjunto Leproso moviendo la pelota con orden ante la magra producción del local.

En el complemento el panorama no cambió mucho respecto al primer tiempo, en cuanto a situaciones de riesgo, pero el Rojo pudo manejar más la pelota y la Lepra perdió el contacto con la redonda paulatinamente, sobre todo cuando Pérez se fue reemplazado. Además se notó que le faltó intensidad al cuadro mendocino para dar los pases incisivos.

Con el correr de los minutos, el compromiso del Rojo de Avellaneda y la presión hizo que se adelante permanentemente y por lo tanto que se repliegue el Azul del parque. Esto se apreció mucho en los últimos 15 minutos, donde la Lepra perdió totalmente la redonda y se dedicó a defender con uñas y dientes la igualdad. Aunque vale señalar que las aproximaciones del local nunca llegaron con peligro al arquero de Ayala, ya que murieron en la defensa.

El Diablo contó con un par de chances para poder alcanzar su primera victoria del campeonato. Primero un centro desde la derecha que Menéndez casi llega a conectar con el arco libre, pero Walter García justo intercedió y le arrebató la conquista, luego el Rolfi Montenegro remató cerca del arco pero con un jugador encima, por lo que no pudo.

La Lepra aguantó y aguantó cada atropello del Rojo, que ni con rebotes en el área lograba convertir. Finalmente el árbitro decretó el 0 a 0 y el Azul sumó un buen punto de visitante en la caldera del Diablo, que es la tercero del torneo y por el mismo resultado. Ahora el equipo de Trotta deberá hacer valer estee empate y ganar de una vez por todas cuando reciba en el Bautista Gargantini a Defensa y Justicia.

Opiniones (0)
18 de enero de 2018 | 07:52
1
ERROR
18 de enero de 2018 | 07:52
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    El ciclón que congela a los Estados Unidos
    4 de Enero de 2018
    El ciclón que congela a los Estados Unidos