Liberan a ex efectivos de la Federal imputados en Mendoza

Se trata de efectivos sospechados de participar del secuestro y homicidio de dos personas en 1975 y en 1976 en nuestra provincia. El principal fundamento de la Cámara Federal tuvo que ver con la poca claridad en las declaraciones de un arrepentido que, además, había incriminado al resto.

La Cámara Federal de Mendoza dictó la falta de méritos para los cuatro ex efectivos de la Policía Federal que estaban imputados por el secuestro y asesinato de Amadeo Sánchez Andía (en 1975) y el de Víctor Romano Rivamar (en 1976). Por eso, esta tarde Carmelo Cirella, Marcelo León, Rodolfo Cardello y José Luis Mirotta recuperaron la libertad, aunque el fallo judicial deja en claro que no se trata de un sobreseimiento, sino que solicita al juez de Instrucción, Walter Bento, que profundice la investigación y encuentre nueva pruebas para poder procesar a los sospechosos de formar parte del terrorismo de Estado que hubo Argentina desde mediados de los ’70.

La resolución de la Cámara fue un mal debut para la intención del gobierno mendocino de participar como querellantes en las causas referidas a delitos de lesa humanidad. La Dirección de Derechos Humanos había intervenido directamente en este expediente, pero el resultado no fue el esperado. Su titular, Alfredo Guevara, señaló que tenían otras expectativas: “queremos leer los fundamentos de la Cámara para después reunirnos con los abogados de los organismos de Derechos Humanos y saber qué pasos vamos a seguir”.

Si bien el gobierno no fue notificado oficialmente, se sabe que hubo un punto clave en la decisión que tomó la Cámara: la cantidad de contradicciones que existieron en las nueve declaraciones de Carmelo Cirella que constan en el expediente. La última vez que el ex policía habló fue para desmentir el testimonio que consta en el documental hecho por el periodista mendocino Rodrigo Sepúlveda, “7746 Legajo Conadep”.

Cirella, en principio, se mostró como un testigo arrepentido. Se hizo cargo de su participación criminal e involucró al resto de los miembros de la fuerza que trabajaron con él en los casos investigados por el juez Bento. Sin embargo, habría decidido cambiar su versión de los hechos luego de que él y su familia fueran víctimas de numerosas amenazas de muerte.

Cirella fue el primero en descender de una camioneta del Servicio Penitenciario al llegar a los Tribunales Federales. Se cubrió el rostro y evitó tener contactos con los periodistas. Lo mismo hizo Marcelo León, quien tomó una prenda para taparse la cabeza. Sólo Rodolfo Cadello mostró una actitud desafiante: dio la cara y, con total impunidad, sonrió ante los flashes y tiró algunas maldiciones e insultos al aire. Mirotta, en tanto, estaba detenido en Buenos Aires.
Opiniones (1)
23 de noviembre de 2017 | 04:56
2
ERROR
23 de noviembre de 2017 | 04:56
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Digo que extraño, que en una causa politica halla un fallo o un dictamen judicial. Estas causas, estan viciadas de nulidad absoluta. Lo peor que ningun medio dice esto a pesar de saberlo. No se ajustan a Derecho, violan sistematicamente la Constituciòn, y lo que es peor quienes llevan a delante del proceso son los verdaderos imputados historicos de lo que dicen defender. Chau Argentina, fuistes una Nacion soberana.
    1
En Imágenes
Grammy Latinos 2017
18 de Noviembre de 2017
Grammy Latinos 2017
Lluvias torrenciales en Grecia
16 de Noviembre de 2017
Lluvias torrenciales en Grecia