El furor de La Salada en Mendoza
La feria más famosa de Latinoamérica promete los precios más bajos. Se esperan 200 puestos en funcionamiento. Qué opinan los comerciantes.

La presentación de la feria “La Salada” en Santa Rosa es la atracción comercial del momento. El viernes quedó inaugurada con la presencia del Gobernador para participar de los actos departamentales y visitas de famosas que, convocadas para el desfile de lanzamiento, no paraban de elogiar la nueva feria en Mendoza.

El Mega Polo de indumentaria abrió con la promesa de “los precios más bajos” y ya se espera que para el Día de la Madre, 20 de octubre, tenga 200 puestos en funcionamiento. Algunos de los locales llegaron desde Buenos Aires y otros pertenecen a propietarios mendocinos, que se movilizan desde los departamentos aledaños para radicar su negocio en la ciudad del este. 

 

Llegamos a Mendoza y estamos realmente sorprendidos por la cantidad de gente que ha pasado por el lugar. Creo que esto evidencia el éxito que tendrá el predio ferial una vez que se instale definitivamente. Los mendocinos preguntan mucho y no compran tanto, pero es lógico porque recién se están acostumbrando. Los precios es lo que más les tienta”, señaló Matías, un puestero que llegó desde Buenos Aires.

Los precios bajos se deben a que se eliminan los “intermediarios” entre los productores y los consumidores, además de no pagar impuestos en muchos casos, evitando los costos que todo negocio debe afrontar para poder estar habilitado “legalmente” y produciendo en talleres clandestinos, donde recientes investigaciones probaron que los trabajadores hacen más de 15 horas seguidas por sueldos miserables.

En este sentido la Unión Comercial e Industrial de Mendoza pidió que La Salada cumpla con todas las normas de comercio para garantizar una competencia leal, ya que los comercios no podrán competir con los mismos precios y temen que se resulten perjudicados: “No tenemos nada en contra de esta gente, pero que se pongan bajo la ley”.

“Cualquier negocio de la provincia tiene a todos sus empleados registrados entonces, si nos lo exigen a nosotros, que también lo hagan con ellos”, declaró Daniel Ariosto, presidente de la UCIM.

No se puede comparar la gran feria en Buenos Aires con la montada en Mendoza, y al momento de evaluar cómo funcionará hay algunos aspectos a considerar. Por ejemplo, en Buenos Aires la feria La Salada funciona como principal proveedora de comercios bonaerenses y del interior del país. Los comerciantes viajan y hacen los famosos “recorridos de compra”, en los que pasan también por Florida y Once.

En este sentido, los comerciantes que viajan a comprar ropa a Buenos Aires dicen que no dejarán de hacerlo porque en la feria Mendocina aún no hay gran variedad. Al respecto entrevistamos a Amalia Morales, dueña de una boutique en Las Heras que cada 15 días va de compras a la ciudad porteña. “Para proveer un negocio no te conviene. Allá hay 5 mil puestos y acá prometen que habrán 200. Lo que van a trabajar en Santa Rosa no creo que le interese a los locales que compran en Buenos Aires”.

"Eligieron a Mendoza como sede de una nueva Salada por su posición geográfica intermediaria, para que todos los que viajan de compras desde Chile y provincias como San Luis o San Juan puedan hacerlo acá", señaló.  

Pero los comerciantes dudan de que funcione a gran escala y consideran que servirá para abastecer negocios de los departamentos más cercanos.

Otra de las diferencias fundamentales es que allá el sistema de producción garantiza los bajos costos de las prendas. “Allá hay mano de obra barata, son todos extranjeros. Pero acá recién ahora van a empezar a armar talleres, quizás con mano de obra rural, y el tema es que produzcan a la par, con la rapidez que tienen en Buenos Aires que te sacan 300 prendas por día y es lo que posibilita que los precios sean bajos: la cantidad. Acá todavía no existe ese nivel y la rapidez es lo que hace la diferencia. Aparte, ¿cómo van a hacer para traer tela, máquinas, mano de obra?, ¿dónde las van a instalar, allá o en la ciudad? Ahí los costos ya te suben, no es lo mismo comprar tela acá que en Buenos Aires, en Mendoza es todo más caro.”

Según indicó, los comerciantes de procedencia boliviana que tienen fábricas de ropa en nuestra provincia están ubicados en la Ciudad o Godoy Cruz y trabajan ropa “clasificada” (una sola línea de producción: medias, remeras o ropa interior, por ejemplo). “La mercadería que producen acá es homogénea. 5 tipos de remeras y listo, sin variedad.”

"Al viajar a Buenos Aires encontrás de todo. Son 3 galpones con 5 mil puestos, y cada puesto maneja sólo 5 o 6 productos que vende al por mayor. Acá van a abrir 200 y dicen que 100 vienen desde Buenos Aires. 200 jaulas no es nada…”

La conclusión fue clara: los que viajan a comprar para proveer a sus negocios van a seguir haciéndolo en Buenos Aires. Entre tanto, creen que Santa Rosa servirá como proveedora de tiendas de la zona y de particulares, que cada tanto viajen como una novedad en busca de ropa. Algo así como un gran persa pero con precios más accesibles.

Al respecto de si creía que representaría una competencia para los locales mendocinos: “No es competencia, porque la gente por lo general busca otras cosas. Depende del nivel de ingresos y los gustos, claro, pero ir de Shopping a Santa Rosa no sirve. Quizás los comercios de esa zona lo noten más, pero no en la ciudad.”

Un tema a remarcar, quizás el más polémico desde que se abrió La Salada en Buenos Aires, es la venta y la producción sin ningún tipo de regulación, ya que los puestos no emiten facturas ni pagan impuestos, algo que en Mendoza prometieron no pasará. Aún así, es importante conocer también como hasta la Gendarmería lucra de esto, ya que según declararon a los que viajan en micros de compras los frenan en medio de la ruta, en los controles, y les cobran coimas para que puedan traer las prendas.

“Nosotros nos enojamos, ¿por qué me van a sacar la mercadería a mí si son ellos los que no pagan impuestos? Pero no, me la sacás a mí porque no tengo un comprobante de compra, entonces la ropa queda como “ilegal” y es decomisada si no accedés a pagar una coima.” Así, nos contaba que entre todos los que viajan juntan la plata para que sus bolsos de mercadería no corran riesgo: “Cada uno pone 20, 30 pesos y juntamos lo que hace falta”.

Hasta el momento no se conocen los días y horarios de apertura, pero se prometió que además de la venta de indumentaria se ofrecerán productos frutihortícolas. También se planea montar una playa de estacionamiento, una estación de servicio, un microcine, un hotel y hasta 12 restaurantes. El furor de La Salada en Mendoza recién comienza, y quizás solo sea cuestión de tiempo montar un nuevo polo de compras atractivo a nivel nacional.

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó8/10
Opiniones (3)
16 de Septiembre de 2014|04:25
4
ERROR
16 de Septiembre de 2014|04:25
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
mendomen1 de Septiembre de 2013|19:10
HUMMMMMMMMMM LA ESTRUCTURA PARECE GRANDE. PERO ES OTRO CUENTO DEL TIO.
3
jubelos1 de Septiembre de 2013|17:54
Habría que ver que piensa Sergio Paulino "Cacho" Castro. Es el dueño de Distribuidora Gonzi. Vende el 60-70% de la mercadería en negro. Por lo que lógicamente consigue precios sin competencia. Se ufana de pagar coimas a cuanto funcionario de la Afip/Rentas/Subsecretaria de trabajo/Gremios, se le ponga adelante. Al mejor estilo actual, tiene una caja fuerte en su domicilio, donde esconde todo el efectivo. Sus otros negocios no están tan en negro (Kiara y Pupito), pero Gonzi (GOFE SA.) El deposito funciona en San Luis 134 a una cuadra, también vende al publico bajo la razón social de Federico SA. Piensen cuanto es el importe cash que maneja, no recibe crédito ni débito, solo efectivo.
2
hipolito_bouchard1 de Septiembre de 2013|15:16
Ojalá funcione a full..
1