Nuevo misterio: ¿hay animales ocultos en la Mona Lisa?

Una teoría delirante dice que Leonardo habría pintado la Gioconda no para representar a un personaje real sino para plasmar el pecado de la envidia.

La Mona Lisa, o Gioconda, es una de las pinturas más célebres de toda la historia del arte. A esta fama han contribuido distintos factores: el mediático robo que sufrió la pintura hace cien años; la fascinante y sugerente figura de su autor, el no menos conocido Leonardo da Vinci y el enigma que rodea a su expresión, entre otros.

Entre las nuevas hipótesis sobre los supuestos misterios que rodean a la pintura del genio florentino, destaca la del artista y diseñador gráfico Ron Piccirillo quien anunció que había descubierto unos símbolos ocultos, concretamente animales, rodeando a la figura de la Gioconda. 

Para descubrir estos animales escondidos a simple vista -un león, un búfalo, un mono y una serpiente- hay que colocar la pintura en posición horizontal. Al menos, eso es lo que asegura Piccirillo, relata Javier García Blanco en su blog Arte secreto.

Según este artista neoyorquino, su descubrimiento fue completamente casual. Después de que aquellas figuras aparecieran ante sus ojos decidió rastrear en los diarios manuscritos de Leonardo y, fruto de esa pesquisa, Piccirillo cree haber encontrado varios fragmentos de texto que explicarían la inclusión de los animales en la pintura. 

En concreto, se trata de unas frases en las que Leonardo menciona al león y la serpiente, y que Piccirillo ha interpretado como una referencia al pecado de la envidia. Según la interpretación de este artista, Leonardo habría pintado la Gioconda no para representar a un personaje real, sino para plasmar iconográficamente este pecado.

A primera vista, la hipótesis de Piccirillo puede resultar coherente pero, ¿qué hay de cierto en dicha interpretación? Siendo sinceros, la verdad es que muy poco. La primera de las afirmaciones que apenas supera el mínimo escrutinio es la de la existencia de figuras animales en la pintura. 

Si tomamos cualquier imagen de buena calidad de La Gioconda -como la que está disponible en la entrada de la Wikipedia- y la giramos horizontalmente, veremos que las formas que Piccirillo identifica como animales se encuentran en los montes y bosques representados junto a la protagonista del lienzo. Sin duda, hay que hacer un buen ejercicio de imaginación para detectar allí cualquier animal.

Lo más probable es que el artista estadounidense haya sido víctima de la pareidolia, un fenómeno psicológico por el que nuestro cerebro nos juega malas pasadas, y nos hace ver formas reconocibles donde sólo hay patrones indefinidos. Es el mismo fenómeno que se produce, por ejemplo, cuando vemos figuras y rostros en las nubes, precisa Javier García Blanco.

Por otra parte, su interpretación de que la pintura de Leonardo representa a la envidia tampoco parece muy acertada, pues además de que nunca se había empleado esa combinación de animales para representar simbólicamente dicho pecado, la protagonista del cuadro está plenamente identificada -al contrario de lo que propone Piccirillo-: se trata de Lisa Gerardini, esposa de un rico comerciante apellidado Gioccondo (de ahí el otro título de la obra).

Además, si Leonardo hubiese querido ocultar cualquier alusión simbólica de este tipo no habría necesitado esconderla de forma tan enrevesada. Otra de sus célebres pinturas, La dama de armiño, utiliza un simbolismo animal de forma más convencional. La joven representada en esta pintura es Cecilia Gallerani, la hermosa amante de Ludovico Sforza quien, además de ser conocido como “El Moro”, también recibía el apelativo de ermellino (armiño, en italiano). Esa es, seguramente, la razón de que la joven aparezca retratada con dicho animal.

Opiniones (0)
8 de Diciembre de 2016|17:54
1
ERROR
8 de Diciembre de 2016|17:54
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic