¿Conocés las siete fuentes de lesiones?

¿Sabías que tus padres pueden serfuentes de lesiones? Factores no considerados cuando se trata de averiguar el origen una lesión.

Estas pueden ser algunas de las fuentes que dan origen a tus lesiones y muchas veces no son consideradas:

 

1. Tus padres

La longitud de tus extremidades, la anchura de tus caderas, tu estructura ósea, el tipo de fibra muscular, son características heredadas de tus padres.

La complejidad de tu cuerpo y esta herencia juegan un papel importante en tu forma de correr y puede predisponer a un mayor o menor riesgo de lesiones.

Entonces qué hacer al respecto: en la próxima reunión de la familia observa y pregunta. Aprendé acerca de los problemas físicos de tu familia, incluso si tus familiares no son atletas. Se honesto con vos mismo acerca de enfermedades hereditarias que pueden predisponer a la lesión.

 

2. Tu pasado

Pueden ser lesiones de fútbol viejas o de algún otro deporte que practicaste en la adolescencia , una caída de la infancia, un hueso roto que no se curó correctamente, un accidente de coche, incluso la forma en que saliste del vientre puede alterar permanentemente la forma en que te comportas.

Cualquiera de estas cuestiones pueden afectar al menos de forma sutil y producir un cambio en tu postura que pueden introducir ineficiencias a tu forma de correr y por lo tanto pueden aumentar el riesgo de desarrollar lesiones repetitivas-deformación.

 

Y obviamente, si viviste un estilo de vida sedentario durante muchos años antes de empezar a correr, podría aumentar el riesgo de lesiones.

También el exceso de peso pone una enorme presión sobre las articulaciones, tendones y ligamentos. La inactividad reduce la resistencia y la eficiencia muscular.

Entonces ¿qué hacer en estos casos?, hacé memoria y recordá si hay alguna lesión en tu pasado, para así poder tener más cuidado con esa parte de tu cuerpo.

 

3. Tu viaje

Para un corredor es difícil quedarse quieto, y un viaje largo en auto puede resultar un gran desafío. Al estar siempre en la misma posición los músculos se acortan y quedan algo debilitados, hay un cambio en el flujo sanguíneo.

El efecto de conducir es aún más pronunciado si te metes en el auto poco antes o después de correr todos los días, muchos corredores lo hacen.

¿Qué hacer al respecto: Si conducis más de 30 minutos por día, los isquiotibiales, la cadera, los glúteos y el fortalecimiento y ejercicios de flexibilidad tiene que ser una parte regular de su vida.

Mientras que estás manejando, podes activar los músculos de la mejor manera posible, como por ejemplo, apretando tus glúteos durante 10 segundos cada cinco minutos. Esto aumentará el flujo de sanguíneo.

4. Tu trabajo

¿Qué pasa sentado en un escritorio durante horas y horas?

Probablemente ya sabes los efectos negativos que causan el sedentarismo. Y lo difícil que es mantener una correcta forma de sentarse durante tanto tiempo frente a un monitor.

¿Qué hacer al respecto?

Si trabajas siempre sentado en un escritorio con computadora, configura tu monitor a nivel de los ojos. Y a una distancia que puedas ver tranquilamente si que necesites correr tu cabeza hacia delante. Coloca tus codos para que se puedan doblar a 90 grados para minimizar la tensión en tus hombros. Sentate con tu centro de gravedad sobre las caderas y los pies apoyados en el suelo. Inclina la silla para que tus rodillas estén ligeramente más abajo que sus caderas. No importa cuán buena sea tu postura sentada, hay que levantarse y moverse por lo menos una vez por hora.

5. Tus zapatos

Un estudio encontró que las mujeres que usan tacos altos regularmente tienen los músculos de la pantorrilla un 12 por ciento más cortos y los tendones de Aquiles un 10 por ciento más rígidos, en comparación con las mujeres que usan zapatos bajos.

Nota para los hombres: Los tacos analizados en este estudio fueron de sólo 5 milímetros de altura, por lo que esto podría aplicarse para los hombres también.

¿Qué hacer al respecto?

Camina por la casa descalzo. En lo posible, usar zapatos planos con una puntera que permite a los dedos de los pies se extiendan. Si los tacos son inevitables por tu tipo de trabajo, haga lo posible para reducir el tiempo de uso. Podes usar otras zapatos para antes de entrar o cuando salís de tu trabajo.

6. Tu teléfono

La posición para escribir un mensaje de texto y hablar por teléfono también puede perjudicar nuestro cuerpo. Quizás tendemos a estar encornados para escribir y para hablar utilizamos un hombro en largas llamadas.

Todo esto puede perjudicar tu buena postura, y generar malas costumbres.

¿Qué hacer al respecto?

Se consciente de tu postura al enviar mensajes de texto y de hablar por teléfono.

Si el uso del teléfono es una parte inevitable de la vida laboral, prestá atención a tus hombros, a tu columna y busca no perder la alineación correcta.

7. ¿Una copa?

La última posible fuente de lesión la dejamos planteada con signo de interrogación en lugar de una declaración definitiva.

En un estudio que siguió a más de 80.000 efectivos militares por un año, los investigadores dijeron que encontraron una asociación entre el consumo de alcohol semanal moderado y el mayor riesgo de desarrollar una lesión en el tendón de Aquiles lesiones. Es posible que el alcohol pueda retrasar la curación del tendón.

¿Qué hacer al respecto?

Si sos  susceptible a las lesiones en las áreas que tienen una circulación deficiente de sangre, es recomendable reducir el consumo de alcohol porque es probable que haga una diferencia en el tiempo.

Muchos profesionales de la medicina deportiva recomiendan reducir el consumo de alcohol cuando se está tratando, con una fase aguda de una lesión.

Opiniones (1)
20 de noviembre de 2017 | 16:36
2
ERROR
20 de noviembre de 2017 | 16:36
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. "...y mayor riesgo de desarrollar el tendón de Aquiles lesiones..." JAJAJAJA... YO TARZAN, TU JANE... Ay mis queridos cieguitos que ni puta idea de lo que publican tienen
    1