El submundo de la trata de personas

Entrevista con la escritora Inés Fernández Moreno a propósito de su nueva novela "El cielo no existe", en la que profundiza en temas de género.

El cielo no existe es el título de la novela de Inés Fernández Moreno que acaba de publicar Alfaguara, en la que Cala, la protagonista, se encuentra repentinamente a cargo de un niño de apenas unos meses y eso la lleva a encarar una investigación para devolverlo a su madre que la adentrará en uno de los más peligrosos submundos que se mueven en las sombras de las ciudades: el de la trata de personas.

Pero El cielo no existe va más allá, puesto que de la mano de un grupo reducido de mujeres (Cala, su madre, la empleada doméstica de esta, sus vecinas, las desconocidas de la calle y de los suburbios que visita) profundiza en varios temas de género que, desde las páginas, son puestos sobre el tapete a medida que se desarrolla la trama.

Inés Fernández Moreno presenta hoy esta novela en Buenos Aires, y MDZ Online se comunicó con ella para dialogar sobre El cielo no existe, una historia que abarca a la sociedad y algunos de sus infiernos.

- ¿El cielo no existe es tu novela más arriesgada en cuanto a temática, en cuanto a que te métes con la imagen social de la mujer?

- Es cierto, pero lo que yo sentí como un riesgo fue meterme en el tema de la trata. Me sentí responsable de meterme en ese tema, y entonces lo fui como bordeando. La novela no se sumerge completamente en ese problema, porque Cala se ve empujada por su relación con Sabrina [la empleada doméstica de la madre de Cala] a buscarla, y entonces le va llegando información, porque es curiosa y porque, además, es periodista, y toma contacto con varias personas que están vinculadas más directamente a la lucha contra la trata. Pero digamos que no es una línea llevada hasta sus últimas consecuencias, porque me parece que un tema muy espeso y que hay que hacerlo todavía con mucha más responsabilidad. Por eso yo lo tomé con pinzas, muy respetuosamente, con la seriedad que merece el tema, y lo fui bordeando. Y digamos que hay una realidad que te hace partícipe, que es que vos vas por la calle o en los diarios la oferta sexual es una cosas que aparece delante de tu nariz todo el tiempo, como en los afiches que ella [Cala] ve y que atrás viene una mujer despegándolos, eso no es fantasía mía, eso vos caminás por cualquier calle céntrica y está, y los que vienen atrás despegando los afiches están, y los que vienen después a volver a pegarlos están, entonces, esto es como la punta del iceberg, porque todo el mundo sabe que detrás de eso, detrás de un aviso, es evidente que hay una complicidad en todos los niveles, desde los más bajos hasta los más altos del poder.

- Lo que me pareció al leerla es que cada uno de los temas que aparecen son puntas de icebergs, es decir, desvelás a la mujer como un ser integral, por la cantidad de relaciones en las que ponés a la protagonista.

- No lo había pensado así, pero creo que tenés razón, y es que a veces uno no sabe exactamente lo que escribe, pero es cierto que aparece la mujer en muchas facetas, por su problemática con el trabajo, con la madre con el amor, y la problemática de otra mujer que está parada en otro lugar social, el de la dificultad económica por un lado y el de lo delicuencial por el otro, que abre problemas que están vinculados a la pobreza.

- Pero también te permitís la ironía al jugar con esa suerte de metanovela que se da cuando Cala aconseja a su vecina acerca de cómo escribir una novela.

- Sí, bueno, es que yo en los últimos años doy talleres literarios y tengo una experiencia acumulada acerca de los problemas que aparecen a la hora de escribir. Y, bueno, tenía mucho material respecto de esto, entonces me divertía con una especie de gustón que me di, que era incluir algunos aspectos de esto, pero no solamente lúdicos, tienen que ver también con expresar algunos principios en los que uno cree a la hora de escribir, y ahí aparece algo paródico, porque Julieta [la vecina de Cala que quiere escribir una novela] es un poco cursi y es un poco rebuscada, y el esfuerzo de Cala es plantarse más en la realidad, ser más directa y más sencilla. Y sí, desde ese punto de vista, también uno habla indirectamente de cuál es la forma en que cree que es mejor escribir, al menos ciertas cosas.

- En la novela también toma un papel relevante la ciudad. ¿Buenos Aires cumple el papel de mujer que contiene a todas estas mujeres?

- Bueno, viste que a la ciudad siempre se la identifica con lo femenino, pero no lo sé, no sé si podría sintetizarlo de esa manera, pero en cierta forma sí, es una metáfora que es interesante, pero Buenos Aires también tiene muchas características masculinas, como violencias que son más propias de lo masculino. No podría afirmar eso pero me parece que es para pensarlo más. Sí te digo que me interesa la observación de la ciudad porque es algo que me toca y que nos toca. Depende de la vida que cada uno haga, porque la posición que uno adopta respecto de la ciudad, cómo vive uno la ciudad, determina mucho tu vida y quién sos y cómo sos. Uno es uno dentro de ese espacio, entonces ese espacio no es simplemente un escenario, sino que forma parte de uno, por eso digo en algún momento que uno hace un recorte de la ciudad por el que puede ver algunas cosas y otras no y puede decidir hacer ciertos recorridos y otros no. Hay gente que no toma jamás el subte, por ejemplo, o un colectivo, entonces, lo que ves desde un auto también te constituye. Lo que vas viendo por la calle cada día te toca, te emociona, te deprime. Así que sí, para mí es importante eso, la ciudad es algo que a mí me interesa, y me gusta también, cuando leo, ir reconociendo los lugares desde los que habla una novela, un texto, me gusta participar de una manera más intensa.

Alejandro Frias

Opiniones (1)
11 de Diciembre de 2016|04:56
2
ERROR
11 de Diciembre de 2016|04:56
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Inès Fernàndez Moreno... mi escritora argentina preferida... de ella sòlo he leìdo cuentos, excelentes todos... hay uno que no puedo olvidar y cuando puedo lo releo... se llama *Tengo todo lo que no he perdido*, una joyita... serà hora de leer una novela...
    1
En Imágenes
15 fotos de la selección del año de National Geographic
8 de Diciembre de 2016
15 fotos de la selección del año de National Geographic