Deportes

Annapurna: Inician operativo rescate de un alpinista español 

Iñaki Ochoa de Olza, quien sufrió un ataque que lo dejó inconsciente cuando descendía del Annapurna, continúa con vida en el campo 4, a 7.400 metros de altura, aunque su estado es grave.

Pese a que las informaciones llegan con cuentagotas debido a la dificultad de comunicación, el rumano Colibasanu, que acompaña y atiende a De Olza desde que empezaron sus problemas de salud, ha podido contactar con el campo base (4.200 metros) para aportar información sobre cómo se encuentran los montañistas, difunde hoy el diario deportivo Marca.

El montañero navarro sigue en estado de semiinconsciencia, no sabe dónde está, pero tolera algunos alimentos. Lo positivo es que recibe ya ayuda del primer alpinista que ha conseguido llegar hasta él, el suizo Ueli Steck.

Ochoa de Olza, que permanece en el campo 4 del Annapurna semiinconsciente, recibe en estos momentos los medicamentos que le está administrando el montañero suizo y, en función de su reacción, se decidirán las pautas que deben seguirse en las próximas horas.

Ante la hipótesis de que el montañero no pueda descender por sí mismo, en la zona se están organizando grupos de rescate y entre ellos uno formado por un kazako y un canadiense que se encuentran en el campo I, aunque ya hay otro montañero suizo en el III, y para mañana se espera la llegada de otras diez personas.

Tolerancia a los alimentos

“Todo el mundo se está portando muy bien. Varios voluntarios que estaban en Katmandú se han ofrecido para subir y ayudar al rescate de Iñaki”, aseguraba Koldo Aldaz a MARCA. “A Colibasanu le hemos oído fuerte, es el que está hidratando y dando de comer algo a Ochoa. Que tolere los alimentos es un buen síntoma, aunque no pueda caminar por sí mismo”.

El tercer miembro de la expedición que acompañaba a Ochoa, el ruso Bolotov, del que no se tenía noticia desde el lunes, desciende ya desde el campo 4 aquejado al parecer de un edema pulmonar. Hay que recordar que Iñaki Ochoa de Olza había renunciado a hollar el Annapurna cuando se encontraba a escasos 100 metros de la cima por el inicio de congelación que presentaba en sus manos. La mayor dificultad del rescate será el descenso porque se trata de una zona muy técnica.

En Imágenes
15 fotos de la selección del año de National Geographic
8 de Diciembre de 2016
15 fotos de la selección del año de National Geographic