San Martín: lo que no te contaron en la escuela

En un nuevo 17 de agosto, diez libros que dejan de lado el bronce y ofrecen una imagen más humana del Libertador en textos reveladores y polémicos.

1) San Martín. De soldado del rey a héroe de la Nación, de Beatriz Bragoni. Buenos Aires, Sudamericana, 201o. $119.

¿Cómo se transformó San Martín de oficial de los ejércitos españoles en jefe de los ejércitos americanos contra la dominación realista? ¿Cómo se forjó el proyecto libertador más poderoso de Sudamérica? ¿Por qué lo abandonó en el último trayecto y terminó su vida en Europa? ¿Cuál fue la operación intelectual que convirtió a San Martín en el héroe máximo del panteón argentino? El libro de la historiadora mendocina enfrenta un recorrido que permite capturar y analizar la creación de identidades políticas que habrían de refutar la utopía de hacer una Patria americana tal como la habían imaginado sus más promotores.

2) Diario íntimo de San Martín. Londres, 1824. Una misión secreta, de Rodolfo Terragno. Buenos Aires, De Bolsillo, 2012. $99.

Para la historia que ha llegado a nuestros días, la vida pública del Libertador San Martín termina en 1822 con su retiro del Perú. Este libro prueba que su "retiro" no fue tal: dos años más tarde lo encontramos en Inglaterra cumpliendo un plan secreto cuyo objetivo central era consolidar la independencia de Sudamérica. Bajo la forma literaria de un diario personal, el autor reconstruye el día a día de las actividades del General durante un año clave, 1824. No se trata de una novela: cada dato surge de una escrupulosa investigación histórica basada en documentos y manuscritos inéditos. El Libertador reaparece aquí como un gran político, que prefiere resolver los conflictos sin recurrir a la violencia, pero que debe enfrentar críticas, celos, difamaciones y complots.

3) José de San Martín, Escritos humanísticos y estratégicos. Prólogo de Felipe Pigna. Buenos Aires, Emecé, 2010. $175.

La militarización de la figura de San Martín fue creciendo a lo largo del siglo XX. Esta apropiación del Libertador por parte de ciertos sectores de la derecha política, sustentada ideológicamente por una porción impor tante de la corporación historiográfica, dio sus resultados y San Martín quedó instalado en el imaginario popular esencialmente como un militar, con todo lo que ello implicaba. En esta antología de textos del Libertador, Felipe Pigna procura destacar su condición de humanista, de hombre solidario, informado y preocupado por los padecimientos de sus congéneres y atento a solucionarlos en la medida de sus posibilidades y muchas veces por encima de ellas.

4) La Logia de Cádiz, de Jorge Fernández Díaz. Buenos Aires, Planeta, 2011. $175

En 1808 un capitán conduce a sus jinetes españoles a la muerte y a la gloria. Cuatro años después, un coronel dirige a sus granaderos en un combate letal contra las tropas españolas. Aquel capitán y este coronel son la misma persona: José de San Martín. Antes y después se suceden batallas, muertes, traiciones, linchamientos, intrigas, persecuciones, complots, juramentos secretos y hasta una amarga historia de amor. Basada en una rigurosa investigación histórica, y con el ímpetu de las antiguas narraciones de capa y espada, Jorge Fernández Díaz narra una novedosa. Con un ritmo vertiginoso, el autor salva a San Martín del bronce y del fango para crear a su alrededor una nueva épica de guerrero y revolucionario.

5) José de San Martín. ¿Un agente inglés?, de Antonio Calabrese. Buenos Aires, Lumiere, 2012. $96.

Con citas de autores contemporáneos al jefe del Ejército de los Andes y de otros historiadores de distintas posiciones ideológicas que se han ocupado de él a través del tiempo, el investigador va tejiendo una trama que desemboca en una valoración diferente de la conducta sanmartiniana. Muestra cómo esa acción militar y política (rodeada siempre de militares y espías ingleses) perjudicó al Virreinato del Río de la Plata, impidiéndole forjar una poderosa nación bioceánica, como pretendía según las instrucciones remitidas antes del cruce cordillerano. Así, San Martín habría favorecido a los intereses ingleses para obtener puertos libres y romper el monopolio comercial de España.

6) El secreto de Yapeyú. El origen mestizo de San Martín, de Hugo Chumbita. Buenos Aires, Fundación Ros, 2010. $85.

José de San Martín fue en realidad hijo de Rosa Guarú (una criada guaraní de la casa de los San Martín en Yapeyú) y del marino español Diego de Alvear. Hugo Chumbita desarrolla y demuestra esta tesis apoyándose en testimonios escritos de diversas épocas, en una tradición oral que se mantuvo viva hasta nuestros días y en la revelación de un secreto que guardaron con celo ciertas familias porteñas. Así, la gesta sanmartiniana aparece bajo una luz distinta. El hecho de que un hombre que residió toda su juventud en España decida regresar a su tierra natal para emprender la epopeya libertadora nunca fue explicado en forma satisfactoria. Chumbita sostiene que volvió a América en busca de su identidad, movido por el impulso de reivindicar sus raíces.

7) Seamos libres y lo demás no importa nada. Vida de San Martín, de Norberto Galasso. Buenos Aires, Colihue, 2010. $247.

San Martín se construyó, con el apoyo de la historiografía liberal, en el fundamento identitario de la Argentina oligárquica y agroexportadora. Para Mitre fue el militar hábil, símbolo de una nación centralizada por Buenos Aires; su epopeya afirmaba los valores de la burguesía porteña, admiradora del imperio inglés y ciega a la América mestiza. Con esa figura del héroe polemiza Norberto Galasso en este libro que muestra a un San Martín que es el reverso de ese broncíneo "Santo de la espada", multiplicado por la historia escolar. Es un héroe más humano y apasionado: a diferencia de la historia oficial, el mito de origen está en la Patria Grande latinoamericana y en la lucha democrática de los pueblos.

8) San Martín. General victorioso, padre de naciones, de Miguel Ángel Di Marco. Buenos Aires, Emecé, 2013. $159.

José de San Martín renunció a la perspectiva de una brillante carrera en España por la proximidad de la familia y al afecto de amigos. El héroe de Arjonilla y de Bailén pronto mostró su capacidad de soldado y de organizador. Sentó un nuevo paradigma castrense para las Provincias Unidas, mediante la aplicación de su Plan Continental y la creación del Ejército de los Andes forjó héroes y creó naciones, protagonizó grandes victorias pero también fundó escuelas, bibliotecas y tribunales de justicia. Miguel Ángel De Marco realiza una ajustada y documentada síntesis de la vida de San Martín quien supo sobreponerse a sus falencias y debilidades.

9) San Martín. Soldado argentino, héroe americano, de John Lynch. Madrid, Crítica, 2009. $169.

José de San Martín, una figura compleja y enigmática: liberal en una sociedad conservadora, monárquico en un mundo de republicanos, soldado e intelectual a la vez, un hombre reservado que rehuía la retórica y el brillo personal, pero que fue capaz de despertar el entusiasmo de los hombres que le siguieron en sus grandes empresas militares. El libro de Lynch, basado en una amplísima documentación, no sólo ofrece el retrato humano de este personaje singular, uno de los mayores héroes de la emancipación de América, sino que ilumina el complejo contexto de las revoluciones hispanoamericanas.

10) San Martín y la tercera invasión inglesa, de Juan Bautista Sejean. Buenos Aires, Biblos, 2009. $68.

¿Fue San Martín el jefe de una tercera invasión inglesa, oculta, maquillada? Éste es el tema central de la obra. El autor contradice todo lo que se ha escrito sobre el prócer acerca de los motivos, las causas, los objetivos que lo movilizaron para incursionar en la guerra contra los españoles en América. También pone al desnudo la política desplegada por Gran Bretaña desde fines del siglo XVIII para obtener la dominación económica de América del Sur. Sejean intenta demostrar que después de las frustradas invasiones de 1806 y 1807 los ingleses cambiaron su estrategia de conquista, poniendo en cabeza de San Martín la responsabilidad de llevar adelante los planes que no pudieron concretar Beresford ni Whitelocke. Sus argumentos se apoyan en bibliografía de la que extrajo fragmentos tan interesantes y sorprendentes como poco conocidos.

En Imágenes