Aarón: el asesino misterioso de la Sexta Sección
Una aproximación al mundo del detenido por el doble crimen. Un chico “dark” amante de las historias de asesinos seriales, que ofrecía servicios sexuales a hombres. Abanderado en su escuela, y acusado de cometer crímenes horrendos. Guardaba formol en su habitación.
-No entren ahí… van a encontrar algo…-

El allanamiento había empezado hacía minutos en el pequeño departamento de Avenida Las Heras 174 ayer a la mañana, ni bien despuntó el sol. Tanto antes como después de haber pronunciado la frase que inicia esta crónica y que podría encerrar la comisión de crímenes espantosos, Y.G. (19) se comportó como un testigo ausente de la tensión a su alrededor. Su madre, de 37 u 38 años, se moría de frío mientras su hermanita menor le ofrecía una frazada. Al mismo tiempo, los investigadores miraban su entorno con asombro. Estaban allanando la vivienda familiar de un chico de 19 años, buen estudiante, educado, reservado, abanderado de su escuela alguna vez, que en un termo blanco laqueado de medio litro oculto en su habitación guardaba el dedo anular amputado a Hugo Montesino (49), el hombre asesinado junto a su madre Teresa, de 70 años, en la calle Francisco Moyano de la Sexta Sección, en algún momento del 11 de mayo último. Había más cosas: un manual manuscrito de cómo matar gente sin dejar huellas, películas de asesinos seriales, un toallón repleto de sangre que había sido cortado en retazos que hubo que reconstruir ayer mismo, y anotaciones muy macabras en las que daba cuenta de crímenes, víctimas, y métodos de exterminio. No se sabe si esos asesinatos fueron reales o no. Sí que el chico guardaba en su placard un dedo de Montesino, frascos de formol, pinturas, y ropa negra por todos lados.

El caso de Y.G. (no damos su nombre porque aún no está formalmente acusado de nada) eriza la piel. ¿Cómo un joven de 19 años y buen estudiante puede ser un asesino serial?

La habitación minúscula de Y.G. era un muestrario del horror, de acuerdo a los testimonios que pudimos reconstruir: películas de “serial killers” americanos, instrucciones para matar, la toalla con sangre, el dedo, numerosos afiches que fueron definidos como “violentos”, cuadernos con anotaciones prolijas en las que colocaba un título y pequeños textos descriptivos de crímenes, pero sin nombres. Había numerado las víctimas del 1 al 10 y en más de una decía “eliminado” según confirmó anoche el jefe de policía Angel Fozzatti en nuestro programa “After Office” de MDZ Radio. Entre esos textos había nombres de personas reales a las que había contactado por servicios sexuales. En varios de esos casos consignó si vivían solos, o si tenían lugar o no, o cuándo se encontraban con sus amigos. ¿Futuras víctimas?

Otro de los hallazgos le hizo correr frío por la espalda a más de un policía: frascos con formol, e instrucciones para disecar y mantener cuerpos humanos. También hallaron piedras de las que se utilizan para determinados ritos, imágenes esotéricas… “Era un todo… no sólo la habitación del chico” refirió uno de los investigadores, quien había reparado en la expresión “tortuosa”, “sufriente…” de varios retratos distribuidos en la pequeña casa. Parece que los pintó la madre de Y.G.

El chico estaba vestido de negro ayer a la mañana. Prolijo y limpio, sólo pidió que no entrasen a su habitación. Nadie le hizo preguntas. E inmediatamente se lo llevaron a Contraventores, con toda la prueba reunida. Por la tarde se supo que Policía Científica había confirmado que el dedo escondido en el termo era el de Montesino. Mientras el caso discurría las redacciones, indiferente, Y.G. hacía gimnasia en su celda causando el asombro de los policías. Cerca de las tres de la tarde le ofrecieron ver a su madre, y no quiso. Pero sí pidió ver al padre, un empleado que no vive con la familia. A Y.G. lo van a indagar hoy a la mañana, y muy probablemente la fiscal especial Claudia Ríos le impute el doble crimen de la Sexta Sección.

LA CONEXIÓN

¿Cómo se une la línea de puntos entre el joven oscuro Y.G y las muertes en la Sexta? Aquellos crímenes ocurrieron hace tres meses y el trabajo desde entonces hizo mucho foco en la tecnología. Se sabe que Hugo Montesino contrataba servicios sexuales, por ejemplo, que rastreaba por Internet. Y uno de los contactados por la víctima habría sido Y.G., quien se ofrecía a través de ciertas páginas. Lo que no está claro es que el chico efectivamente haya ejercido la prostitución, o que simplemente la haya utilizado como excusa para contactar a sus víctimas. Por lo menos, a estas dos.

Y.G. no actuaba con su nombre en los foros de servicios gay. Utilizó el alias “Aarón”, de origen hebreo que significa “fortaleza en la montaña”. Aarón aparece replicado en numerosas comunicaciones, y a través de las llamadas realizadas por Montesino se habría llegado a Y.G. Hubo otros datos que sirvieron para armar el rompecabezas. Un joven que dijo llamarse Aarón fue atendido en el Hospital Central alrededor de las ocho de la mañana el día del doble crimen de la Sexta Sección. Fue objeto de curaciones por “cortes”, de acuerdo a los datos de una Oficina Fiscal de Capital. Aarón dejó huellas ese día de Mayo: le dio a la guardia del hospital y al médico que lo atendió, diferentes números de documento y brindó incluso distintas historias respecto de sus heridas. Hubo una causa sustanciada por los cortes de Aarón, el joven que apareció herido en el Central en la mañana del crimen.

Las piezas del rompecabezas se fueron armando de a poco hasta llegar a los allanamientos de ayer. En el camino Aarón cometió errores, como regalar cuchillos de grandes dimensiones a otro joven que fue detenido y se lo contó a la policía. Pero ni en un millón de años los investigadores hubiesen esperado hallar el dedo del muerto metido en un termo de medio litro, envuelto en nylon y prolijamente tratado con formol.

Los que vieron la escena del doble crimen de la Sexta Sección dicen que fue cometido por alguien bestial. No se conformaron con apuñalar. Los cortes fueron profundos, tremendos, desgarradores de principio a fin. Teresa Montesino (70) tenía una clavícula totalmente salida a causa del tajo profundo que tenía en esa zona. Se podía retirar el hueso con las manos sin esfuerzo. Fue una verdadera carnicería.

Poco se sabe de la vida familiar de Aarón, salvo el hecho de que pasaba sus días con su hermana y su madre, que fue abanderado (su hermana también lo fue, al decir de las pocas fotos familiares halladas en el departamento). No se sabe si tiene amigos más allá de la red social, o pareja.

Es un misterio Aarón, o más bien Y.G. de 19 años, un adolescente oscuro e inteligente que desprecia al modo de vivir del “ser humano” si nos atenemos a algunas inscripciones que hizo en su Facebook, donde usa la imagen del baterista de una banda “metal” de Alemania como foto de perfil. “No sé si detesto mi estilo de vida actual o el estilo de vida de el humano común o detesto vivir... Cuando viva sólo lo sabré” escribió.

No da muchas pistas la red social respecto de Aarón, salvo un modo de pensar extraño. Ni siquiera el hecho de haberle dado “Me Gusta” a una página casi sin actividad llamada “Asesinatos profesionales a sueldo” lo transforma en un serial killer. Salvo el detalle de que escondía en su habitación un toallón con sangre cortado en retazos, el dedo de la víctima de un crimen y algunos frascos de formol, Y.G (19) podría haber pasado por un adolescente como cualquier otro. Un poco raro, pero no mucho más. Ahora, se trata de saber si estamos ante un asesino múltiple, un psicópata de verdad. Como los de las pesadillas.



Nota del autor: No hay en la historia reciente asesinos seriales ni múltiples con el nombre Aarón. Pero hay un personaje de una vieja película interpretada por Edward Norton. Se llama Aarón Stampler. Es un chico brillante que logra engañar a todo el mundo haciéndose pasar por esquizofrénico, luego de haber matado a un religioso que lo había abusado. En la saga de esa película, comete un vengativo baño de sangre.

Entre las películas que se encontraron ayer en el departamento de Y.G. según refirió el periodista Leonardo Otamendi en una crónica, aparecieron “Seven” (Pecados Capitales), y el Silencio de los Inocentes. También había otras menos famosas sobre asesinatos de prostitutas y de homosexuales.
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó9/10
Opiniones (13)
30 de Agosto de 2014|11:11
14
ERROR
30 de Agosto de 2014|11:11
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
cuervo15 de Agosto de 2013|17:23
fuerabicho....el mejor comentario que leí y lo peor es que es totalmente probable.
13
tekilalincha15 de Agosto de 2013|16:49
LO PEOR ES QUE NOS RODEAN MONTONES DE ARON EN MENDOZA
12
tekilalincha15 de Agosto de 2013|16:48
MUY BUENA NOTA MONTACUTO PERO ES ESCALOFRIANTE TODO ESTO ES DE PELICULA
11
danytopac15 de Agosto de 2013|15:00
Bien ahi la policia, por fin laburan rapido y bien. Y muy buena la nota de Montacuto tambien, idolo lo escucho a la mañana y me gusta todo lo que hace, un profesional en serio.
10
harto5515 de Agosto de 2013|14:15
fuerabicho, sos mi ídolo!
9
mar c15 de Agosto de 2013|13:22
tudomendo, teniendo tu mentalidad se ve que consumis en exceso series yanquis donde todo en un capitulo de media hora queda resuelto. Si tuvieras al menos cierta capacidad interpretativa de lectura te darias cuenta que en 3 meses engancharon al culpable con evidencias que lo involucran y que, A COMPARACION de otros casos hay que reconocer el trabajo que se hizo no seamos tan gatafloristas tampoco.. Estamos en Argentina, y las reglas del juego estan planteadas asi, si no te gusta te sugiero que te vayas al estudio de grabacion de algunas de estas series y quedes conforme con esos trabajos. Sds
8
fuerabicho15 de Agosto de 2013|12:18
Ahora al ex Cose, de donde se escapa después de matar a dos o tres operadores, y al otro día Naranjo y Padilla con sus artículos de abuso, y Salinas y Guevara diciendo que abusaban de él.
7
tudomendo15 de Agosto de 2013|11:11
Tampoco nos saquemos el sombrero tan fácil con la investigación!!! Les llevo 3 meses pescar a un pelot.. de 19 años que dejó pistas por todos lados y vivía a 5 cuadras del km cero. Ademas quedo en evidencia que cuando no encuentran nada es "pasional" o "ajuste de cuentas". Porque no encuentran a las chicas de Lavalle?
6
fenriz15 de Agosto de 2013|10:52
Entre los gustos musicales de su perfil en facebook, también figuran otros artistas como Gustavo Cerati, Soda Stereo, Charly Garcia,... Me extraña Otamendi, y otros periodistas, en fin, anteponiendo prejucios artísticos y cayendo en decorados fáciles al menos para alimentar el morbo del lector; en un lugar donde no pasa casi nada, hasta entiendo la necesidad de muchos periodistas de darle un marco de espectacularidad berreta al homicidio de un desequilibrado mental.
5
porotype15 de Agosto de 2013|09:55
Sr. Montacuto, excelentemente escrito y atrapante su artículo. Espero por más!
4