Mastro Titta, el último gran verdugo a sueldo de los papas

Giovanni Battista Bugatti trabajó 70 años para los Estados Pontificios. Practicó 596 ejecuciones. La Santa Sede mantuvo la pena de muerte hasta 1969.

En 1796, con 17 años recién cumplidos, Giovanni comenzó a trabajar a las órdenes del papa Pío VI y la tarea encomendada era la de ajusticiar a aquellos delincuentes y asesinos que tras haber sido juzgados por el tribunal eclesiástico recibiesen como condena la pena capital.

Durante los primeros cinco años en los que desempeñó este oficio apenas llevó a cabo media docena de ejecuciones, pero tras la Revolución Francesa y el control por parte de los galos de las decisiones de los Estados Pontificios, las condenas de muerte se multiplicaron de manera vertiginosa, ya no solo ejecutándose a delincuentes o asesinos, sino que abarcó a todo aquel sospechoso de conspirar u opositor contra las leyes impuestas desde Francia, por lo que hubo un periodo en el que al Mastro Titta se le acumuló el trabajo, ejecutando casi a diario, relata Alfred López en su blog Cuaderno de historias.

Fue el verdugo que se mantuvo más años en el puesto (en total 69) y no fue jubilado hasta que cumplió los 85 años de edad, dejando tras de sí la cifra de 596 ejecuciones practicadas.

Cuentan las crónicas que no era demasiado alto, pero que con los años adquirió una importante corpulencia.

Varios fueron los métodos que utilizó a lo largo de su carrera profesional como verdugo para ajusticiar a los reos: de un hachazo cortando el cuello, la horca, con una maza (con la que asestaba un fuerte golpe contra la cabeza del condenado y con la que le aplastaba los sesos) y, a partir de 1810, la guillotina, directamente importada desde Francia.

Eso sí, una vez que tenía que llevar a cabo la ejecución se mostraba impasible, realizándola con dureza y brutalidad. Tras la muerte del condenado mostraba orgulloso, al público asistente, la cabeza cortada del ejecutado.

Dependiendo del delito cometido por el condenado a muerte (normalmente brutales asesinatos o crímenes contra miembros del credo), Giovanni empleaba una mayor brutalidad a la hora de ajusticiarlo, llegando a descuartizarlos tras la ejecución y colgar sus miembros en las esquinas del cadalso.

Pero tras cumplir con su trabajo, el Mastro Titta era un hombre normal y corriente como todos los demás. Se retiraba a su casa, situada en el Trastévere (al otro lado del rio Tíber, muy cerca del Vaticano) y allí convivía con su esposa, a la que ayudaba en un negocio artesanal de pintar paraguas y sombrillas que se vendían a los turistas que visitaban Roma.

Como verdugo oficial de los Estados Pontificios gozó de ciertos privilegios, pero también tuvo una norma que tenía que cumplir escrupulosamente, ya que bajo ningún concepto podía abandonar el barrio en el que residía y solo podía hacerlo cuando fuese requerido desde el otro lado del río para ir a ejecutar a un condenado.

Esta era una medida que se tomaba para salvaguardar la seguridad del propio Giovanni, debido a que eran muchos los familiares, amigos y simpatizantes de los ajusticiados por él que querrían agredirlo. Por otro lado estaba el hecho de que cada vez que cruzaba el puente que separaba ambas orillas del Tíber, una multitud de personas hacían correr la voz y se congregaba en la plaza donde se iba a realizar la ejecución. Algo que provocaba masificación de gente concentrada en aquel lugar, que daba paso a numerosos incidentes, al no poder ser controladas por los miembros de orden público allí dispuestos.

Se jubiló, por orden del Papa Pío IX, el 17 de agosto de 1865, retirándose a vivir plácidamente y con una generosa pensión; nada habitual en la época ser percibida por aquellos que se dedicaban a ese tipo de oficio, ya que lo normal era que se le asignase unas tierras junto a una casa y viviesen de lo que cultivaban. En el caso del Mastro Titta la retribución fue de 30 escudos mensuales (teniendo en cuenta que por cada ejecución había percibido a lo largo de su vida la irrisoria cantidad de 3 céntimos de lira).

Podría decirse que fue el último gran verdugo bajo las órdenes papales. Tras retirarse tan sólo once fueron las ejecuciones realizadas, hasta que en 1870 desapareciese como tal los Estados Pontificios y Roma pasase a estar bajo el control administrativo y judicial del rey italiano Víctor Manuel II.

Una vez ya formado el Vaticano nuevamente como Estado en 1929, tras los Pactos de Letrán, la Santa Sede mantuvo la pena de muerte durante cuarenta años más (hasta 1969), aunque no hubo ejecuciones.

Varios narradores y poetas escribieron sobre Giovanni Battista Bugatti, entre ellos Charles Dickens, Giuseppe Gioachino Belli o George Gordon Byron (Lord Byron). También se puede leer online las memorias del Mastro Titta, escritas a raíz de las anotaciones que fue realizando a lo largo de su vida y que se encuentran en pdf en la web del Museo criminológico de Roma.

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó9/10
Opiniones (1)
3 de Diciembre de 2016|12:40
2
ERROR
3 de Diciembre de 2016|12:40
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. No matarás - El que a hierro mata, a hierro muere...
    1
En Imágenes
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
28 de Noviembre de 2016
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016