Hallan un barco hundido lleno de tesoros para un sultán

El buque naufragó en el Adriático cerca de las costas de Croacia en 1583 y transportaba artículos de lujo para el sultán otomano Murad III.

Un equipo de arqueólogos está estudiando el barco, que transportaba diversos objetos de la vida cotidiana y adornos para el palacio de Murad III, entre los cuales se encuentran lujosos espejos y cristales, vidrios, lámparas de bronce, seda, camisas de algodón, maquinillas de afeitar, despabiladeras, velas y campanas de bronce. 

"El yacimiento es muy extenso y todavía no tenemos una idea precisa de la extensión total del pecio", explican Castro y Casabán, dos de los directores del proyecto que han bautizado como Gnalic

Gagliana grossa era un buque grande de remos construido en Venecia en 1569 y vendido a una rica familia de un comerciante de Dubrovnik, Croacia, que partió de la costa Dálmata en 1583 para llevar artículos de lujo a su mejor cliente, pero en cuanto se separó de la costa, la nave se hundió atrapada por una tormenta inmensa, perdiendo todo su valioso cargamento.  

"En su último viaje, la Gagliana grossa se dirigía a Estambul con un cargamento de vídrios, tintes y otros elementos suntuarios para el palacio del sultán. Lo que hemos descubierto es que el buque era de grandes dimensiones pero todavía no tenemos elementos que nos permitan iniciar la reconstrucción del mismo", comentan los arqueólogos. 

La madre del sultán Murad III era una dama veneciana de alcurnia, Cecilia Venier-Baffo, que había sido raptada en Paros y enviada al serrallo de Selim II, sultán que imperaba en tiempos de Lepanto.

Los arqueólogos también han encontrado un elemento decorativo muy de moda en la década posterior a Lepanto, que iba a engrosar las pertenencias del sultán: se trata de un candelabro de bronce igual que el que esta en el despacho de Felipe II en el Escorial.

El buque llevaba una rica variedad de recipientes de vidrio, espejos, cristales de ventanas, lámparas de bronce, seda, camisas de algodón, maquinillas de afeitar, alfileres, agujas, despabiladeras, velas, campanas de bronce, gafas (una de las mayores colecciones halladas, con sus estuches), y materias primas, como el cinabrio, el plomo, carbonato, mercurio, antimonio, alambre de cobre, amarillo de azufre y hoja de latón.

En la investigación sobre el buque hundido, los investigadores también encontraron documentos en los archivos ducales con registros de las pérdidas navales y diversas reclamaciones comerciales que poseen información valiosa para los historiadores sobre las naves hundidas de las repúblicas marítimas de Venecia y Génova. 

Si los arqueólogos logran detectar la procedencia y el destino de los elementos hallados, este descubrimiento arrojaría luz sobre las rutas comerciales en el Mediterráneo oriental de finales del siglo XVI, ya que las naves que datan de esta época son aún desconocidas en su mayor parte para los investigadores.

Su trabajo puede seguirse desde Facebook, donde van subiendo imágenes y avanzan algún resultado de sus trabajos. 

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó9/10
Opiniones (0)
2 de Diciembre de 2016|15:01
1
ERROR
2 de Diciembre de 2016|15:01
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016