Deportes

La noche de terror del ex presidente de Vélez

Raúl Gámez estuvo secuestrado junto a su secretaria por más de una hora. Luego saltó del auto en el que lo transportaban.

Raúl Gámez, ex presidente de Vélez y precandidato a diputado nacional en el frente Unen, fue interceptado en la noche del miércoles por delincuentes, cuando transitaba junto a su secretaria en la zona de Lope de Vega y Nogoyá, en el barrio de Versailles. Minutos antes, había participado de un debate televisivo de cara a las elecciones del 11 de agosto. 

El ex dirigente político explicó que uno de los delincuentes lo reconoció. "Este es Gámez, el de Vélez, vamos a la casa a buscar todos los dólares que se choreó", le dijeron los secuestradores. 

Durante el recorrido, los maleantes lo transportaron hasta un comercio de su propiedad para que retirara dinero e insistieron para que los llevara a su casa, pero el precandidato fue tajante: "Matame acá, pero a mi casa no voy". Gámez sabía que en su domicilio lo esperaban su hija y otros familiares. 

Los delincuentes lo revisaron e intentaron encontrar la calle de su domicilio, hasta que el ex presidente del Fortín intentó una peligroso maniobra para liberarse: abrió la puerta del vehículo en el que lo transportaban y se tiró a la calle. 

"Empecé a patinar en el asfalto y me ardía todo. La gente me levantó mientras me pasaban los coches por al lado, me llevaron a la vereda y después al hospital. Minutos después liberaron a mi acompañante", detalló. 

Gámez explicó que el secuestro se inició "al voleo" porque lo vieron con auto nuevo, pero luego de que uno de los delincuentes lo reconociera las cosas se pusieron más difíciles porque sus cautores pedían "dólares". 

Horas más tarde, el auto fue secuestrado por la Policía. Los delincuentes están prófugos de la Justicia. 

Opiniones (0)
20 de enero de 2018 | 01:23
1
ERROR
20 de enero de 2018 | 01:23
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    El ciclón que congela a los Estados Unidos
    4 de Enero de 2018
    El ciclón que congela a los Estados Unidos