Ernestina Pais y su lucha contra los ataques de pánico

Su padecimiento la alejó de la televisión. Ahora en una entrevista, se muestra más fuerte: "Estoy cada día mejor".

La conductora contó detalles del tratamiento al que se sometió durante un mes para superar la enfermedad, en la revista DMag.

El 2013 había comenzado muy bien para Ernestina Pais y se mostraba muy feliz por su regreso a la televisión de la mano de Desayuno Americano. Pero el camino no fue tan llano como ella creía y su salud le jugó una mala pasada.

"Mi cuerpo dijo: 'Basta'. No podía salir de mi casa, tenía muchísimo miedo".

Al poco tiempo, la conductora comenzó a sufrir intensos ataques de pánico que la obligaron a hacerse a un costado y dejar la pantalla chica. Ernestina comenzó un tratamiento y se refugió en el amor de su familia para superar el duro trance.

“Estoy mejor cada día. Después de un mal momento, que me asustó mucho, creo que algo cambió. Yo venía de años de no darme cuenta de que había algo no estaba funcionando del todo bien”, explicó en una entrevista con revista DMag.

"Tenía un psicólogo y un coach, una persona a la que podía llamar ante cualquier situación de angustia o pánico que sufriera".

“Soy bastante negadora de este tipo de síntomas y fue simplemente que el cuerpo dijo: 'Basta'. Yo no entendía lo que me pasaba. No podía salir de mi casa, tenía muchísimo miedo. En cualquier circunstancia, vos decís: ‘Bueno, se me pasa esta angustia y paro de llorar', pero cuando sentís que no estás manejando tu cuerpo, no querés enfrentarte al mundo exterior. Con los ataques de pánico te contracturas, se te acortan los músculos, estás en una posición tensa muchas horas”, dijo Ernestina.

Además, Pais contó cómo fue el tratamiento al que se sometió durante un mes: “Empecé a ocuparme de cuestiones domésticas, hacer ejercicio todos los días, tomar clases de canto y piano. Tenía un psicólogo y un coach, una persona a la que podía llamar ante cualquier situación de angustia o pánico que sufriera”, relató la conductora.

“Recién después del primer mes de tratamiento, empecé a volver a ver a mis amigos. Cociné para mis amigos por primera vez en mi vida. Empecé a hacer cosas pequeñas que tenían que ver con el afecto, a estar rodeada de gente que entendiera todo sin que yo tuviera que explicar. Me rodeé de mucho cariño”, finalizó Ernestina.



Fuente: Ciudad.com.
Opiniones (0)
19 de agosto de 2017 | 06:36
1
ERROR
19 de agosto de 2017 | 06:36
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial