A dos años de la misteriosa muerte de Amy Winehouse

Hace exactamente dos años, Amy Winehouse era encontrada muerta en su casa de Camden Square a la edad de 27 años. Su recuerdo hoy.

Hace dos años, a la edad de 27 años, Amy Winehouse fue encontrada muerta en su apartamento de Londres. La policía británica respondió a una llamada del servicio londinense de ambulancias tras reportes del deceso de una mujer. Los oficiales encontraron el cuerpo de la cantante, que fue declarada muerta inmediatamente. Su cuerpo fue encontrado sin vida en su apartamento.

El 23 de agosto, la familia de Winehouse dio a conocer un breve comunicado sobre los resultados de las pruebas de toxicología devueltos por las autoridades: "No había drogas ilegales" y la causa de la muerte aún no se pudo determinar. La declaración concluía: "La familia desea agradecer a la policía y al juez de instrucción por su investigación exhaustiva y continua para mantenerlos informados durante todo el proceso. Se espera que los resultados de la investigación se publiquen en octubre."

En una entrevista en la CNN en septiembre el padre de Amy Winehouse, quien se encontraba en proceso de rehabilitación del alcoholismo, sostuvo la teoría de que su muerte pudo producirse por un ataque provocado por las sustancias que le habían prescrito para aliviar los efectos del síndrome de abstinencia del alcohol. «Todo lo que Amy hizo, lo hizo en exceso: tomó en exceso y también se desintoxicó en exceso», declaró.

El 25 octubre de 2011 se hizo público el resultado de la autopsia. La forense Suzanne Greenway dijo que “la muerte repentina fue la consecuencia no intencionada” de la gran ingesta de alcohol de Amy Winehouse. En su apartamento se encontraron tres botellas de vodka vacías, dos grandes y una pequeña.

La investigación forense halló 416 mg de alcohol por decilitro de sangre (416 mg/dl). El límite para conducir en Gran Bretaña es de 80 mg/dl. El patólogo que realizó el examen post-mortem afirmó que 350 mg/dl era considerado un nivel fatal, es decir, que implicaba la muerte. El examen concluyó que los órganos vitales estaban en buen estado pero ella tenía grandes cantidades de alcohol en el sistema por lo que su respiración podría haberse detenido y habría terminado en un coma.


El recuerdo de Amy hoy

Dos años después, Winehouse tiene una presencia casi constante en el barrio londinense de Camden Town, donde la cantante vivió al límite y murió el 23 de julio de 2011, a los 27 años.

A pesar del tiempo transcurrido, los temas de esta talentosa y autodestructiva cantante suenan en casi todos los locales y su imagen es omnipresente ya sea en las tiendas, los bares que frecuentaba o, incluso, en el aspecto físico de muchos de los que imitan su inconfundible estilo.

Los brazos tatuados, sus frondosas cabelleras, sus ojos pintados, sus grandes pendientes dorados o sus estampados de cuadros son notas habituales de este barrio del norte de Londres, al que Winehouse no renunció a pesar de su popularidad y al que siempre mostró su afecto.

“Este es para Londres y para Camden que está en llamas”, dijo la autora de “Rehab” al recoger uno de los cinco Grammys que ganó en febrero de 2008, mientras el famoso mercado de su barrio ardía al declararse un gran incendio.

Ahora, un año después de su muerte, Camden le devuelve ese afecto a una de sus hijas predilectas y que mejor representaba en sus virtudes y sus defectos la esencia de este lugar.

El pub “The Hawley Arms”, uno de los más frecuentados por la artista y que quedó totalmente destruido por un incendio en 2008, se convirtió en el mausoleo de la diva del soul, cuyo formidable talento quedó ensombrecido por su adicción al alcohol y las drogas.

Canciones como “You know I’m not good” o “Back to Black” forman parte de la banda sonora habitual de este bar donde las paredes están decoradas con algunas imágenes de la cantante y hay uno de los estantes de detrás de la barra dedicado a su memoria.

Una barra que Amy conocía bien tanto por fuera como por dentro ya que muchas noches se ponía detrás de ella a servir a los clientes y ayudar a los camareros, quienes la veían como una más de la familia.

Esta naturalidad, poco común en artistas de fama internacional, también la dejó entrever en el “Dublin Castle”, otro bar cercano, donde una gran fotografía de la malograda cantante firmada por ella preside la barra.

“Gracias por dejarme pasarme al otro lado de la barra. Mucho amor”, reza la dedicatoria de Winehouse, cuya imagen copa la mayor parte de las paredes de este local de Camden, centro de peregrinación de muchos de sus seguidores.
Opiniones (0)
18 de diciembre de 2017 | 20:20
1
ERROR
18 de diciembre de 2017 | 20:20
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes