Hallan evidencias del sitio de Jerusalén de hace 2.000 años

En el siglo I, el asedio del futuro emperador Tito, arrasó la ciudad y destruyó el templo. Los objetos rescatados muestran la hambruna que sufrieron los judíos.

El empeño de las autoridades de Israel en consolidar los relatos de la historia de sus antepasados está proporcionando interesantes descubrimientos arqueológicos, que corroboran episodios de la antigüedad del que se tenían noticias, pero no evidencias.

Ahora, dos vasijas de cerámica y una lámpara de aceite, encontrados en el interior de un depósito de agua perteneciente al canal de drenaje que conectaba la piscina de Siloam con el Arco de Robinson, alrededor de la muralla oeste confirman, según la excavación dirigida por el arqueólogo de israelí, Eli Sukron, director de Instituto de Antigüedades de Israel, órgano del Estado de Israel para el estudio de los vestigios del pasado.

Los judíos habían iniciado una revuelta en contra del Imperio Romano tras la muerte delemperador Nerón y la siguiente crisis hasta la consolidación de Vespasiano como nuevo emperador. Los judíos se hicieron con la ciudad y expulsaron a los romanos que se rehicieron más tarde en torno al general Tito, que sucedería después a Vespasiano. Los romanos asediaron la ciudad hasta cortar todos sus suministros y tras varios intentos fallidos finalmente asaltaron la ciudad destruyendo el Templo de Jerusalén.

Según el arqueólogo Eli Sukron: “Es la primera vez que podemos relacionar la hambruna ocurrida durante el sitio de Jerusalén durante la Gran Revuelta de los judíos contra los romanos. Los recipientes y las lámparas de aceite fueron sumergidos en los depósitos de agua para esconder comida durante la terrible hambruna que sufrió la ciudad durante el sitio romano”. Los objetos parecen corroborar la versión de la antigüedad escrita por Flavio Josefo, cronista judío al servicio de Tito, cuya versión del asedio es la que ha prevalecido:

“La agresividad de los defensores que habían iniciado la revuelta aumentó con el agravamiento de la hambruna, como no había un triste grano de maíz que echarse a la boca, asaltaron casas en busca de cualquuier alimento. Si encontraban algo maltrataban a los ocupantes de las casas por haber negado su existencia, si no era así les torturaban acusándoles de haberla escondido en algún lugar”.

Opiniones (1)
10 de Diciembre de 2016|05:56
2
ERROR
10 de Diciembre de 2016|05:56
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Difícil encontrar maiz fuera de América en el siglo I. Tenían que esperar a Colón.
    1
En Imágenes
15 fotos de la selección del año de National Geographic
8 de Diciembre de 2016
15 fotos de la selección del año de National Geographic