La dramática vida de los leones en el zoológico de Colón en Buenos Aires
Flacos, débiles, recintos dimintuos, así están los leones en este lugar. Un maltrato que no merecen estos pobres animales.

Desde las redes sociales se promueve que cierren este lugar, al igual que el zoológico de Mendoza, mantienen los animales en condiciones poco adecuadas. Pero el caso del zoológico de Colón en Buenos Aires, ya son parte de un maltrato tremendo.

La Declaración Universal de los Derechos del Animal ha sido uno de los documentos más hermosos y coherentes del mundo, siendo además absolutamente respetado. Cuando habla de los animales salvajes, dice que “todo animal perteneciente a una especie salvaje tiene el derecho a vivir libre en su ambiente natural terrestre, aéreo o acuático y a reproducirse”.

 

El zoológico de Colón fue construído alrededor de la cancha de fútbol local, como si fuera un parque común con el cual se adorna una ciudad o un vergel. Para entrar al zoo y a la cancha para los partidos, se usa la misma puerta, además tampoco hay una separación entre las jaulas de los animales silvestres y los bravíos de la hinchada, comúnmente exitada por el resultado de los encuentros.

Según una carta publicada por Martha Gutiérrez de Buena Vida, enviada y publicada por diario Clarín, existe una presentación judicial por este tema, recordándole que este zoológico no tiene habilitación, algo que sin duda ya ha sido considerado: cerrarlo es nada más que un trámite, basándose en La Ley Nacional 14.346 que penaliza el maltrato y la crueldad.

"La falta de alimento hizo que muchos animales de ese zoo fallecieran de inanición y que aún vivan animalitos que parecen sombras, seres sin alegría, sin ganas de vivir, porque han perdido lo que para un animal de la fauna es mas preciado: su libertad.Pedimos a la fiscal de la causa algo que, sin duda, ya ha considerado, que visite el Zoo de Colón, por favor". 
 
Una lectora comentó que “vecinos de la zona de Colón y Venado Tuerto se acercaron el sábado pasado para que les permitiesen entrar a ver a los animales, pero el intendente no lo permitió y a esta altura de las cosas, ya no sabemos si los animales que quedan aún viven”.

"Pedimos a los lectores que con espíritu positivo esperen la resolución de la Fiscalía, creemos que se resolverá el vaciamiento de este zoo para ir enviando a los animales hacia lugares de reservas adecuadas para cada especie. Tenemos fe en esto, acompáñenos".

"Hemos solicitado también a la fiscal que se permita al grupo local Cerremos el Zoo ingresar a ver a los animales por lo menos una vez por semana. También hemos solicitado, entre otras cosas, que este grupo obtenga un permiso para lo mencionado y, también, para poder ir a ver a la leona que fu transferida a otro zoológico cuando su flacura era patética".

Mensajes equivocados

"Hay lectores que nos dicen que sigamos con estos reclamos, pero agregan que hay otros zoológicos que también necesitarían nuestra intervención,  especialmente por otras razones. Y lo sabemos, pero no es fácil empujar todo a la vez".

"Nos mencionan al Zoológico de Luján, donde permiten que la gente adulta y sus niños puedan acariciar a los animales, incluyendo a los tigres y leones".

"Esto es dar un mensaje equivocado a la comunidad y, especialmente, a los pequeños. Como todo animal,  los silvestres y bravíos merecen respeto por su valor intrínseco, no son perritos o gatitos caseros, se les debe  considerar por su carácter, su tamaño sus zarpas, sus colmillos, su fuerza demoledora".
 
"Al mostrarlos tendidos en el suelo recibiendo caricias en sus lomos, el mensaje es equivocado y,aunque no suceda nada en ese momento, el jovencito que salió con esa experiencia puede luego estar expuesto al peligro por llevarse una idea equivocada de lo que es un león o un tigre".

"No debemos jugar con la naturaleza, sepamos contemplarla con consideración y respeto. Los animales silvestres y bravíos nos necesitan, pero para que seamos guardianes de su independencia en los lugares naturales en donde nacieron en libertad".

Martha Gutiérrez es periodista y presidenta de ADDA – Asociación para la Defensa de los Derechos del Animal.  www.adda.org.ar

 

En Mendoza le dan de comer pollo y menudos a los animales, pero no le quitan el nylon que envuelve las cosas. Esta foto la publicó Econógicos Unidos, hace unos días en Facebook.


 

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó9/10
Opiniones (1)
19 de Diciembre de 2014|09:56
2
ERROR
19 de Diciembre de 2014|09:56
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
juanpueblo13 de Julio de 2013|13:38
¿Pobres animales? los pobre animales son los que mantienen la existencia de estos lugares. Se imaginan si hubieran paseos por las cárceles? ¿Disfrutaríamos de ver seres humanos encerrados? (aunque en estos casos habría una muy buena razón para su encierro)......... Cuanta soberbia en los humanos, cuanto nos falta aprender de las demás especies.....
1