Polémica por una obra de arte con una rata viva

Pertenece al tucumano Hernán Emiliano Rodríguez, a quien los profesores quisieron agredir a golpes.

Hernán Emiliano Rodríguez es estudiante de la Facultad de Artes de la Universidad Nacional de Tucumán, y participó, desde el 11 de julio, en la muestra Peponas…?, en el Centro Cultural E. F. Virla, organizada por la Secretaría de Extensión de esa facultad.

Su participación se tornó en polémica debido a que expuso la obra Síndrome de la muñeca de trapo, que consistía en una jaula de mascotas donde estaba la muñeca acompañada de una rata de laboratorio, teñida de rojo.

El sitio Boletín de Artes, de la facultad, reseña que en esta muestra anual participa el plantel docente y se realiza desde hace algunos años con la propuesta de intervenir un objeto en común, con las pautas propias de cada docente. En esta ocasión, se trataba de intervenir muñecas peponas de trapo.

Los resultados de la muestra fueron diversos, pero la obra de Rodríguez generó el enojo en algunos docentes, quienes se dirigieron al autor con agresiones para demostrarle su descontento y lo incitaron a que modificara su obra, y algunos docentes llegaron a desafiarlo a una pelea mano a mano.

Varios asistentes a la muestra hicieron circular la foto de la instalación por las redes sociales buscando escrachar al autor y a su obra, e incluso algunos alegaron que violaba la Ley N°14346; sin embargo, para el autor, su creación no infringía ninguno de los artículos de esta ley.

“La jaula estaba acondicionada en todo sentido, contaba con alimento, agua, y había planificado realizar la higienización diaria de la misma. Además, en ningún momento la rata sufrió algún maltrato, ya que desde un inicio para lograr el color de la misma hice pruebas para comprobar que no tuviera reacciones alérgicas, como así también la tintura usada era libre de amoníaco".

También relató que estas ratas en particular son "animales nacidos en cautiverio y utilizados en pruebas de laboratorio, por eso las condiciones en las que yo la tenía incluso antes de llevarla a la muestra, y en las que la conservaré después, son las condiciones de una rata de mascota. No se podría ni debiera liberar un animal así porque no son una especie autóctona de ninguna fauna y no sobreviviría", declaró el autor para detallar el cuidado del animal en el que se había empeñado.

Pero el debate se extendió y abarcó mucho más allá de la obra específica. El sitio Boletín de Artes de Tucumán amplía el tema señalando: “Al margen de la cuestión proteccionista, que es otro debate, sería interesante analizar dos puntos más relacionados al Arte y a la Facultad de Artes. Por un lado, el incidente de los docentes, y la agresión de uno de ellos en particular, resulta grave si se piensa que se trata de un profesor que enseña, forma, imparte conocimiento y es el referente de los estudiantes de su cátedra. Cabe preguntarnos aquí, ¿qué sucede con el rol del docente, dentro de un espacio académico y por otro lado, en un contexto cultural de una muestra de arte? ¿Dejan de ser docentes cuando están en un centro cultural y se les es permisivo incitar la violencia? Por otro lado, además de la inapropiada violencia, queda el hecho de la censura. ¿En qué medida o con qué criterios se ha de modificar una obra ajena porque genera descontento de algunos?”.

Y sobre la censura señala: “Ya en Tucumán han habido otros casos de censura, y con esto se está convirtiendo cada vez más en una señal de alerta. Hace dos años, en la muestra ‘Los sistemas del arte’ realizada en la Universidad Tecnológica, se censuró una obra de tono erótico y pornográfica, porque, según relató a La Gaceta el director de Relaciones Institucionales de la UTN, Jorge Molina, ‘la comunidad de la Universidad Tecnológica no está preparada para estas manifestaciones’. Sin ir más lejos, en el X° Salón de Arte Contemporáneo de la UNT, inaugurado el pasado miércoles 10 de julio en el Museo de la UNT, a un artista se le exhortó por parte del jurado a modificar una parte de su obra que contaba con la presencia de una gallina, de modo que pueda ser seleccionada y expuesta. Esto, sin contar otros casos que quedan sin saberse o que datan de años atrás”.

En cuanto al desenlace de todo esto, la obra Síndrome de la muñeca de trapo fue levantada por Hernán Emiliano Rodríguez, y en su lugar se puede leer el siguiente texto:

A la comunidad artística y a los espectadores

Debido a las violentas agresiones recibidas por parte de algunos docentes de la Facultad de Artes de la UNT, he decidido retirar mi obra de esta muestra con el fin de evitar sucesivos perjuicios y ataques a mi persona, y cualquier inconveniente que pudiera generar a la muestra y a la Facultad de Artes, organizadora de la misma.

La obra consistía en una jaula para mascotas que contenía una muñeca pepona y una rata americana o de laboratorio. La misma había sido teñida de rojo con tintura sin amoníaco, previas pruebas de tolerancia por parte del animal. La jaula se encontraba en óptimas condiciones, contaba con alimento y agua, y se había planificado higienizarla periódicamente. El animal en ningún momento sufrió algún tipo de maltrato, ya que tanto la obra como el cuidado de la rata se planificó y realizó de manera responsable, teniendo en cuenta que involucraba un animal vivo.

Estas ratas, de la especie Rattus norvegicus, son utilizadas para realizar pruebas de control de químicos y experimentos en laboratorios, por lo tanto han nacido en cautiverio y las condiciones previas, durante y posteriores a esta muestra son las adecuadas para el animal. 

Personalmente, me duele y me resulta muy lamentable tener que retirar mi obra, impidiéndome presentarla como fue planteada y proyectada, con razón a esta suerte de censura promovida por las agresiones y amenazas tanto físicas como verbales recibidas.

No sólo la censura es lamentable y repudiable, sino que lo es más aún cuando proviene de docentes/artistas, quiénes por no compartir puntos de vista u opiniones, agreden de manera violenta y suprimen aquellas ideas distintas; como así también cuando proviene de proteccionistas que con desconocimiento de causa y desinformación, agreden, insultan y acusan de maltrato animal, cuando de ninguna manera es este el caso.

Considero que ante este tipo de obras, en las que involucran un animal vivo, es comprensible que se genere controversia y debate. Sin embargo, es siempre reprensible cualquier agresión, provocación física y falsa acusación, que son algunas de las razones puntuales y reprochables por las que retiro mi obra.
Gracias por su atención y comprensión

Hernán Emiliano Rodríguez

Opiniones (0)
10 de Diciembre de 2016|09:20
1
ERROR
10 de Diciembre de 2016|09:20
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic