Hoy se presenta "Membra", lo nuevo del Violetta Club

Un exquisito concierto se estrena en la provincia. Está centrado en las distintas heridas de Cristo, con una mirada lúcida y contemporánea y 40 artistas de reconocido talento en escena.

Violetta Club estrenará hoy “Membra”, una serie de cantatas del compositor alemán Dietrich Buxtehude centradas en las heridas de Cristo, en el Teatro Universidad, en dos funciones, a las 20 y 21.30.

La obra de Buxtehude data de 1680 y su título original es Membra Jesu Nostri (Los Miembros de Nuestro Señor Jesús). Son siete cantatas, compuestas con textos bíblicos y un poema medieval, dedicadas a Dietrich Düben, organista y compositor sueco.

Buxtehude hizo una novedosa mezcla de sonatas, coros y arias para solistas o tríos con ritornelli instrumentales, tomando textos del antiguo testamento y de un poema atribuido bien a Bernardo de Claraval –el creador de la orden de los Templarios- o bien a Arnulf de Lovain. 

La extrañeza de la obra de este compositor alemán reside en que estas siete cantatas dedicadas a las llagas de Cristo (pies, rodillas, manos, pecho, costado, corazón y rostro) no son exactamente las llagas que tradicionalmente son objeto de devoción: las producidas por los clavos en manos y pies, y la del costado, que producida por una lanza, atraviesa el tórax y llega al corazón. 

Federico Ortega Oliveras apostará a lo contemporáneo para actualizar el mensaje de súplica y agradecimiento. Violetta Club con sus instrumentos y un coro preparado por Elisabeth Guerra, con un seleccionado de cantantes que no sólo cantan sino que ponen el cuerpo para montar esta obra sobre El Cuerpo, están a cargo de la música. 


A cargo de “Membra”

 

* Dirección musical: Gabriela Guembe.
* Puesta en escena: Federico Ortega Oliveras.
* Asistente: Margarita Cubillos.
* Maestra de Coro y asistente de dirección: Elisabeth Guerra.
* Producción artística: Alejandro Fiore.
* Producción ejecutiva: Verónica Cesari y Griselda López Zalba.
* Escenografía: Gustavo Valdez.
* Estilismo: Pablo Morales y Facundo Sebastianelli.
* Vestuario: Maria José Pérez Coroliani.
* Iluminación: Gonzalo Llorente.
* Prensa y comunicación: Verónica Cesari.
* Fotografía: Lucas Elmelaj.
* Diseño: Gustavo Valdez (Valdez Design), Claudia Grebenc e Irene Diez (FAD).
* Tráiler: Alejandro Alonso.
* Sopranos I: Griselda López Zalba, Jimena Semiz, Marina Faggian, Cynthia Franchini. Sopranos II: Mariana Ledda, Luciana Orellana, Mariana Jordán, Amalia Villalba. Contraltos: Gloria López Sandmann, Carla Abraham, Carla Pérez, Antonella Benenati. Tenores: Cristian Mella, Lisandro Pellegrina, Lucio Marinsalda, Joaquín Martínez Dávila. Bajos: Diego Valentín Flores, Enrique Lucero, Fabio Romano, Eduardo Vázquez.

Violetta Club

Alejandro Fiore, violín y viola barrocos. Sebastián Alcaraz, violín barroco. Gabriela Guembe, violas da gamba sopranos y bajo; dirección musical. José Luis Di Marco, violoncello barroco. Gustavo Richter, órgano. Bruno Maximiliano Masi, contrabajo.



Quién es el autor


Buxtehude nació 1637 y fue bautizado como Diderick, ya que su Helsinborg natal formaba entonces parte de Dinamarca. Posteriormente se radica en Alemania y germanizó su nombre original por Dietrich.

Desde 1668 fue organista titular en la Iglesia de Santa María en Lübeck, al norte de Alemania, lo cual le permitió desarrollar ampliamente su carrera. Le interesó en particular componer música sacra, en una época en la que ya sus contemporáneos cultivaban géneros profanos como la ópera y el concierto. 

La obra Membra Jesu Nostri es un ciclo de siete cantatas y fue compuesta en  1680, en plena madurez del compositor, cuando ya residía en Lübeck. Cada una de ellas está dedicada a una parte del cuerpo sacrificado de Jesucristo. Buxtehude organizó las cantatas en secciones: una sonata instrumental, seguida de un concerto para voces e instrumentos, luego siguen arias para una o tres voces y una repetición del concerto. Salvo en la última cantata, que termina con un Amen final, se respeta este esquema prefijado. Buxtehude seleccionó textos bíblicos para los concertos (de Nahum, Isaías, Zacarias, el Cantar de los Cantares, Pedro y los Salmos), y tres estrofas del poema medieval “Rhythmica oratio” atribuida a Bernardo de Claraval (1090 - 1153), o a Arnulf de Lovain (1200 - 1250)

Su interpretación exige un coro a cinco voces (sopranos I y II, contraltos, tenores y bajos), y una pequeña orquesta de violines, viola da gamba, violoncello y bajo continuo).

Buxtehude compuso además obras para órgano, clave, música de cámara, corales y cantatas. Fue muy renombrado en su época y suele narrarse la anécdota de que Bach, siendo joven, caminó 320 kilómetros hasta Lübeck para oír al gran maestro y que residió tres meses con él, empapándose de sus enseñanzas.

En 1673 Instituyó los Conciertos de Adviento, que atrajeron a músicos de otras zonas y que siguieron celebrándose hasta el siglo XIX. Buxtehude murió en 1707, venerado por sus contemporáneos, y habiendo dejado no sólo una obra magnífica, sino también su impronta en la nueva generación: Bach y Haendel.

Opiniones (0)
16 de diciembre de 2017 | 23:44
1
ERROR
16 de diciembre de 2017 | 23:44
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Leopardo al acecho
    7 de Diciembre de 2017
    Leopardo al acecho