Ensayo: "Vivir en la tierra" de Andy Goldstein (2010-2012)

El fotógrafo argentino recorrió 30 asentamientos en 14 países de América Latina e invitó a los vecinos a posar para las fotos en sus hogares.

La producción fotográfica realizada durante 2010 y 2011 por el célebre fotógrafo argentino en diferentes ciudades de Latinoamérica documenta las condiciones de vida de millones de personas. El pasado mes de mayo se inauguró en la Sala Cronopios del CC Recoleta la muestra fotográfica "Vivir en la tierra", un proyecto conjunto entre el fotógrafo argentino Andy Goldstein y la organización de la sociedad civil TECHO, como una manera de dar una mirada profunda a la situación de pobreza en que se encuentran hoy millones de familias de Latinoamérica, que habitan en asentamientos precarios.

Andy Goldstein es uno de los más grandes fotógrafos argentinos, experto en temas de juego, creatividad y aprendizaje. Sus fotografías fueron expuestas y publicadas en diversas galerías y museos de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Cuba, España, Francia, Italia, México y Suiza. Su obra forma parte de las colecciones permanentes del Museo Nacional de Bellas Artes en Argentina, del Museo de Arte Moderno de Buenos Aires, y de la Biblioteca Nacional de Francia entre otros museos, así como de numerosas colecciones privadas. A lo largo de estos años, Andy Goldstein, además de fundar la escuela de fotografía que lleva su nombre, realizó numerosas series: La muerte de la muerte (1979), Gente en su Casa (1985), Arborescencias (1995), y la última, Vivir en la Tierra (2010-2011).

Su último ensayo contiene 60 fotografías de gran formato que condensan un viaje que Goldstein inició en Argentina y que siguió por Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Haití, Honduras, Guatemala, Ecuador, México, Perú y República Dominicana.

"Desde hace 25 años tenía este proyecto fotográfico en mente y, apelando a técnicas digitales actuales, pude implementarlo en asentamientos. Creí necesario realizarlo en todo Latinoamérica, la pobreza se repite en los 14 países que visité, dejando en claro que esto no es azaroso y mucho menos una elección", dijo Andy Goldstein.

El fotógrafo viajó a lo largo del continente durante más de dos años relevando historias, poniendo al descubierto que aquello que la distancia física separa, la pobreza lo vuelve a unir. Las fotos son un registro documental difícil de enfrentar: cada una de las imágenes está acompañada de un pequeño cartel que indica quiénes son los fotografiados con nombre, apellido, lugar en el que la foto fue tomada y hasta datos geográficos. De este modo la miseria deja de ser un concepto general y anónimo para convertirse en caras y gestos con una identidad.

Como elección estética y técnica, Goldstein utilizó una lente panorámica que le permitió abarcar los retratados en el espacio que los contiene. Por otro lado, la alteración de la perspectiva que produce ese tipo de lente transformó esos mundos, distorsionándolos y produciendo cierta sensación de asfixia. Cuando cuenta cómo procedió a la hora de tomar las fotografías, Goldstein explica: "Primero, yo dejaba que ellos se preparasen. Ellos decidían dónde quedarse, quién aparecería en las fotos, es decir, todos los detalles. Ese proceso llevaba hasta una hora. Solo entonces yo empezaba a fotografiar. Las tomas no eran instantáneas, sino todo lo contrario: ellos posaron durante varios segundos." Goldstein invitó por lo tanto a los retratados a elegir de qué manera se tomaría la fotografía (dónde, cómo, quiénes). Los fotografiados participaron así de la composición de la foto y el fotógrafo a su vez, participó de la visión que ellos mismos tienen sobre su realidad.

 

 

Fuente: www.andygoldstein.es

Opiniones (0)
19 de octubre de 2017 | 18:34
1
ERROR
19 de octubre de 2017 | 18:34
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"