Auge del turismo macabro

Los turistas buscan conocer los lugares marcados por la tragedia y son asiduos a conocer zonas catastróficas y casas de los horrores. Hay una agencia que organiza viajes por las zonas devastadas por el tsunami.

Hay un nuevo tipo de turismo que se denomina el turismo macabro (o grief tourism). Los turistas de aflicción, como también son conocidos, buscan los lugares marcados por la tragedia y son asiduos a zonas catastróficas y casas de los horrores.

Algunos de sus tours vienen marcados por la Historia (Austwich, Mauthausen, la Zona Cero o Hiroshima) y otros por la muerte de un personaje famoso (como la tumba de Jim Morrison, la casa de Marilyn Monroe o el Dearly Departed Tour -una visita guiada por el lecho de muerte de los famosos de Hollywood-).

Sin embargo, hay una parte aún más oscura dentro del turismo negro y que últimamente está especialmente de moda: los turistas que visitan las casas sacudidas por la tragedia, las zonas afectadas por las catástrofes naturales o los lugares que albergan crímenes sin resolver. El conocido como el turismo del morbo, informa el sitio 20minutos.es.

Algunos ejemplos

Amstetten, por ejemplo, es el último destino que entra dentro de este paquete turístico. Los turistas acuden en masa para ver la casa en cuyo sótano permaneció encerrada durante 24 años Elisabeth Fritzl. A diario llegan turistas de Hungría y Alemania que se sacan fotos delante del domicilio familiar, pese a que éste está vigilado por la Policía austriaca las 24 horas del día.

El caso de Madeleine McCann sigue sin estar resuelto un año después de que la pequeña desapareciera de un complejo turístico del Algarve, en Portugal y los turistas organizan tours improvisados por los lugares clave de la investigación, como el complejo turístico Praia da Luz o la playa por la que pasearon los padres de Maddie. Los visitantes son, principalmente, portugueses, pero también hay españoles y británicos.

Tras el tsunami que arrasó el sudeste asiático, muchas agencias se negaron a renunciar al auge turístico que suponía la zona antes de la catástrofe y cambiaron la oferta: la agencia tailandesa World Class On Tour organizó un paquete turístico que llevaba a los visitantes por el resort Khao Lak (que quedó en ruinas) y por un templo que se empleó de depósito de cadáveres, todo ello por 42 euros (el tour incluía dos noches de alojamiento). Además, los turistas podían comprar fotos de cadáveres y camisetas conmemorativas del maremoto.
Opiniones (0)
22 de noviembre de 2017 | 21:40
1
ERROR
22 de noviembre de 2017 | 21:40
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Grammy Latinos 2017
    18 de Noviembre de 2017
    Grammy Latinos 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia
    16 de Noviembre de 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia