Deportes

Gol de Evo Morales en la Cumbre de Lima

El presidente boliviano que se encuentra en Lima participando de la V Cumbre de Jefes de Estado de América Latina, jugó un partido que tuvo como trasfondo el veto de la FIFA a la disputa de partidos en la altura, y del que tomaron parte ex jugadores de la selección peruana. El gol fue de penal y a los 22 minutos.
Diego Armando Maradona, que había comprometido su presencia, finalmente no fue de la partida.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, marcó su primer gol en la V Cumbre de Jefes de Estado y Gobierno de América Latina, el Caribe y la Unión Europea: un penal ejecutado de forma impecable a los 22 minutos de un partido que el mandatario se tomó muy en serio.

En efecto, el gol, en el caso de Morales, no fue una figura metafórica para calificar un éxito político. Fue un gol literal, celebrado con entusiasmo por el público y hasta por los reporteros gráficos, que desataron una invasión de campo para captar la imagen del hombre que llevaba el número "10" de la camiseta boliviana.

Declarado fanático del fútbol y bien dotado técnicamente para el manejo del balón, el mandatario boliviano llegó a Lima para la Cumbre y 30 minutos después estaba en la cancha de la Universidad Nacional de Ingeniería dándole rienda suelta a su pasión.

La actuación de Morales tuvo como trasfondo la postura de la FIFA de marginar a las ciudades altas, como La Paz, de la práctica del fútbol internacional, por supuestos riesgos médicos. "Este veto es el apartheid del fútbol. Quiero pedir (la reconsideración), no sólo a nombre de las personas que viven en ciudades de altura, sino por la universalidad del fútbol", afirmó.

El público estaba conformado por personas que tienen en el "10" boliviano a uno de sus ídolos: los asistentes a la III Cumbre Social de los Pueblos, celebrada como alternativa a la Cumbre ALC-UE. Por eso, todos fueron vítores para el goleador.

Morales integró un equipo conformado por bolivianos residentes en Lima y enfrentó a un combinado de ex jugadores peruanos, incluidas figuras legendarias como Héctor Chumpitaz, Julio Meléndez y Julio César Uribe. De hecho, el mandatario expresó después su alegría por alternar con rivales de tan alta categoría.

El partido, de 20 minutos por tiempo, terminó 2-2. El otro gol boliviano fue marcado por un infaltable de la selección boliviana en los últimos lustros: Luis Héctor Cristaldo. Pero esos detalles técnicos poco importaban en una fiesta futbolística-política destinada a homenajear al gobernante indígena.

El gran ausente fue el ex futbolista argentino Diego Maradona, un simpatizante de la izquierda al que la organización de la Cumbre Social esperó hasta último momento. En cambio estuvieron presentes, aunque no en el campo sino en la tribuna, dirigentes del sector como el ex candidato presidencial peruano Ollanta Humala.

La jueza profesional Silvia Reyes, víctima reciente de insultos machistas que le costaron al futbolista uruguayo Mario Leguizamón ser echado del club San Martín, tuvo a su cargo la dirección del partido. La Cumbre alternativa reivindicó así a una mujer que no ha tenido miedo de incursionar en un mundo de hombres.

En la antesala de la Cumbre, el Morales futbolístico se quedó con el show mediático. Su saldo: Un gol político y un gol ... de penal.
En Imágenes